El renting hace del vicio, virtud

El alquiler a largo plazo supone en España el 26% de las matriculaciones

Particulares, autónomos y pymes son los segmentos que más crecen

Renting Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Pocos sectores atraviesan tantas y tan adversas circunstancias en tan poco tiempo. Y además, consiguen salir de las mismas bastante airosos. El mundo del automóvil se mueve desde hace algún tiempo entre dos coordenadas a cual más compleja. Una de carácter estructural, con nuevos escenarios como los que plantea la digitalización, la electrificación o la denominada nueva movilidad, y otra más coyuntural, que recoge los efectos de la pandemia, la guerra de Ucrania, la crisis de los semiconductores…

Pues bien, a pesar de este panorama que algunos han calificado de “tormenta perfecta”, las consecuencias están siendo menos nocivas de lo que cabría esperar, incluso en alguna de sus dimensiones como es la del renting, el alquiler a largo plazo de vehículos. Las empresas arrendadoras parece que están haciendo del vicio, virtud, o como reconoce el presidente de la Asociación Española de Renting (AER), José-Martín Castro, “es verdad que la incertidumbre está beneficiando al renting”.

Antes de la pandemia esta actividad suponía el 20% de las matriculaciones que se realizaban en España y ahora, a pesar de todas las vicisitudes, supone el 26%. “En apenas dos años y medio se han ganado seis puntos, cuando normalmente venía ganando un punto por año”, señala José-Martín Castro. “La incertidumbre económica, regulatoria, tecnológica, los nuevos modelos de movilidad… llevan a los clientes a decantarse por el renting, en lugar de otras fórmulas”, explica.

No es de extrañar, por tanto, que durante el primer semestre de este año las tres grandes firmas del sector, LeasePlan, Arval y ALD Automotive, hayan sobrepasado con creces los resultados netos obtenidos en el mismo periodo del año pasado. Casi los han duplicado, superando todas ellas los 600 millones de euros de beneficios.

Las tres grandes del sector han duplicado sus resultados en el primer semestre

Son muchas y variopintas las razones que explican este fenómeno en el ámbito español. Entre las más generales se encuentra un evidente cambio de mentalidad, sobre todo en los más jóvenes, a la hora de minusvalorar la propiedad del automóvil en beneficio del pago por el uso del mismo. Una filosofía que recoge el camino ya emprendido hace tiempo por la reproducción musical o cinematográfica con ejemplos como Spotify o Netflix.

La dimensión de esta actividad en España, por debajo de la media europea, es otro de los factores que, como indica el director comercial de Hyundai, José Ignacio Olazábal, le augura importantes crecimientos. Así como una demanda cada vez mayor y más consolidada de los particulares, autónomos y de las pequeñas y medianas empresas. Unos segmentos para los que la comodidad de esta fórmula es fundamental, aunque no son menos importantes las ventajas que supone frente a los desafíos tecnológicos.

“Los clientes buscan, cada vez más, fórmulas que les permitan tomar decisiones a corto plazo y con menos riesgos”, dice Olazábal. En este sentido, apuntilla el presidente de la asociación de vendedores Ganvam, Raúl Palacios, que “mucha gente está utilizando el renting porque no confía en que la tecnología actual sea la definitiva y dentro de cuatro años estarán más claras las cosas”.

El parque de automóviles registrados bajo esta fórmula sube un 78% desde 2015

Según Palacios, la presencia del renting podría duplicarse incluso en los próximos años “por cultura, por el retraso con Europa, la incorporación de los particulares y autónomos y la mayor utilización en las grandes empresas como sistema de retribución de sus empleados…”.

Ideal para momentos de transición

Por su parte, Marcos Grant, responsable de flotas y rent a car de Volkswagen España, insiste en la importancia de las nuevas tecnologías, las ofertas de eléctricos, híbridos enchufables, etcétera, a la hora de adquirir un coche. “Es un caldo de cultivo muy importante para que la gente que no tiene claro cuál va a ser el futuro a largo plazo se comprometa con un vehículo por tres o cuatro años. Es un modelo muy apropiado para momentos de transición”, afirma.

El renting nació con las grandes empresas y Administraciones, que siguen pidiéndole capacidad de respuesta ante los nuevos retos: más servicios, más conectividad, más innovación tecnológica…, y siguen acaparando el 45% de la flota actual, pero como destaca el presidente de la AER, los que le están haciendo crecer durante el último lustro son, fundamentalmente, particulares, autónomos y pymes, que han provocado que el número de clientes se haya multiplicado por cuatro durante ese periodo.

