Las matriculaciones caen un 5,4% en 2022 y cierran un tercer año pésimo para el motor

El sector lleva tres ejercicios consecutivos por debajo del millón de unidades entregadas

Matriculaciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las ventas de coches nuevos han cerrado un tercer ejercicio consecutivo pésimo para el sector. Según los datos publicados este lunes por los fabricantes de coches (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam), las matriculaciones bajaron un 5,4% respecto a 2021, con apenas 813.396 unidades entregadas. El dato quedó más de 15.000 unidades por debajo de la previsión que había dado el sector a mitad de diciembre, debido a la caída de las entregas que se produjo en diciembre, con un descenso del 14,1% en el último mes de 2022, con 73.927 coches.

"Las dificultades en el transporte de vehículos a los concesionarios han provocado que miles de automóviles permanezcan parados en los puertos y campas retrasando su entrega a los compradores. De todos modos, 2022 ha sido un año complicado para las ventas de automóviles marcado por factores como la guerra en Ucrania, el aumento de los costes energéticos y de carburantes o el incremento de la inflación y los tipos de interés que han condicionado la decisión de compra de los usuarios", ha explicado Anfac en un comunicado.

De esta forma, el sector acumula ya tres años consecutivos por debajo del millón de unidades entregadas, una época de vacas flacas que comenzó con la llegada de la pandemia, la posterior crisis de chips, la guerra en Ucrania y las dificultades económicas que esta última ha generado como la fuerte subida de la inflación, lo que ha afectado al poder de comprar de los clientes.

La cifra final de 2022 quedó un 35,3% por debajo del nivel de matriculaciones de 2019, el último año completo antes del inicio de la pandemia de Covid-19.

Por canales de ventas, solo el de empresas ha conseguido finalizar el ejercicio con subidas, concretamente del 4,1%, hasta las 348.144 unidades. El de particulares, que es el canal con más entregas, finalizó con una ligera caída del 1,7%, con 366.364 coches. Por último, el canal de alquiladores o rent a car ha sufrido un desplome del 35,1%, hasta las 98.888 unidades.

Este dato podría haber sio bastante peor de no ser por la notable mejoría que ha tenido este canal en los últimos meses. En diciembre, por ejemplo, creció un 54,6%. Los pésimos números del rent a car se deben a que, desde el comienzo de la crisis de microchips, las marcas han priorizado la entrega de sus coches a los canales de venta que les son más rentables: el de empresas y el de particulares.

Por su parte, los vehículos comerciales sufrieron un notable descenso del 21,3% respecto a 2021, con 119.506 ventas; mientras que los industriables, autobuses y autocares aumentaron sus entregas un 13,8%, hasta las 25.911 unidades.

"2022 vuelve a quedar por debajo de las previsiones y nos deja un escenario desfavorable para el año que viene donde, siendo cautos, deberíamos abordar el asalto a la frontera de las 900.000 unidades. Todo dependerá de si termina el conflicto en Ucrania y se normaliza la cadena logística para que se puedan entregar más vehículos nuevos. Ayudará también a sumar nuevas matriculaciones que el Gobierno acelere las medidas para impulsar los puntos de recarga rápida y las ayudas directas para vehículos electrificados. Con un mercado por debajo del millón de unidades existe un riesgo real de pérdida de inversiones y empleo", ha advertido Anfac.

Un 2023 de crecimiento

Faconauto, si bien alertó de “una clara caída de la demanda” en el último tramo de 2022, prevé que las matriculaciones crezcan el año que viene, aunque seguirán lejos de los niveles prepandemia. “Manejamos dos escenarios: un crecimiento escueto del 5%, es decir, 870.000 unidades, al que habría que sumar un 10% adicional si se solucionan los cuellos de botella en la producción, con lo que nos iríamos a 960.000 unidades. Ninguna de las dos previsiones es una buena noticia, porque estamos muy lejos de las cifras que veíamos antes de la pandemia”, ha indicado la patronal de concesionarios.

Según había explicado esta misma asociación en diciembre, un aumento del 5% de las ventas no sería suficiente para evitar recortes de empleo en el sector. El objetivo, había indicado Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, es volver a volúmenes de entre 1,1 y 1,2 millones de entregas.

Por su parte, Ganvam ha destacado que hace falta remontarse a los peores años de la crisis económica, en 2011, para ver cifras de ventas parecidas a las de 2022. “En este tercer ejercicio seguido en negativo, en el que se han registrado unas 400.000 unidades menos que antes de la pandemia, la falta de oferta ha hecho mella en el mercado y todo apunta a que, aunque con menor intensidad, lo seguirá haciendo en 2023, con el riesgo que supone para el empleo y la competitividad del sector. Además, en un contexto en el que el ritmo de electrificación todavía no ha alcanzado la velocidad de crucero, reenfocar las estrategias de descarbonización para conseguir parar en seco el envejecimiento del parque se convierte en objetivo prioritario para este curso que acabamos de estrenar”, ha dicho Ganvam.

Las ventas de coches eléctricos siguen creciendo a doble dígito

Suben un 31,3%. Por fuentes de energía, el coche eléctrico es el que más ha crecido, algo lógico teniendo en cuenta que aún maneja volúmenes bajos de ventas. En 2022, este tipo de vehículos aumentó sus matriculaciones un 31,3%, hasta las 36.452 unidades. Junto al híbrido enchufable, que creció un 11,3%, hasta los 48.193 automóviles, ambos tipos de vehículos concentraron una cuota del 8,8%.

Los híbridos continúan en ascenso. Por su parte, los híbridos convencionales continúan aumentando su peso en las ventas, con un crecimiento en el año del 8,9%, hasta las 243.267 unidades, lo que representa una cuota de mercado del 25,3%.

Es necesario aumentar el ritmo. “Las ventas de vehículos electrificados continúan al alza. Comparativamente con el año anterior, el mercado crece, pero el ritmo de penetración es extremadamente lento”, se ha lamentado el director general de Anfac, José López-Tafall. “Necesitamos medidas urgentes para 2023, 2024 y 2025 que incentiven la compra de estos vehículos para no poner en peligro inversiones y empleo en un sector clave en la economía española. Anfac ha presentado numerosas iniciativas copiando lo que hacen otros países de la UE donde sí se están vendiendo más electrificados y el Gobierno español las ha desestimado”, se ha quejado el directivo.

Normas
Entra en El País para participar