_
_
_
_
_

Fuerte castigo en Bolsa para los bancos europeos por la crisis financiera en EE UU

El Ibex cede un 3,5% y pierde la barrera de los 9.000 puntos

Fondos de inversion
Parqué de la Bolsa de Madrid.Ana Bornay (EFE) ((EPA) EFE)

La sacudida que sufre el sistema financiero estadounidense tras la caída de Silicon Valley Bank pasa una dura factura a los mercados. El plan lanzado a toda prisa por la Reserva Federal para proteger los depósitos y evitar el contagio no logró templar los nervios ante la posibilidad de revivir los fantasmas de 2008. Las caídas se trasladaron en tromba al sistema financiero, con independecia del negocio o la nacionalidad de las entidades.

El rojo se impuso como telón de fondo en la Bolsa española. Siguiendo la estela de la banca europea, las entidades españolas encabezaron las pérdidas. Sabadell cayó un 11,81%, la mayor caída desde noviembre de 2020, coincidiendo con los momentos más duros de la pandemia y durante los cuales el BCE compraba ingentes cantidades de deuda e inyectaba liquidez a las entidades.

Sector bancario europeo
Carlos Cortinas Cano

Un escalón por debajo, también con notables caídas, se situaron BBVA (-8,24%, Bankinter (-8,54%), Unicaja (-7,78%), Santander (-7,35%) y CaixaBank (-6,24%). Las ventas se explican ya no solo por el temor a un efecto contagio, sino también por la posibilidad de que los bancos centrales frenen el proceso de normalización para evitar así una eventual crisis financiera mayor. Fruto de estos descensos, el Ibex 35 bajó un 3,51%, recortes que se amplían al el 4,93% en las dos últimas sesiones. Con estas caídas la Bolsa española ha pasado de coquetear con los 9.500 puntos, niveles que no veía en tres años, a perder la cota de los 9.000 puntos.

Ningún sector escapó a las ventas, pero por segunda jornada consecutiva, el bancario lideró los recortes en Europa con un descenso del 5,84% que lo arrastra a mínimos de enero. Es decir, los inversores hacen caso omiso a la calma que han intentado imprimir las autoridades y desconfían del salvavidas puesto en marcha por el banco central de EE UU.

Dentro de las entidades europeas más castigas además de Sabadell, se situaron Commerzbank (-12,71%) y Unicredit (-9%). Es decir, los bancos que el mercado percibe como los eslabones más débiles. A pesar de estos recortes, Julien de Saussure, especialista de Edmond de Rothschild AM, considera que la banca europea vive un escenario muy diferente a la estadounidense. El experto destaca su regulación más estricta, sus bajas valoraciones y el impulso de sus beneficios.

En Renta 4 añaden que el riesgo de contagio en Europa es limitado porque las entidades europeas están más diversificadas, es decir, su negocio no está orientado a un único sector. Asimismo, están mucho más capitalizadas que en la gran crisis financiera de 2008. Aunque ello no haya evitado el derrumbe en Bolsa.

Superiores a los recortes de la Bolsa española fueron los registrados por el Mib italiano, que retrocedió un 4% por su excesiva dependencia del sector financiero. Por su parte el Dax alemán cedió un 3%; el Cac francés, un 2,9% y el FTSE británico un 2,58%. Como señala Juan José Férnández-Figares, el miedo es libre. Las Bolsas habían subido mucho y existían muchas plusvalías latentes. Aunque los expertos descartan un efecto contagio en Europa, los inversores optan por deshacer su exposición al riesgo, lo que traduce en la salida de fondos de la renta variable.

Con los tambores de una nueva crisis financiera sonando, los inversores buscaban refugio en los activos calificados como seguros. Dentro de la Bolsa, las utilities se salvaron de la quema y evitaron las caídas. La visibilidad de un negocio con ingresos regulados y las atractivas rentabilidades por dividendo sirven de gancho. Enagás subió un 1,62%, Red Eléctrica, un 0,8% y Naturgy, un 0,77%. Junto a estas se coló Cellnex (0,89%). Los recortes sufridos semanas atrás y las expectativas de una moderación de los tipos son vistos como un balón de oxígeno.

En el mercado de divisas la posibilidad de que la Reserva Federal haga una pausa en las subidas de tipos sirvió de impulso al euro. La divisa europea se anotó un 1%, hasta los 1,07 dólares.

Efectos en la deuda

El miedo, además de en las acciones, se ha dejado sentir en otras partes del mercado. Los inversores se han lanzado a la compra de bonos y letras de los diferentes Estados animados también por las expectativas de que los bancos centrales hagan una pausa en las subidas de tipos. Aunque las caídas de las rentabilidades se dejaron sentir con fuerza en el mercado estadounidense, los descensos se trasladaron a la deuda de la zona. El bono alemán a 10 años cae 32 puntos básicos, hasta el 2,18% mientras la deuda española e italiana al mismo plazo retroceden 18 y 14 puntos básicos, hasta el 3,37% y 4,18% respectivamente. Los futuros ahora apuntan a que los tipos en la zona euro no subirán más allá del 3,56% en octubre para la facilidad de depósito. De hecho, es la primera vez desde mediados de febrero que el mercado anticipa una tasa terminal de los tipos en la zona euro por debajo del 3,75%. El temor a que los problemas del Silicon Valley Bank y del Signature Bank puedan extenderse ha causado una gran aversión al riesgo y los inversores dejan la renta variable para enfocar sus inversiones hacia los bonos soberanos.



Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_