La AIE aplaza la recuperación total de la demanda de petróleo al año 2022

El uso de combustible permanecerá en 2021 un 2,5% por debajo del nivel alcanzado el año pasado, según la Agencia Internacional de la Energía

Pozo petrolífero en Estados Unidos.
Pozo petrolífero en Estados Unidos. Efe

La demanda global de petróleo rebotará el próximo año a medida que el mundo recupera el pulso tras la pandemia. Sin embargo, dicho repunte no permitirá la completa recuperación del crudo hasta, al menos, 2022, según la Agencia Internacional de la Energía.

El uso de combustible permanecerá el próximo año un 2,5% por debajo del nivel de 2019, en gran medida por "la extrema situación del sector de la aviación", argumenta la agencia radicada en París en el que es su primera mención expresa al 2021. El informe de AIE del mes de junio actualiza la caída de la demanda para este año a 8,1 millones de barriles diarios, "la mayor de la historia", antes de recuperarse en 5,7 millones de barriles diarios en 2021.

Las proyecciones se suman a la frágil perspectiva de la industria del crudo, apenas un día después de que BP, uno de los pesos pesados del sector petrolero, anunciara que este trimestre asumirá un impacto de hasta 15.000 millones de euros por la amortización del valor de sus activos, dentro del plan de reconversión hacia las cero emisiones y tras revisar las estimaciones del precio de la energía a largo plazo.

El informe de la Agencia también recoge elementos positivos. La primera mitad de este año está "acabando con una nota más optimista" debido a que los estragos en la demanda durante el confinamiento en múltiples países no han sido tan severos como aguardaba el organismo. De hecho, el organismo ha ajustado su demanda global del año y la ha elevado a 91,7 millones de barriles diarios, que supone medio millón más al día que en sus cálculos del mes previo.

Los recortes acordados por la OPEP+ en abril y refrendados a comienzos de junio, así como los cierres en Estados Unidos, el mayor productor mundial, deberían poner al mercado de crudo en una situación de déficit en 2021 y agotar los 1.500 millones de barriles en que han aumentado los inventarios de la materia prima en lo que va de año.

La AIE no pasa por alto los esfuerzos de los países del cártel y de otros ajenos a él: "Además de los 9,4 millones de barriles diarios de recorte de la oferta de la OPEP+ el mes pasado, la producción de los países no OPEP que están fuera del acuerdo ha caído en 4,5 millones de barriles diarios desde comienzos de año". Asimismo, prosigue la AIE, "para acelerar el reajuste del mercado, la OPEP+ decidió el 6 de junio extender su histórico recorte de la producción a cerca de 10 millones de barriles diarios en julio".

La Agencia, que asesora a múltiples países sobre la política energética, reforzó su estimación de la demanda para el segundo trimestre en 2,1 millones de barriles diarios e hizo notar que el mercado, en este 2020, se encuentra "en términos deportivos" cerca del "tiempo de descanso". En caso de que se mantengan las tendencias de producción y, en paralelo, el apetito por el crudo se recupere, la AIE considera que el mercado "estará en una posición estable a finales del segundo semestre. Sin embargo, no debemos subestimar las enormes incertidumbres", matiza el informe.

De hecho, y con la mira puesta en que no haya rebrotes del Covid-19, el consumo de crudo se encamina a una caída histórica de 8,1 millones de barriles diarios este año. Pese a la recuperación de 5,7 millones al día del próximo año, la media diaria esperada en 2021 -de 97,4 millones al día- seguirá siendo 2,4 millones más baja que el nivel marcado en 2019.

Al menos por ahora, el mercado físico del petróleo se está ajustando. Las reservas van camino de disminuir rápidamente en los próximos seis meses y, en teoría, caerán durante cada trimestre de 2021, según las previsiones de la Agencia.

Normas
Entra en El País para participar