El emprendimiento y la innovación tienen nombre de mujer

Todavía hay un 50% menos de iniciativas tecnológicas lideradas por mujeres

La falta de referentes frena esta ambición, pero cada vez hay más ejemplos para las futuras generaciones

Arriba: Marta Gimeno y Talía Bonmatí. Abajo: Nazaret Mateos y Cristina Aleixendri.
Arriba: Marta Gimeno y Talía Bonmatí. Abajo: Nazaret Mateos y Cristina Aleixendri.

El porcentaje de mujeres involucradas en iniciativas emprendedoras de menos de tres años y medio de vida en España superó en 2021, por primera vez, al de los hombres. Un 5,6% frente a un 5,4%, respectivamente. Sin embargo, estos niveles siguen muy por debajo cuando se trata de proyectos de mayor nivel tecnológico, según revela el informe GEM (Global Entrepeneurship Monitor) 2021-2022. Todavía hay un 50% menos de iniciativas de medio y alto valor tecnológico lideradas por mujeres que por hombres, lo que supone una importante brecha en el emprendimiento de alto valor añadido.

La falta de referentes femeninos en este sector sigue siendo uno de los principales motivos por los que muchas no dan el paso. De hecho, según apunta el Instituto de las Mujeres, que existan personas en quien fijarse es clave para que las mujeres emprendan. Por tanto, para que haya más mujeres con la ambición de emprender es fundamental visibilizar a las mujeres en el emprendimiento innovador.

Afortunadamente, cada vez hay más ejemplos que mostrar a las nuevas generaciones. Cristina Aleixendri es uno de ellos. Esta ingeniera aeronáutica de 30 años es la cofundadora de Bound4Blue, un sistema de propulsión sostenible para barcos que reduce el consumo de combustible y las emisiones del sector naval, que transporta el 90% de las mercancías a nivel mundial y es uno de los más contaminantes. “Iba para doctora, pero, por suerte, se me puso por el camino mi profesora de matemáticas, que era ingeniera informática, y me hizo ver que una ingeniería también podía ayudar a la sociedad”, recuerda.

Sistema de propulsión sostenible para barcos de Bound4Blue.
Sistema de propulsión sostenible para barcos de Bound4Blue.

Ese cambio de rumbo la llevó en 2017 a ser seleccionada como una de las 50 personas emprendedoras más prometedoras de Europa. En 2020 recibió el Premio Innovación y Emprendimiento Femenino de Fedepe y el Premio Women EIT para mujeres emprendedoras del ámbito tecnológico y, el año pasado, ganó el Premio Women in Tech Start – Up. “El hecho de que haya un organismo que ha dado el visto bueno al proyecto y a la compañía da credibilidad, tienes un poco más del camino ganado, pero al final cada cliente hace su propio análisis de si tiene sentido o no”, reconoce Aleixendri.

Pero no todas tuvieron la suerte de contar con una profesora que les guiara. Nazaret Mateos estudió magisterio, pero se incorporó al mundo laboral como formadora para una empresa de telecomunicaciones mientras, en sus ratos libres, trabajaba en una residencia de ancianos como auxiliar de enfermería. “Todo era caótico y me faltaba algo”, confiesa. Al final, descubrió lo que era: el campo. “Quería ser agricultora y cultivar setas”, cuenta la zamorana, de 39 años.

Nazaret Mateos recogiendo setas.
Nazaret Mateos recogiendo setas.

Así nació EntreSetas, una empresa que cultiva y comercializa setas ecológicas a precios asequibles y que ha dado el salto al mundo online para ampliar su mercado. A los seis meses de arrancar el proyecto, Mateos ya logró el Premio Excelencia de Innovación del Ministerio de Agricultura, lo que le permitió acudir a la aceleradora Lanzadera, impulsada por Juan Roig, para formarse en marketing, dirección de empresas, comercio y todo lo necesario para seguir adelante con su plan. “O yo crecía con la empresa o una de las dos se quedaba atrás”, asegura.

La CEO y cofundadora de las plataformas Uolala, Masgrupos y Twilala, Marta Gimeno, tuvo que aprender por su cuenta a manejar las herramientas que requería para dar forma a su sueño laboral de ayudar a las personas a conocer gente con intereses comunes. Licenciada en empresariales, Gimeno, de 41 años, dejó un puesto en el Ayuntamiento de Castelldefels para emprender su propio negocio. “Lo que más valoro de trabajar por cuenta propia es sentir que tienes una misión por escribir cada día. Hay gente que ve eso como masoquismo, pero hay otras que o nos ponen un reto por delante o no nos sentimos vivas. Por fin disfruto de mi día a día profesional”, defiende.

