Seat alerta de que el “Perte no es suficiente” y pide más ayudas públicas

El CEO de la compañía, Wayne Griffiths, ha asegurado este jueves que el fabricante está en charlas con las administraciones regionales y central para buscar "soluciones" para que el proyecto de la planta de baterías en Sagunto salga adelante

El CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths.
El CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths.

El consejero delegado de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, ha asegurado este jueves en un encuentro con periodistas en Madrid, que la automovilística está buscando "soluciones" para conseguir más ayudas públicas para construir la planta de baterías que el grupo Volkswagen quiere levantar en Sagunto (Valencia).

"El Perte solo no es suficiente, hay que buscar más soluciones. No voy a especular con las soluciones que estamos buscando, pero tenemos que encontrar la forma de que esto pueda seguir adelante, somos optimistas", ha indicado el directivo, quien ha resaltado que la solución deberá de ser rápida, ya que el próximo 9 de noviembre es la fecha límite para que las empresas que participan del Perte digan al Gobierno si siguen o no adelante con sus respectivos proyectos. Cinco días hábiles más tarde, el 16 de noviembre, Seat y sus socios del 'Future: Fast Forward' deberán de presentar avales por el 90% de la subvención que vayan a recibir.

Estas declaraciones del directivo llegan después de que el Ejecutivo publicase la resolución defintiva del Perte del coche eléctrico, en la que se duplicó la cantidad asignada al grupo Volkswagen hasta casi 400 millones de euros. Este aumento se produjo después de que el consorcio alertase de sus dudas sobre si levantar o no la planta de baterías en Sagunto, que requiere de una inversión de 3.000 millones y cuya construcción el fabricante siempre ató a la cantidad de dinero que recibiese del Perte.

"Estamos buscando soluciones no solo con el Gobierno central, sino también con las administraciones regionales", ha añadido el empresario. "Para España no hay un plan B. Si el país no se sube al tren [del coche eléctrico] ahora, lo va a perder. Si España no se apunta ahora, otros países lo harán", ha alertado Griffiths.

Entre esos competidores, el CEO de Seat ha destacado a los fabricantes chinos, los cuales están llegando en tropel a los mercados europeos con una variada oferta de vehículo eléctrico. "Si nosotros [los europeos y España] no hacemos el coche eléctrico pequeño, lo harán los chinos, que tienen muchas ventajas, como los costes", ha indicado.

El directivo ha resaltado la importancia de potenciar el mercado del coche eléctrico en España mediante más ayudas a la compra y la aceleración de la instalación de infraestructura de recarga. "Necesitamos un plan concreto y no filosófico hasta 2030 de puntos de carga. Hacen falta planes concretos para 2023, 2024 y 2025. Hay que ser pragmáticos", ha afirmado. Esta petición, la de tener planes anuales de instalación de puntos de carga, es algo que ya ha solicitado Anfac (la patronal de fabricantes de coches, la cual también preside el propio Griffiths) en varias ocasiones.

El potencial de Cupra

Griffiths se refirió también al futuro de Cupra, la marca que está llamada a ser el futuro de Seat, que prevé vender este año unas 160.000 unidades en todo el mundo, duplicando así las cifras de 2021. El fabricante pronostica que esta firma de coches prémium superará en facturación a la marca Seat en 2023, sobre todo gracias a su producto estrella, el Cupra Formentor, que para la compañía reporta los mismos beneficios que la venta de cuatro coches Ibiza.

En cuanto al futuro de Seat como marca, para la que no hay nuevos modelos en el horizonte y no hay ningún vehículo eléctrico adjudicado, Griffiths aseguró que "Cupra no es un peligro para Seat", sino que "es su futuro". "Seat es una marca que ha tenido mucho éxito entre los jóvenes, proporciona una movilidad accesible (...) tener las dos marcas es un buen portfolio para nosotros", ha afirmado.

Normas
Entra en El País para participar