_
_
_
_

La hora de los fondos de deuda corporativa: con retornos del 4% al 8%

Gestoras españolas e internacionales consideran a los bonos emitidos por empresas como uno de los activos prioritarios para los próximos meses 

Miguel Moreno Mendieta
Canada British Columbia, Vancouver  aug 8 2022.  a single male runner exercising on running track .   all marks and names have been removed from this high school track lanes.  photographer droned photo'ed  himself .
Canada British Columbia, Vancouver aug 8 2022. a single male runner exercising on running track . all marks and names have been removed from this high school track lanes. photographer droned photo'ed himself .Grant Faint (Getty Images)

Los gestores de renta fija están exultantes. Después de una década de travesía por el desierto, en la que invertir en bonos no daba apenas rentabilidad, la subida de tipos ha propiciado un fuerte incremento en los cupones que pagan gobiernos y compañías por financiarse. En un primer momento, el dinero de los inversores fue más hacia la deuda soberana, pero ahora va llegando el momento de los fondos de deuda bancaria y empresarial.

Todas las firmas de inversión española están empezando a comercializar entre su base de clientes productos que tienen en cartera bonos emitidos por compañías. Los rendimientos medios que tienen estos productos son muy jugosos, de entre el 4% y el 8% anual, en función del perfil de los emisores y del plazo de vencimiento.

Rafael Ximénez de Embún es el máximo responsable en España de la gestora estadounidense Muzinich & Co, una de las firmas más prestigiosas del mundo para la inversión en deuda corporativa. “Es un momento privilegiado para este tipo de activos”, explica.

Uno de los productos estrella de la casa es el Muzinich Enhanced Yield Short-Term, que tiene en cartera unos bonos que pagan un 7,4%. Eso sí, en dólares. Tras cubrir la divisa y descontando las comisiones, la rentabilidad anual estimada se sitúa cerca del 5,6%. Los bonos que tienen en cartera en esta gestora tienen una duración de menos de dos años, con lo que los riesgos están muy limitados.

La renta fija corporativa vive un buen momento no solo por los cupones que pagan las empresas, sino por las perceptivas de revalorización. En este tipo de activo, la rentabilidad se mueve en dirección opuesta al precio. Las subida del precio del dinero iniciada hace año y medio significó una fuerte depreciación de todos los bonos. Que los inversores exijan a los emisores de deuda un 5% en lugar de un 1% implica que ese activo ha pasado a valer bastante menos. En 2022 la situación fue dramática, con una devaluación de los fondos más conservadores de entre el 8% y el 10%, pero ahora las tornas han cambiado.

El mercado espera que los tipos de interés en Estados Unidos puedan empezar a bajar ya en 2024, y en 2025 en la zona euro. Esos descensos de tipos implicarían una revalorización de los bonos. De este modo, los gestores no solo van a conseguir esos rendimientos del 4%, 6% u 8% por los cupones, sino que además los activos pueden subir su precio.

La oferta de las gestoras españolas

Emilio Ortiz es el director de inversiones de Mutuactivos, el brazo financiero de Mutua Madrileña, que supervisa activos con un valor agregado de 10.000 millones de euros. A su juicio, “la normalización de los tipos de interés que hemos vivido ha mejorado muy notablemente las expectativas de rentabilidad futura de todos los activos, particularmente de los de renta fija”. El directivo recuerda que invirtiendo en deuda privada de alta calidad crediticia de una manera diversificada “se pueden conseguir rentabilidades superiores al 4% con poco riesgo”.

Mutuactivos ha tratado de jugar esta baza con el lanzamiento de un fondo a vencimiento especializado en bonos empresariales. Se trata del Mutuafondo 2027, que compra una cartera de deuda corporativa y espera hasta que vence, dentro de cuatro años.

Los gestores de este fondo prevén invertir hasta un 60% de la cartera en bonos emitidos por bancos y aseguradoras y el resto, en bonos corporativos, por lo que estiman una rentabilidad bruta anual (no garantizada) para el producto de en torno al 4,6%. Tras descontar las comisiones, la rentabilidad estará entre el 3,79% y el 4,34% TAE, en función de la clase contratada.

Una de las gestoras de activos españolas que más partido está sacando al tirón de los fondos de deuda corporativa es Buy & Hold. Se trata de una firma independiente que gestiona 300 millones de euros. Su fondo B&H Bonds, que tiene en su cartera fundamentalmente bonos de empresas, lleva este año una revalorización de más del 7%. Su gestor, y consejero delegado de la firma, Rafael Valera, explica que “no descarto que vayamos a terminar el año con un rendimiento superior al 10%, algo increíble para un fondo de renta fija”.