José-Martín Castro hace hincapié, además, en su aporte a una mayor responsabilidad en su uso. “Tanto por la sostenibilidad, por las menores emisiones, como por el impacto en el tráfico y en los accidentes. Es importante ver cómo las empresas que apuestan por las nuevas tecnologías tienen una conducción más pacífica”, mantiene.

El modelo acapara una de cada tres matriculaciones de vehículos eléctricos

Y en el caso de los jóvenes, el patrón de comportamiento también parece ser otro: “Los jóvenes que vienen al renting son tremendamente conscientes de no querer dañar el planeta, de ser sostenibles. Pagan un poco más por ello. Un híbrido enchufable frente a uno térmico convencional quizás es un 7% más de cuota, y eso lo aceptan con normalidad”.

Un nuevo apartado a tener en cuenta en esta actividad que también supera la media nacional del mercado, como ocurre tradicionalmente con la seguridad, con un mayor índice de estrellas EuroNCAP, o el mayor porcentaje de coches de producción nacional que el mercado total (28% en renting, frente al 23% del mercado total). Otro dato significativo tanto en cuanto a la sostenibilidad como a la seguridad vial es que la antigüedad media del parque automovilístico nacional a finales de 2021 era de 13,5 años frente a los dos años de los matriculados en renting.

Modelos que se solapan

Otro de los fenómenos que se está registrando en esta actividad no es solo su incremento cuantitativo, con un crecimiento del parque del 78% en los últimos cinco años y del 347% en el número de clientes, sino también en aspectos cualitativos, con ofertas de productos y servicios cada vez más complejos y sofisticados. Hasta el punto de que, en algunos casos, se confunden o se solapan las ofertas del rent a car, el renting flexible o el más moderno de la suscripción.

La falta de semiconductores y su incidencia en la producción de automóviles ha provocado la demanda de una mayor flexibilidad en los periodos de contratación del renting. Sobre todo en la prolongación de los mismos o el ajuste a tramos mucho más concretos.

A pesar de las nuevas ofertas, el arrendamiento tradicional reinará muchos años

Para Gerardo Cabañas, director general de la plataforma Coches.com, en realidad se trata del mismo producto que el pago por uso, con una única diferencia fundamental que es el plazo. “La propuesta al cliente siempre es la misma: yo te doy el coche con todos los servicios incluidos, y en función del plazo comprometido, el coste es distinto. Hay empresas que se especializan en un mes; otras, en tres; otras, en 24, y otras se solapan en el camino. El mismo coche que en suscripción tiene una cuota de 500 euros al mes, en renting flexible durante un año o más puede suponer 400 euros mensuales”, precisa.

No cabe duda de que el renting tradicional va a seguir siendo el rey durante bastante tiempo, pero cada vez son más las empresas que se especializan en este segmento de la suscripción: Bipi, Wabi, Cardive, Mocean, Leasys Car Cloud..., con el respaldo de grandes grupos industriales o financieros: Renault-Bipi, Wabi-Santander Consumer Finances…, en una demostración clara de la atención que prestan a esta actividad del pago por uso en las grandes corporaciones.

Las marcas abrazan la variedad

Coches de renting

Renault. Los fabricantes de vehículos no quieren perder el tren de los nuevos modelos de alquiler que están surgiendo en el mercado. Bruno Mourgeon, director de flotas del grupo Renault, se pone de ejemplo al contar con Mobilize Financial Services, que permite a la marca ofrecer distintas soluciones financieras a sus clientes profesionales. “Además del renting clásico, disponemos de herramientas como Bipi para avanzar y ser líderes en el mercado de suscripción; Zity by Mobilize, que sigue ampliando su oferta de carsharing en las ciudades, o vehículos como Mobilize Limo que no están a la venta”, detalla.

Volkswagen. En la casa del escarabajo incluso señalan el renting como su producto “foco del futuro”. Para Marcos Grant, responsable de flotas de Volkswagen, el alquiler a largo plazo es algo fundamental en su negocio, como lo demuestra el que “desde hace cuatro o cinco ya no comunicamos el precio de los coches, sino cuotas. Fuimos los primeros con campañas como aquella de los seis euros al día del Polo”, destaca.

Normas
Entra en El País para participar