Cronología de la crisis bancaria en EE UU: causas y consecuencias del terremoto

La Fed intenta frenar el efecto en cascada al garantizar todos los depósitos de las dos entidades que han quebrado, pero persiste el riesgo de contagio

Trabajador de la Bolsa de Valores en Nueva York.
Trabajador de la Bolsa de Valores en Nueva York.Michael M Santiago/GettyImages (Getty Images)

La quiebra en menos de una semana de Silicon Valley Bank y Signature Bank, en Estados Unidos, está generando una ola de temor entre los inversores americanos que amenaza con propagarse al resto del mundo. La Reserva Federal ha intentado frenar este efecto cascada, garantizando todos los depósitos de ambas entidades. El presidente Biden también ha querido enviar un mensaje de tranquilidad este lunes, al señalar que “el sistema es sólido y los depósitos están seguros”. Pero los mercados siguen reaccionando con nerviosismo, arrastrando consigo a otros bancos pequeños. Estas son las claves de la crisis que vive la banca.

1.- ¿Qué está ocurriendo en el sector?

Mientras las tasas de interés estuvieron en torno a cero, los bancos estadounidenses compraron muchos bonos. Ahora que los bancos centrales, incluida la Reserva Federal, ha subido los tipos para combatir la inflación, esta deuda adquirida ha perdido valor. El resultado es que la mayoría de los bancos tienen pérdidas que no están contabilizadas y que debilitan su capacidad para solventar necesidades de liquidez inesperadas. Al respecto, distintos analistas han advertido que tanto los bancos centrales como los comerciales tienen activos que valen menos de lo que informan sus estados financieros. En el momento que deben hacer frente a la demanda de los clientes es cuando surge el problema; esto fue lo que le ocurrió a Silicon Valley Bank. La debacle vino en 8 de marzo, cuando anunció una captación de capital de 1.750 millones de dólares. El organismo le dijo a sus clientes que necesitaba tapar un agujero causado por las pérdidas que afloraron durante la venta de sus bonos.

2.- ¿Por qué colapsó Silicon Valley Bank?

Hubo dos factores que condicionaron el cierre de este banco: su alta concentración de pasivos y la regulación más laxa por la que se regía, al ser un banco regional. Durante la pandemia, los servicios de SVB tuvieron una gran demanda por parte de las startups del sector tecnológico, sus principales clientes. Su balance creció como la espuma durante esos años gracias a las empresas en fase de crecimiento y las firmas de capital riesgo. En 2021 obtuvieron unos beneficios de 1.770 millones de dólares, según las cuentas depositadas en el supervisor del mercado estadounidense (SEC por sus siglas en inglés). Al año siguiente, fueron 1.509 millones. Sin embargo, con ese dinero la institución se dedicó a comprar bonos estadounidenses a largo plazo, que perdieron valor con la subida de tipos.

En este entorno, el banco empezó a sufrir cuantiosas retiradas de fondos y al no tener suficiente efectivo disponible, anunció la venta de una cartera de bonos por valor de 21.000 millones de dólares. La operación le supuso unas pérdidas de 1.800 millones de dólares que terminaron asustando a clientes e inversores. Pasaron solo 48 horas entre el momento en que reveló que había vendido los activos y su colapso. Las acciones de la compañía cayeron un 60% en el mercado y se suspendió su cotización. A los clientes les entró el miedo a que el dinero se quedara bloqueado en caso de quiebra y eso fomentó la salida masiva de capital: perdieron 42.000 millones. Finalmente, se anunció una intervención pública ante la insolvencia de la entidad.

3.- ¿Qué medidas han tomado las autoridades estadounidenses?

Para evitar que la salida masiva de capital se propagara a otros bancos, las autoridades estadounidenses decidieron intervenir la entidad. Las medidas de los reguladores financieros incluye que todos los depositantes, incluso quienes superen los 250.000 dólares, tengan acceso a todo su dinero a partir de este lunes. Esto es importante porque, previamente, la intervención decretada por el Estado de California solo protegía los depósitos que estaban por debajo de esa cifra, lo que dejaba en el aire los fondos empresariales. En cuanto a quién se hará cargo de la factura, las autoridades estadounidenses han asegurado que si los activos de SVB no son suficientes para atender toda la demanda de dinero de sus clientes, el déficit se financiará con un gravamen sobre el resto del sistema bancario, es decir que no será a costa del cliente.