El directivo señala que durante 2023 se ha duplicado el volumen del B&H Bonds. La cartera del fondo está compuesta mayoritariamente por emisiones de bancos, y el producto tiene una tasa interna de retorno (TIR) del 7%, a la que habría que descontar las comisiones. “El momento es idóneo porque, en el momento que bajen tipos, antes o después, la cartera se revalorizará. Además, en los últimos 10 años no habíamos tenido una cartera tan sólida”, defiende Valera.

La firma también cuenta con un fondo más conservador, el B&H Deuda, con una duración muy baja y que solo invierte en bonos de la máxima calidad. Este producto puede dar retornos anuales del 4,5%. “Yo lo llamo el fondo 0,0, como la cerveza, porque no tiene bonos nada ilíquidos, ni tiene pagarés, solo instrumentos ultraseguros”.

Querencia por los bancos

Tanto Mutuactivos, como Buy & Hold o la gestora Dunas Capital tienen especial querencia por el sector financiero. Alfonso Benito, director de inversiones de esta última firma, explica que “invertir en deuda emitida por entidades financieras es especialmente atractivo ahora, porque los bancos están muy saneados, tienen un nivel de morosidad bajísimo y una cuenta de resultados muy sólida”.

En el caso de los productos de Dunas capital, no hay un folleto que los obligue a invertir en deuda corporativa, pero están totalmente volcados con este tipo de activos, debido a la coyuntura de mercado.

Benito recuerda que tienen en cartera bonos de la máxima calidad crediticia emitidos por Abanca o Unicaja, que están pagando un 5,5% de cupón. En el caso de los emitidos por Cajamar (que está un escalón por debajo en cuanto a calidad crediticia), con vencimiento en 2026, están pagando un cupón del 7,5%.

El caso de Dunas es llamativo porque sus fondos, aunque pueden moverse con plena libertad para invertir en acciones, en bonos o en derivados financieros, tiene todas sus carteras repletas de deuda corporativa. “Nuestros compañeros de inversión bursátil reconocen que, hoy por hoy, es más atractivo comprar un bono de Telefónica al 7%, que comprar acciones de la compañía. El binomio rentabilidad/riesgo se decanta claramente hacia la inversión en renta fija”, apunta Benito.

Félix de Gregorio, responsable de Jupiter AM para España y Portugal, considera que el entorno macroeconómica actual hace que “la situación en todos los activos de renta fija sea la más atractiva de la última década, en lo que se refiere a los rendimientos esperables a medio plazo. Hay oportunidades realmente interesantes”.

Otra de las casas españolas que está haciendo su agosto con la inversión en deuda corporativa es Bestinver. Aunque la firma era conocida históricamente por sus fondos de Bolsa, desde hace unos años cuentan con un equipo muy potente de renta fija, encabezado por Eduardo Roque. El directivo se muestra entusiasmado con las posibilidades para los inversores conservadores. “Después de unos años muy difíciles, en los que teníamos que buscar los cupones debajo de las piedras, ahora estamos en un momento estupendo, en el que encontramos emisiones de primera calidad que pagan rentabilidades estupendas”, argumenta.

Las tipologías de fondos de renta fija corporativa

  • Los más seguros.  Las gestoras tienen algunos productos que invierten en emisiones a muy corto plazo (bonos que vencen en solo unos meses, o menos de dos años). Aquí se minimiza el riesgo de tipos de interés. Si además se concentran en emisores de la mejor calidad crediticia, en las empresas y bancos más sólidos, se trata de carteras tremendamente seguras.
  • A vencimiento.  Hay gestoras que han lanzado fondos que invierten en una cartera de deuda corporativa, a medio plazo, con la vocación de mantenerla a vencimiento. Es el caso del Ibercaja Deuda Corporativa 2025, o el del Singular Bank SWM Renta Fija Objetivo 2025 II. Este último tiene una tasa de retorno estimada a vencimiento de 3,6% TAE.

La entidad cuenta con el fondo Bestinver Renta, que presenta ahora una tasa interna de retorno en los bonos que tiene en cartera del 6,35%. Se trata de un vehículo que puede invertir en deuda soberana pero que ahora está muy concentrado en emisiones de empresas. Es un producto muy prudente, con una duración de menos de dos años.

Para quienes quieren asumir algo más de riesgo –dentro de que se trata de una categoría relativamente tranquila–, desde Bestinver proponen el Bestinver Deuda Corporativa, que ahora presenta una TIR del 8,5%. Este producto invierte en emisiones subordinadas (a medio camino entre la renta fija y la renta variable), además de bonos contingentes convertibles, emitidos por los bancos para hacer frente a posibles situaciones delicadas, como le ocurrió a Credit Suisse.

Habrá que ver qué ocurre con la geopolítica, con la inflación y si algún accidente inesperado puede provocar una inesperada subida de tipos. Pero, si todo discurre por el sendero más esperado, las perspectivas para renta fija corporativa son muy prometedoras.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.

Más información

Archivado En

_
_