Los fondos de bonos que sobreviven a la debacle de la renta fija

Santander AM Latin American Fixed Income gana un 10,55%

Los vehículos de gestoras españolas, entre los mejores de este año

Hacía décadas que la renta fija no lo hacía tan mal y, al mismo tiempo, de forma tan similar a la renta variable. “El aumento de la inflación y de los tipos de interés, el impacto negativo de la guerra de Ucrania en los mercados y en la cadena de suministro, así como la ralentización del crecimiento económico, han encarecido el mercado de bonos”, resume Owen Murfin, gestor de carteras institucionales para MFS Investment Management.

“Ha sido un año brutal para los mercados financieros, con muy pocos lugares donde refugiarse. Los rendimientos de los bonos han estado correlacionados con los del mercado de renta variable, con caídas provocadas por el aumento del tipo de descuento y los rendimientos”, analiza Stefan Isaacs, director de inversión adjunto de renta fija pública en M&G Investments. Este experto ve probable que la trayectoria de los mercados siga siendo agitada a medida que los bancos centrales retiren la liquidez.

Sin embargo, “seguimos siendo cautelosamente optimistas. Aunque las perspectivas son desafiantes y empezamos a ver una posible amenaza para el crecimiento, no todo es catastrofismo. Las valoraciones de la renta fija han alcanzado niveles atractivos, aunque nos costará ver un repunte sustancial de los bonos mientras la volatilidad siga siendo alta”.

“Ha sido un año brutal, con muy pocos lugares donde refugiarse”, creen en M&G

Para Sam Vereecke, director de inversiones de renta fija de DPAM, estamos ante un entorno difícil de navegar, no solo para los inversores, también para los bancos centrales, que “han mandado un mensaje claro a los mercados, que a su vez ya lo han descontado y que tendrán ahora que gestionar. Vemos que se ha creado algo de valor en los mercados de renta fija y lo difícil está en saber el momento adecuado para tomar beneficios”.

Los mejores

Efectivamente, han sido meses durante los que el inversor ha tenido muy complicado escapar de las caídas. De hecho, según datos de VDOS, la renta fija lleva un descenso medio en el año del 5,36%, con categorías como la renta fija global convertible o el high yield dejándose en lo que llevamos de 2022 un 13,36% y un 12,12%, respectivamente.

No obstante, al contrario de lo que pasa en planes de pensiones que invierten en deuda, donde solo uno evita los números rojos, en fondos de inversión encontramos numerosos vehículos que han conseguido capear muy bien el temporal, y ofrecen rentabilidades muy atractivas en el año.

Lo primero que destaca entre los fondos que lo hacen mejor en 2022 es la proporción de vehículos de entidades españolas. Empezando por un 10,55% del Santander AM Latin American Fixed Income, vehículo domiciliado en Luxemburgo que invierte la mayor parte de sus activos en instrumentos de deuda soberanos o casi soberanos, de los que los emisores tengan su domicilio o ejerzan la parte preponderante de sus actividades en países comprendidos en el JP Morgan EMBI Global Diversified Latin America Index.

La categoría lleva en 2022 un descenso medio del 5,36%

Le sigue por rentabilidad, con un 9,57%, La Française Protectaux, que se centra en obligaciones y otros títulos de créditos denominados en euros y con un periodo de inversión recomendado de dos años como mínimo para aprovechar un posible aumento de los tipos de interés a 10 años de la zona euro.

En tercera posición tenemos otra gestora española y el BBVA Bonos Dólar Corto Plazo, que se caracteriza por invertir en instrumentos del mercado monetario y en activos de renta fija a corto plazo y bonos de interés flotante, denominados en dólares estadounidenses o canadienses, negociados en mercados de la OCDE, pudiendo sus emisores ser de cualquier área geográfica, tanto públicos como privados.

Los tres mencionados también logran rentabilidades positivas a tres años, sin embargo, a ese periodo sobresalen los productos de entidades internacionales.

Franklin Global Convertible Securities encabeza la clasificación con un avance del 32,25% en el trienio (frente a abultadas pérdidas en el actual ejercicio). El fondo invierte, principalmente, en valores convertibles (incluidos los títulos de categoría especulativa, de baja calificación, o valores en situación de impago o mora) procedentes de emisores corporativos del mundo entero. En segunda posición, Mirabaud-Convertible Bonds Global, que dedica la cartera fundamentalmente a bonos convertibles en acciones de sociedades, así como en valores mobiliarios convertibles sintéticos de emisores con domicilio social o sede principal de actividad en Estados Unidos, Europa y Asia.

En cuanto a Man GLG High Yield Opportunities, invierte en valores de renta fija calificados por debajo del grado de inversión y orientados a la generación de ingresos y al crecimiento del capital, utilizando principalmente un enfoque ascendente.

Otras opciones

Como hemos visto, estar invertido hoy en día en renta fija depara de media más disgustos que alegrías, de ahí que las firmas lleven tiempo intentando ofrecer otras opciones a sus inversores conservadores acostumbrados hace años a tener rentabilidad, aunque no fuera abultada. ¿Cómo? Lanzando fondos cotizados o indexados que replican índices variados.

Sin embargo, los expertos consultados siguen defendiendo los fondos de inversión como instrumento para tener exposición a este tipo de activos. Por ejemplo, Olivier Debat, especialista sénior en inversiones de Union Bancaire Privée (UBP), cree que estos “no están muertos, especialmente en el contexto de subida de los tipos de interés. La gestión activa, en contraposición a los ETF, está añadiendo valor en este marco por la capacidad de infraponderar la duración en los fondos de referencia o de ir directamente a por los tipos de interés en los fondos de rentabilidad absoluta”. A eso añade que aportan valor cuando se tratan de estrategia ASG (ambiental, social y de gobernanza), ya que “incorporan una capa independiente, prospectiva y activa de criterios sostenibles al seleccionar sectores y nombres”.

También a Jacques Sudre, gestor del fondo Sextant Bond Picking de Amiral Gestion, le parece que la inversión pasiva presenta hoy en día a los inversores “alternativas poco apetecibles: una duración elevada y, por lo tanto, un riesgo de tipos elevado en el entorno de los bonos de alta calidad, ya sean gubernamentales o corporativos, y un riesgo de crédito elevado en un entorno macroeconómico deteriorado para los emisores de alto rendimiento o de mercados emergentes”.

Normas
Entra en El País para participar