En paralelo, la Fed anunció un nuevo mecanismo extraordinario de financiación a un año para bancos, asociaciones de ahorro, uniones de crédito y otras instituciones de depósitos, llamado Bank Term Funding Program. Esto, según el organismo regulador, “será una fuente adicional de liquidez contra valores de alta calidad, eliminando la necesidad de que una institución tenga que vender rápidamente esos valores en tiempos de estrés”.

Esta barra libre de préstamos con vencimiento a un año tiene otra particularidad: los bancos necesitarán menos colaterales para pedir liquidez. Esto significa que los bonos, pese a acumular numerosas perdidas, serán tasados al valor nominal y no al del mercado, así que no se reflejarán las caídas.

4.- ¿Se trata de un rescate bancario?

El Gobierno de EE UU no está salvando a Silicon Valley Bank; la entidad permanecerá en quiebra o terminará con los activos restantes dispersos entre los acreedores, a menos que un comprador lo rescate. Sin embargo, se garantiza la cobertura de todos los depósitos del banco, así como de Signature Bank, una institución más pequeña que también colapsó durante el fin de semana. En cualquier caso, los accionistas y bonistas no están cubiertos por las autoridades.

5.- ¿Se está consiguiendo controlar la situación en Estados Unidos?

Si bien la última acción de la Fed debería reducir el riesgo sistémico y proteger al resto de bancos de posibles quiebras, el análisis de Allianz GI es que el sector sigue bajo mucha presión en un entorno de tasas de interés que aumentan constantemente y con una curva de rendimiento que está invertida. En este contexto, los bancos comerciales estadounidenses estarán especialmente presionados por su gran exposición al sector de la vivienda, que se enfrenta a un parón de la actividad y un aumento de los precios. Al mismo tiempo, partes de la economía nacional corren el riesgo de caer en el impago, lo que afectará los balances de los bancos. Esto explica por qué, a pesar del plan desplegado por la Fed, este lunes haya otros pequeños bancos desplomándose en Bolsa. First Republic Bank, con sede en San Francisco, lidera estas caídas con un descenso del 77% al comienzo de la sesión.

6.- ¿Existe un riesgo de contagio en Europa?

En el corto plazo, los reguladores europeos están comprobando la exposición qué tienen sus sectores corporativo y bancario a SVB. En el largo plazo, la pregunta es si otros bancos pueden sufrir la misma vulnerabilidad que esta entidad a la subida de tipos, a través de la caída del precio de sus bonos. Respecto al efecto más inmediato, las autoridades europeas niegan que se vaya a producir un contagio en el sistema financiero de la zona debido a la poca presencia de la entidad estadounidense en los países de la región.

Responsables de Alemania, Francia e Italia han descartado medidas de emergencia, pese a que el mercado entiende que esta situación podría cambiar si las consecuencias en Estados Unidos se extendieran a los bancos más grandes, aumentando el riesgo de contagio.

En cuanto a los efectos a largo plazo, Scope Ratings ha detallado que los supervisores de la zona euro han fijado requisitos de liquidez más estrictos que sus homólogos estadounidenses (30.000 millones de euros en activos contra 250.000 millones de dólares). Morgan Stanley estima a su vez que las entidades de la eurozona no se verán obligados a vender bonos con pérdidas gracias a sus reservas de efectivo existentes. En suma, se considera que Europa cuenta con un financiamiento y liquidez más sólidos.

7.- ¿Cómo puede afectar la subida de tipos?

El temor financiero puede generar ajustes en los movimientos de los bancos centrales. El mercado contempla la posibilidad de que la Reserva Federal no suba los tipos la próxima semana. Los expertos de JP Morgan también ven bastante complicado que haya un alza de 50 puntos básicos, aunque no precisan si se mantendrán en el 4,75%.

En cualquier caso, se cree que el BCE moverá ficha esta semana y seguirá con la subida de tipos en 50 puntos básicos. Según Barclays, de no hacerlo se alimentarían aún más las preocupaciones sobre la salud del sistema financiero y el contagio de Estados Unidos a la zona euro.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Denisse López

Periodista económica. Escribe sobre agricultura, educación y renovables. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en distintos medios digitales en México. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México, y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Normas

Más información

Archivado En