_
_
_
_
_

Así es la nueva oferta de fondos de inversión conservadores que rentan casi un 4%

Garantizados, monetarios y fondos de renta fija a vencimiento canalizan el ahorro con más aversión al riesgo pero tienen importantes diferencias entre sí

Imagen de una caja fuerte
Imagen de una caja fuerteskynesher (Getty Images)
Miguel Moreno Mendieta

Los fondos de inversión más conservadores copan sin discusión los escaparates de las grandes gestoras de activos. Las subidas de tipos de interés han permitido lanzar productos con unas rentabilidades muy atractivas. En algunos casos aspiran a alcanzar el 4% TAE. Este tipo de vehículos de inversión registró unas captaciones el año pasado por valor de 38.700 millones de euros, y este año todo apunta a que van a seguir siendo el producto estrella: entre enero y febrero han sumado otros 7.300 millones.

Dentro de la categoría de fondos conservadores hay una característica común: todos ellos invierten en bonos, instrumentos de deuda emitidos por Estados, empresas o bancos. Además, nunca pueden tener en cartera acciones o derivados financieros. En teoría, son los vehículos de inversión que menos riesgo asumen. Aunque cuando llegan subidas bruscas de tipos de interés, como ocurrió en 2022, sus carteras pueden sufrir importantes correcciones.

Las cuatro categorías básicas de los fondos conservadores son:

Fondos monetarios

Joseba Orueta, máximo responsable de Kutxabank Gestión, explica que “la dinámica que más nos ha sorprendido en este arranque de 2024 es la pujanza de los fondos monetarios. El año pasado ya se vendieron mucho, pero este año están creciendo con fuerza”.

Uno de los productos que está reventando el mercado es el CaixaBank Monetario Rendimiento, que ha captado más de 1.000 millones de euros en un mes. En los últimos 12 meses la rentabilidad conseguida por este tipo de producto ultraseguro ha sido del 2,67%. El fondo tiene en cartera mucha deuda a corto plazo de Italia y Francia, y también algunas emisiones de bancos. “Estamos viendo que pocas veces como esta va a ser tan fácil batir a la inflación con este tipo de fondos conservadores”, apuntan fuentes del sector.

El año pasado, los fondos monetarios y los de renta fija a corto plazo (con un perfil muy similar) atrajeron 12.700 millones de euros. Uno de los fondos monetarios de moda está siendo el Groupama Tresorerie. “Se trata del producto que está siendo más demandado en nuestra plataforma de fondos de inversión”, apuntan desde EBN Banco. Es un producto que en 2023 dio una rentabilidad del 3,39%. Otros fondos destacados en esta categoría son el Amundi Euro Liquidity o el Trea Cajamar Corto Plazo.

Esta categoría ha tenido tanto tirón que hay varias firmas dedicadas a las carteras de fondos de bajo coste que han decidido lanzar una oferta específica. Es el caso de InbestMe, que gestiona 170 millones de euros, y cuenta con un producto llamado Cartera Ahorro que en la actualidad ofrece una tasa interna de retorno del 3,6% (como subyacente utiliza un fondo de BlackRock y otro de Pictet). También Indexa Capital cuenta con su cartera destinada a inversión en fondos monetarios.

Garantizados

Los fondos garantizados fueron durante muchos años los reyes del ahorro conservador. Sin embargo, el largo periodo de bajos tipos de interés provocó que las gestoras no pudieran ofrecer rendimientos razonables para este tipo de productos. Para el cliente es un producto más caro, porque hay que comprar coberturas que actúen como red de seguridad. Ahora, poco a poco van recuperando algo de protagonismo.

Uno de los últimos lanzamientos de garantizados lo realizó Gescooperativo, la potente gestora de las cajas rurales. El fondo Rural II Rentabilidad Garantizada invierte en deuda pública española y de países de la Unión Europea, con una rentabilidad a vencimiento, en 30 meses, del 5,21%. Esto equivale a una rentabilidad anual garantizada del 2% TAE.

Gonzalo Rodríguez-Sahagún, presidente de esta gestora que ya administra activos por 8.000 millones de euros, reconoce que “a los clientes les gustan mucho este tipo de productos con garantía explícita y no les importa sacrificar algo de rentabilidad si saben que van a obtener una cantidad fija de dinero”.

Una de las características que hay que tener en cuenta en los fondos garantizados es que el dinero no se puede sacar en cualquier momento, como sí ocurre con los fondos monetarios o de renta fija convencional. En el producto mencionado hay ventanas de liquidez cuatrimestrales en las que no se aplica comisión de reembolso a los partícipes que deseen disponer de su dinero. Si se retira la inversión al margen de esas ventanas, el rendimiento esperado se desbarata.