Marta Gimeno.
Marta Gimeno.

Aun así, su vinculación con las Administraciones públicas sigue viva a través de esta nueva faceta y dominio tecnológico. Así, este 2022 su equipo ha colaborado con distintas Administraciones locales para dar luz a una solución genérica que ayuda a visibilizar el talento femenino de estas ciudades, según explica Gimeno: “Hemos creado un buscador de mujeres referentes locales para que puedas saber los conocimientos, experiencias y saberes de tus vecinas y tener un punto de contacto rápido por si las necesitas”.

En Barcelona podría aparecer Talía Bonmatí, de 39 años, periodista de formación y creadora de Dinbeat, una empresa centrada en las mascotas que utiliza la tecnología para mejorar la vida de los animales. “En internet se puede aprender de todo, la información está ahí, accesible desde cualquier lado. Ni si quiera lo que estudias en un momento determinado de tu vida te limita, podemos reinventarnos las veces que queramos”, asegura, recordando que ella misma aprendió a programar de manera autodidacta a los 13 años.

Talía Bonmatí.
Talía Bonmatí.

Su startup, merecedora del Sello Pyme Innovadora del Ministerio de Ciencia e Innovación en 2019, ha desarrollado el primer arnés que permite monitorizar la salud de animales no sedados, toda una revolución para el sector. A raíz de la pandemia, además, el Instituto Catalán de Salud se puso en contacto con Dinbeat para proponerles adaptar el sistema de telemedicina veterinario al uso humano. Esto permitió a la compañía crear Sentinel, un sistema de telemedicina para humanos que se comercializará bajo la marca Plug&Health. “Gracias a ese golpe de efecto cerramos nuestra ronda de medio millón de euros en dos semanas, fue una auténtica locura”, admite la fundadora.

Ser mujeres no les ha impedido de ninguna manera triunfar en sus respectivos campos, pero tampoco se lo ha puesto fácil. Todas han vivido momentos en los que han sido invisibilizadas por ello. “En una reunión me dijeron a ver si era la secretaria y se sorprendieron al saber que era ingeniera”, relata Aleixendri. Algo similar le ocurrió a Bonmatí: “Recuerdo un encuentro con un inversor en el que prácticamente ni me miró a la cara, solo hablaba con mi director financiero. Por supuesto, no continué con esa relación”.

Ahora que han logrado estar donde querían, su objetivo es que su experiencia sirva también para allanar el recorrido de las futuras emprendedoras a través de programas de mentoría y voluntariado, como Yo, jefa o Inspiring Girls. Gimeno, por ejemplo, es promotora de la red Dones, donde actualmente asesora a una joven ingeniera industrial que aspira a crear prototipos para mejorar la vida de enfermos. “No sabe lo que es crear una empresa, ir a buscar dinero, tener socios. Todo eso es el contexto que le hará falta para poder cambiar el mundo como ella quiere hacerlo”. Por suerte, sobran referentes dispuestas a ayudarla a conseguirlo.

Mujeres referentes del siglo XXI

El emprendimiento y la innovación tienen nombre de mujer
  • Inspiración. Los testimonios de Marta, Talía, Nazaret, Cristina y muchas emprendedoras más están recogidos en el libro InnovadorasTIC 2022. Mujeres referentes del siglo XXI, publicado por la Fundación Cibervoluntarios. Su objetivo es servir de inspiración para las niñas y jóvenes que quieran dirigir su vida profesional a las carreras STEAM. Esta última edición puede descargarse de manera gratuita en la página web de Innovadoras TIC.
  • Realidad. La fundadora y actual presidenta de la Fundación Cibervoluntarios, Yolanda Rueda, señala en la publicación que hay un elemento común en la idea de emprendimiento de todas ellas: transformar el mundo en un lugar mejor. “No nos engañemos, emprender no es un camino sencillo, está lleno de burocracia, riesgos, fracasos, necesidades económicas... Todo esto unido a muchas horas de trabajo y soledad. Cada entrevista nos aporta esa dosis de realidad y de inspiración que transmite hacer posible aquello en lo que uno cree”, sostiene.
Normas
Entra en El País para participar