Las ventas de coches eléctricos quedan un 35% por debajo de la hoja de ruta del Gobierno

La meta con la que trabajaban Anfac y Ejecutivo en 2022 era de 120.000 electrificados

El año pasado solo se vendieron 78.329 unidades

Coches eléctricos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las ventas de coches eléctricos no van al ritmo que se ha marcado el Ejecutivo. Según el PNIEC, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, en 2030 deberían de circular por las calles españolas un total de cinco millones de vehículos eléctricos (de todo tipo, no solo turismos). Para alcanzar esa cifra, Anfac, la patronal de fabricantes de coches, estimó una serie de metas anuales que habría que cumplir, unos objetivos que ha compartido con el Ejecutivo.

Según el cálculo de la patronal, en 2022 tendrían que haberse vendido 120.000 turismos electrifcados (incluyendo eléctricos puros e híbridos enchufables), una cifra que finalmente ha quedado muy lejos. El año pasado se entregaron 78.329 turismos electrificados nuevos, un 34,7% menos que la meta fijada. De estos, además, la mayoría fueron híbridos enchufables, con casi 48.000 coches. Si bien en el PNIEC el Gobierno usa las palabras “coches eléctricos”, fuentes del sector explican a CincoDías que tanto el Ejecutivo como los fabricantes tienen en cuenta a los híbridos enchufables en estas metas, ya que, de lo contrario, serían muy difíciles de cumplir.

Los vehículos electrificados en su conjunto ni siquiera representaron el 10% de la cuota de las matriculaciones. En 2022, acapararon el 9,63% de las ventas en turismos y el 8,8% si se tiene en cuenta también a vehículos comerciales e industriales. Estas cifras están muy lejos de la mayoría de países de nuestro entorno. Según datos de los fabricantes, en el tercer trimestre de 2022, la cuota de mercado de los turismos electrificados en Francia fue del 20,6%, en Reino Unido del 20,7% y en Alemania del 26,2%.

Las razones para estas diferencias son los incentivos fiscales, las programas de ayudas a la compra y la infraestructura de recarga, muy escasa en España. Incluso Portugal, un país con un menor poder adquisitivo de media que España (un factor importante, ya que los coches eléctricos son más caros que los de combustión), va mucho más adelantado, con una cuota del 20,6%.

“Los fabricantes de coches en su inmensa mayoría ya han dicho que prácticamente la totalidad de sus marcas venderán vehículos de cero emisiones en 2035 en Europa e incluso antes. Sin embargo, desde el Gobierno, que apoyó la prohibición de venta de coches de combustión para esa fecha, no se está acelerando como lo están haciendo las marcas”, indica Anfac a este periódico.

“Una de las cosas que pedimos es que existan unos objetivos anuales claros, prácticos y alcanzables de venta de vehículos electrificados y de instalación de puntos de recarga rápidos. Está bien tener objetivos a 2030 y 2035 pero, ¿qué pasa con 2023, 2024 o 2025? Vamos a tener un retraso de casi un año en tener un mapa público no interactivo de puntos de recarga. No podemos perder más tiempo”, urge Anfac. Dicho mapa corre a cargo del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), que, según la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, tenía de plazo para publicarlo hasta mayo de 2022, algo que todavía no ha hecho. En cuanto a los objetivos anuales, Anfac presentará al Gobierno este mes una serie de metas sobre ventas de coches eléctricos e instalación de puntos de recarga.

Una red lenta de recarga de coches eléctricos

A cierre del tercer trimestre de 2022, en España había 16.565 puntos de recarga públicos para coches eléctricos, según el barómetro de electromovilidad de Anfac. De estos, la inmensa mayoría, el 81,5%, son de muy baja potencia, de hasta un máximo de 22 kW, lo que significa que tienen tiempos de carga de entre tres y 19 horas. Solo hay 412 puntos que permiten recarga el vehículo en menos de media hora.

En dicho barómetro, España (junto a Italia y por encima de Hungría y República Checa) se encuentra entre los peores países de Europa en desarrollo de la infraestructura de recarga, con 6,2 puntos en base a los cálculos de Anfac. Noruega lidera en solitario en este aspecto con 125,7 puntos. Este último país es el que más ha apostado por el desarrollo del vehículo eléctrico con medidas como, por ejemplo, la supresión del IVA y del impuesto de matriculación para estos coches.

Según datos recogidos por la consultora Jato Dynamics, la cuota de coches eléctricos puros en Noruega a cierre del tercer trimestre del año pasado fue del 74,4%. Lejos, en segunda posición, Islandia es el segundo país europeo con la mayor cuota de penetración, con un 34,5%, seguido de Suecia, con el 30,1%.

400 millones más para el Plan Moves III

Vigente hasta diciembre de 2023. El principal incentivo que ha puesto encima de la mesa el Ejecutivo para impulsar la venta de coches eléctricos es el Plan Moves III. Este programa de ayudas a la compra de vehículos electrificados e instalación de puntos de recarga contará para este año con 400 millones de euros extra (que sumados a los 800 millones anteriores hacen un total de 1.200 millones). Esta ampliación, anunciada por el Ejecutivo en noviembre, se debe a que varias comunidades autónomas habían agotado ya los fondos que les correspondían. La ayuda podrá pedirse hasta final de año.

Críticas del sector. Diferentes asociaciones empresariales del motor se han quejado de la lentitud del Gobierno para dar esta ayuda y que la misma debe de tributarse como un rendimiento del trabajo en la declaración de la renta. “Aquí en España no hay incentivos a la compra, lo que hay es un subsidio. No tiene sentido que el dinero recibido se tenga que tributar como rendimiento del trabajo. Eso hay que cambiarlo para que sea como en Portugal, que sí tiene ayudas directas”, explica Arturo Pérez, director general de Aedive, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica.

Normas
Entra en El País para participar