José-Martín Castro (AER): “Somos el país europeo en el que más puede crecer el renting en particulares”

El sector del renting reduce sus entregas, pero aumenta su peso sobre el total de ventas de coches nuevos

Prevé terminar el año con 235.000 unidades, un 9,6% menos

En lo que va de 2022, el renting representa más de un cuarto de las matriculaciones

El presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), José-Martín Castro Acebes.
El presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), José-Martín Castro Acebes.

El sector del renting no ha salido indemne de la pandemia ni de la crisis de microchips que ha golpeado con dureza a la industria del automóvil en los últimos años. Sin embargo, el renting ha sabido capear mejor el temporal que el resto del motor ya que, si bien sus ventas han caído respecto a 2019, su peso en el conjunto de las matriculaciones ha aumentado sensiblemente. Entre 2020 y 2021, el renting pasó de suponer una de cada cinco matriculaciones a representar una de cada cuatro. Y este año la tendencia sigue al alza, ya que en los siete primeros meses el renting supuso el 26% del total de las entregas de coches nuevos. El presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), José-Martín Castro Acebes, recibió a CincoDías para hablar del futuro y los retos del sector.

¿Cuál es el techo del renting? ¿Aún le queda por crecer?

Desde un punto de vista estructural, no tiene techo. Si nos comparamos con otros países europeos, hay espacio claramente para seguir creciendo, como pasa en Reino Unido o en Francia. En principio, no hay ningún indicador que muestre que haya fatiga en la tendencia del renting.

¿En qué posición nos encontramos en comparación con otros países de nuestro entorno?

El país más avanzado en este tema es Reino Unido, donde el peso del renting es del 40%. Nosotros nos encontramos todavía a 14 puntos de esas cifras, pero me gustaría destacar una cosa: el modelo de renting de España es muy innovador. Se está popularizando y entrando en los particulares con un modelo de servicios integral con seguro a todo riesgo, con una serie de modalidades muy extensas, más amplias de lo que sucede en el resto de Europa. Aunque todavía tenemos un peso relativo por debajo de lo que tienen otros países, el renting que hay en España sirve de muestra para ver lo que ocurrirá en otros países europeos.

¿Por qué es tan innovador?

Por tres razones. La primera es que es un renting integral: seguro a todo riesgo, mantenimiento, garantías. Y eso en otros países no sucede exactamente así. En segundo lugar, la aspiración de las compañías de incorporar todo tipo de servicios. Lo estamos viendo con la digitalización, una gran parte del crecimiento que están consiguiendo las compañías de renting viene de digitalizar la oferta de las operaciones a sus clientes. Y lo tercero es que se ha convertido en un renting que empezó para las grandes empresas y ahora ha llegado a los particulares. Es el país europeo donde hay una mayor difusión y expectativa de crecimiento en el ámbito de los particulares.

¿La situación actual de transición entre coche eléctrico y de combustión es el contexto ideal para el desarrollo del renting?

Es uno de los elementos facilitadores. Cuando vienen cambios tecnológicos intensos, vemos que la gente prefiere contratar un ­renting. Le ayuda a disipar esos miedos, esas inseguridades. Sucede, por ejemplo, que en las matriculaciones de vehículos electrificados el renting supone una de cada tres entregas de coches nuevos.

¿El renting puede ayudar en la electrificación del parque?

Sí, de hecho, así ha sucedido. Las grandes empresas que tenían flotas tradicionales, a través de sus políticas de responsabilidad social corporativa, empezaron a introducir el vehículo eléctrico, sobre todo porque el renting les apoyaba en la gestión del mismo.

¿En qué canales está creciendo más el renting?

En las matriculaciones se observa una cierta aminoración, pero la evolución sigue siendo muy positiva. Antes veníamos de crecimientos de dos dígitos [en número de clientes] y ahora estamos en el 6,7%, sobre todo porque no hay coches. Lo que hemos visto es que el crecimiento de los últimos ejercicios se ha producido sobre todo entre autónomos y particulares. La flota en esos segmentos prácticamente se ha duplicado en cinco años.

¿Cuál es el pronóstico para este ejercicio?

El año pasado matriculamos unas 260.000 unidades. Este ejercicio la realidad es que no hay coches, el problema no es de demanda, es de falta de vehículos. Va a depender de la oferta de los fabricantes, pero parece que están en la senda de empezar a solucionar las dificultades para encontrar microchips y pensamos que se superarán ampliamente las 235.000 unidades.

Recientemente, el Gobierno amplió el presupuesto destinado al plan Moves III de ayuda a la compra de coches eléctricos e instalación de infraestructura de recarga, en el que se incluye también al renting. ¿Cómo valora la marcha del plan?

El Moves III tiene una estructura que lo hace especialmente burocrático al pedir la ayuda y que sobre todo provoca que el dinero llegue más tarde de cuando el cliente más pequeño lo necesita. Normalmente se tarda un año o más en recibir los importes. Esto es una dificultad muy difícil de salvar en el modelo actual. La buena noticia es que, efectivamente, se están cubriendo los fondos y por eso ha habido que ampliar en diferentes comunidades autónomas.

Ustedes se sientan en la mesa para el impulso de la infraestructura de recarga en la que están las principales asociaciones del sector y el Gobierno, de la que ya se celebró una primera reunión. ¿Qué propuestas tienen? ¿Qué opinan de la puesta en marcha de este foro?

La valoración es muy positiva, francamente. La idea es que haya otra reunión con temas más concretos para finales de septiembre o principios de octubre. Nosotros ponemos el foco en tres asuntos. En primer lugar, hay que favorecer que en aquellos polígonos industriales y áreas urbanas donde ya se ha alcanzado el máximo de potencia eléctrica disponible, se hagan planes para aumentar esa capacidad. Otro aspecto que nos demandan los clientes más pequeños es que quieren recargar en su casa con la carga vinculada. Hay que tener en cuenta que casi el 70% de la población de Madrid y el 80% de la de Barcelona no tiene garaje y, por tanto, no puede hacer la recarga vinculada con los medios tradicionales. Esa parte del problema todavía no la hemos analizado. Y, por último, hay que tener en cuenta la red de transporte profesional, especialmente la de camiones, porque la que hay ahora es de muy baja capacidad, con muchos puntos de 22 kW cuando la red de camiones necesita una infraestructura de recarga de 150 kW.

Normas
Entra en El País para participar