Rentabilidad objetivo

En este tipo de productos, la gestora calcula un rendimiento estimado que se puede obtener en un determinado plazo, pero no llega a garantizar que el cliente vaya a lograr ese retorno. Es una estimación. Una de las últimas entidades en actualizar este tipo de productos ha sido Santander. Hace tres semanas relanzó su producto Santander PB Target 2026, calculando un retorno de entre el 3,4% y el 3,6% TAE, en función del importe invertido. Al igual que el mencionado fondo de Gescooperativo, el plazo de vencimiento está en dos años y medio.

Este tipo de vehículos también se suelen denominar fondo de carteras a vencimiento o buy and hold. Se basan en comprar un abanico de bonos diversificados que comparten un calendario de vencimiento concreto. Una vez que se crea la cartera, el gestor apenas la retoca. Basta con esperar a que los bonos lleguen a su fecha de maduración.

Aunque este vehículo tiene poca gestión activa, sí que hay una importante labor de selección de los bonos. El producto de Santander está muy focalizado en emisiones de renta fija de bancos y empresas, teniendo en cartera bonos de Intesa Sanpaolo, Credit Mutuel y del propio Banco Santander. El fondo tiene una comisión por reembolso decreciente en el tiempo: cada día que pase desde el inicio de la estrategia irá disminuyendo hasta llegar a 0%. Nicolás Barquero, consejero delegado de Santander Asset Management España, explica que “con el nivel actual de los tipos de interés podemos seguir diseñando productos con rentabilidades competitivas y con un riesgo controlado”.

Ibercaja es otra de las entidades que más está creciendo con este tipo de vehículos. En la última semana ha añadido dos nuevos fondos de rentabilidad objetivo no garantizada, el Ibercaja Renta Fija Privada 2025, similar al producto de Santander, y el Ibercaja Renta Fija Horizonte 2029, con un plazo de maduración más largo.

Cuando estos fondos están centrados solo en emisiones de empresas, las rentabilidades pueden ser incluso mayores. Esta semana, la gestora británica M&G lanzó el vehículo M&G Fixed Maturity Bond Fund 1, que tiene la previsión de obtener una rentabilidad bruta anualizada del 4,5%, que mejora la retribución de los depósitos y, también, de la deuda soberana europea. El producto, centrado en compañías europeas invierte en bonos a corto plazo. En un 80% serán emisiones de compañías de alta calidad, y el resto en bonos de alto rendimiento.

Fondos de renta fija

Las otras tres categorías mencionadas tienen en común un cierto grado de rigidez. Los fondos monetarios solo puede invertir en instrumentos de deuda a muy corto plazo; los garantizados tienen que contratar coberturas para alcanzar un retorno determinado y no pueden hacer virguerías; y los fondos de renta fija a vencimiento están limitados a un plazo determinado. En cambio, los fondos genéricos de renta fija sí que tienen una mayor flexibilidad, que permiten a los gestores ir comprando o vendiendo instrumentos de renta fija según va cambiando el mercado.

Dentro de su actividad, pueden buscar instrumentos que vencen en plazos más largos o quedarse en emisiones a corto plazo. Pueden incorporar en cartera más deuda corporativa que soberana para añadir mayor rentabilidad. Pueden jugar con los sectores... Alfonso Benito, director de inversiones de Dunas Capital, recuerda que “en 2023 encontramos una oportunidad ideal para aumentar la exposición a emisiones del sector financiero cuando se produjo el rescate de Credit Suisse; vimos cómo se habían devaluado todos los bonos financieros, lo que nos permitió entrar a unos precios de derribo”.

En este tipo de productos, la gran duda ahora es qué va a pasar con los bancos centrales. Las subidas de tipos de los últimos años provocaron una enorme depreciación de los activos de renta fija. Ahora, la previsible bajada de tipos de la Fed y el BCE, beneficiará a las carteras de bonos y elevará su precio, pero es importante acertar con el momento adecuado. Además, cuanto más larga sea la duración de los bonos, mayor será el impacto. En unos fondos monetarios apenas se notará, pero los fondos de renta fija a muy largo plazo pueden obtener jugosas plusvalías si se cumple el guion previsto de rebajas de tipos para este año.

Ana Gil, directora de inversión del equipo de renta fija de M&G, considera que para los próximos años “sería razonable que el rendimiento real de la deuda estadounidense a largo plazo, descontando la inflación, esté entre el 1,5% y el 2%”. Se trata de un nivel inferior al que había antes de la gran crisis financiera mundial, “pero es un soporte muy interesante para los inversores en renta fija”.

A finales de 2023 se esperaban bajadas de tipos ya en primavera, lo que hizo a los gestores de renta fija ir cargando las carteras con mayor duración. Al final, la inflación está siendo más persistente de lo esperado, y eso ha hecho sufrir un poco a los principales fondos de deuda. 12 de los 20 fondos superventas de la banca están en pérdidas este año, a la espera de que Jerome Powell (Fed) y Christine Lagarde (BCE) pulsen el botón de bajar tipos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_