Cupra se perfila como el futuro de Seat con su éxito en ventas y mayores márgenes

En el inicio del año supone una cuarta parte de las ventas del fabricante

La firma prémium tiene cuatro modelos anunciados por ninguno de Seat

Gama de coches de Cupra, la marca prémium de Seat.
Gama de coches de Cupra, la marca prémium de Seat.

Cuatro años de vida le han bastado a la marca prémium Cupra para suponer una cuarta parte de los coches vendidos por Seat en todo el mundo. Según datos facilitados por Seat, el 24,5% de los vehículos que comercializó entre enero y febrero fueron Cupra, una firma que ha conseguido que su primer vehículo 100% propio (antes había lanzado coches como el Cupra Ateca o el Ibiza, que eran modelos de Seat), el Formentor, se haya convertido en el automóvil más vendido de Seat en el mundo en el comienzo del ejercicio, con 11.600 unidades. Cupra había finalizado el 2021 suponiendo el 16,8% de las entregas de Seat, con 79.300 vehículos.

Ante su buena acogida en ventas y sus mayores márgenes, el grupo alemán Volkswagen, propietario de Seat, está centrando sus esfuerzos en mejorar la oferta de Cupra, que este año pretende llegar a los 5.000 millones de euros en ingresos y duplicar sus ventas respecto al año pasado, un ejercicio en el que ya había casi triplicado sus comercializaciones respecto al fatídico 2020.

De esta forma, Cupra ha anunciado ya para los próximos años cuatro nuevos modelos: el Tavascan, un SUV con versión eléctrica que llegará en 2024; otro SUV electrificado que se hará en Hungría; un compacto urbano eléctrico que se ensamblará en Martorell a partir de 2025; y un cuarto vehículo del que no se han dado detalles ni de cuándo ni de dónde se hará. Por el contrario, la marca Seat no cuenta con ningún nuevo lanzamiento previsto para los próximos ejercicios. Además, la firma se ha quedado sin el que iba a ser su primer eléctrico, el Born, que finalmente se lo ha quedado Cupra.

“Seat tiene el portfolio de productos más moderno que haya tenido y ha mostrado buenos resultados. El reto de la compañía es que en cuanto al precio se tiene que situar por debajo de Volkswagen y eso es una posición muy complicada porque son muy pequeños en volumen. Hay tal desventaja de escala que probablemente esto sea muy difícil para Seat. Los coches eléctricos, además, son aún más caros. Posiblemente es por esto que en este mundo eléctrico Cupra esté funcionando mejor”, explicó Herbert Diess, el presidente del consejo de administración del grupo VW, en una entrevista a CincoDías la semana pasada.

El futuro de Seat

Al no contar con ningún modelo eléctrico y viendo el crecimiento de Cupra, queda la duda de si Seat finalmente hará vehículos eléctricos en un futuro o si se limitará a los coches de combustión. De ser esta última la opción elegida por el consorcio alemán, el futuro de la marca Seat más allá de 2030 estaría en duda, ya que la mayoría de los fabricantes se han puesto esa fecha para electrificar toda su oferta. En 2035, además, quedará prohibida la matriculación de vehículos de combustión en toda la UE. “Diría que Cupra le permite un futuro mejor a Seat, porque tiene márgenes más altos, mayores ganancias, y eso estabilizaría a Seat”, añadió Diess.

“Demanda récord”

El año pasado, Seat SA (incluye a esta marca y a Cupra) consiguió recuperar parte de sus ventas perdidas en 2020, con un incremento de las mismas del 10,3%, hasta las 470.500 unidades. Este dato, obtenido en un contexto en el que los fabricantes sufrieron la escasez de semiconductores (el grupo VW en su conjunto disminuyó sus entregas un 4,5% en 2021), fue posible gracias a que Cupra incrementó sus entregas un 189,4%, frente a la caída del 2% de Seat. Pese a ello, la compañía perdió 233 millones el año pasado (un 31,2% menos que en 2020).

En este 2022, indican desde el fabricante, la demanda ha vuelto a situarse “en niveles récord, anteriores a la pandemia”, aunque la persistencia de la crisis de semiconductores, que se prevé que se estabilice en la segunda mitad del año, sumado a las consecuencias de la guerra en Ucrania, han impedido que estos pedidos se tradujeran en ventas. Desde la compañía señalan que en las últimas semanas la línea 2 de producción de la planta de Martorell (donde se ensamblan el Formentor y el León), “está fabricando en tres turnos, a su máxima capacidad de producción”.

VW, centrado más en los márgenes que en el volumen

Prioridad a las prémium. Ante la escasez de semiconductores, el consorcio alemán decidió priorizar a sus marcas prémium (que tienen mayores márgenes de ganancias) frente a sus firmas de volumen (como Seat) para que sus resultados financieros no se resintiesen por la crisis. De esa forma, Volkswagen aumentó su beneficio neto un 74,8% respecto a 2020, hasta los 15.428 millones, pese a haber vendido 2,4 millones de coches menos. “El objetivo clave no es el crecimiento”, sino “la calidad y los márgenes de beneficios”, aseguró Arno Antlitz, director financiero de Volkswagen, en una declaraciones recogidas por el Financial Times.

“Las ventas no son un criterio importante”. “[Priorizar los márgenes] es lo que siempre hemos hecho desde que asumí mi cargo. Esto de centrarse en las ventas es algo muy particular de la industria del automóvil, ya que ningún otro sector se definiría así mismo por ver quién vende más refrigeradores, por ejemplo. Esto es algo curioso de nuestra industria. No lo vemos como un criterio importante”, señaló, por su parte, Herbert Diess en la entrevista que concedió a CincoDías la semana pasada.

Normas
Entra en El País para participar