Las marcas trotan para lanzar modelos eléctricos, pero no cautivan

En 2030 deberán circular en España 3,5 millones de enchufables

automoción
Cadena de montaje de la fábrica de Seat en Martorell, Barcelona.

Aunque las prisas nunca fueron buenas consejeras, los fabricantes de coches no han tenido más remedio que ponerse las pilas para descarbonizar el parque automovilístico de acuerdo a los imperativos de la UE, que pretende reducir las emisiones un 40% para el año 2030.

Pero en España, donde la apuesta se ha concentrado en el vehículo eléctrico, son años donde reina el desconcierto porque el diésel ha sido defenestrado, apenas hay puntos de recarga para los eléctricos, aún muy caros; el Gobierno no hace más que lanzar mensajes que meten presión, algunos inasumibles, y muchos españoles, hoy por hoy, no saben qué coche comprar. Aunque no parecen decantarse por el eléctrico, entre otras cosas, porque son hasta un 50% más caros que los de combustión.

Las fábricas españolas tienen adjudicados 16 modelos

Para 2030, deberían circular en España 3,5 millones de eléctricos, ha dicho recientemente el secretario de Estado de Energía, José Domingo Abascal. “Un objetivo ambicioso”, a juicio de Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), “pero que requiere un esfuerzo ímprobo porque supone electrificar alrededor del 15% del parque actual” y la realidad es que en estos momentos apenas circulan 30.000 eléctricos en España (el 1,4%).

Además, cumplir con esa meta exige, que en 10 años el país cuente con 200.000 puntos de recarga para que el eléctrico llegue a la mayoría de los españolitos de a pie y este negocio pueda ser rentable. Este eje, según el sector, necesita la inversión de la Administración y otros incentivos para hacerlos más atractivos.

Dentro de diez años debería haber en España 200.000 puntos de recarga

Las marcas, por su parte, están haciendo los deberes para llegar al listón impuesto, pero también para evitar las altas sanciones previstas por la UE. Según Anfac, las inversiones en I+D en las fábricas españolas (que ya tienen adjudicadas la fabricación de 16 modelos) superan los 3.000 millones de euros y, de hecho, la oferta de eléctricos ha crecido y seguirá haciéndolo.

Entre 2019 y 2020, el 70% de los modelos ya contará con versión electrificada. Y según la asociación ecologista Transport & Enviroment, el año que viene ya habrá en el mercado unos 180 eléctricos entre los que poder elegir y más de 300 en 2025. A partir de ahora, lo que hace falta es que los españoles los compren.

En 2020, los consumidores ya podrán elegir entre unos 180 modelos

Pero es necesario marcar “una senda estable que garantice una transición justa y ordenada”, asevera Armero, junto a los proveedores y concesionarios, que alojan buena parte de los puntos de recarga.

Para los proveedores “es imprescindible fijar una estrategia-país y un marco regulatorio eficiente para mantener los empleos (dos millones) y la competitividad de la industria como en Alemania, Francia y Reino Unido”, sostiene José Portilla, director general de Sernauto (asociación de proveedores de automoción). Un sector que en 2018 invirtió más de 1.500 millones de euros en soluciones tecnológicas para reducir las emisiones de los coches.

Las marcas, cada una a su ritmo, siguen poniendo modelos eco en el mercado. El grupo PSA ha dicho que en 2020 producirá eléctricos en las tres plantas españolas. El SUV Peugeot e-2008 en Vigo (también produce baterías), el Opel Corsa-e en Zaragoza, y un tercer modelo, aún sin revelar.
Su plan es incorporar una versión 100% eléctrico o híbrido enchufable en cada modelo este año y en toda la gama en 2025.

En Audi han apostado por diversas tecnologías, incluido el gas. De momento, cuenta con dos eléctricos, Audi e-tron Quattro, en venta desde marzo, y Audi e-tron, en breve en España, pero dentro de dos años lanzará dos modelos más.

Para 2025, “ya contaremos con 30 modelos electrificados, 20 de ellos puros”, dicen en la empresa, que también está desarrollando versiones híbridas enchufables del A6, A7, A8..., de GNC y Mild Hybrid.

Otras pistas

Recarga. En España, en estos momentos, apenas hay 6.000 puntos de recarga para el eléctrico, uno por cada 100 kilómetros. Además, existen muy pocas estaciones de recarga rápida.

A gas. Según Gasnan, la venta de coches a gas en España se configura como una alternativa. Sus previsiones son vender más de un millón de vehículos de este tipo antes de 2030.

Emisiones. Para 2021, los coches vendidos no podrán superar los 95 gramos de dióxido de carbono por km y para 2030 no podrán rebasar los 60 gramos. Una tasa muy ambiciosa teniendo en cuenta que en 2018 no bajaron de 120 gramos.

Desde 2013 Renault cuenta con una gama de 100% eléctricos y cero emisiones, el Twizy y Twizy Cargo, fabricados en España hasta hace poco en instalaciones donde ahora se van a montar las baterías que equiparán los híbridos que se fabricarán en España, Zoe, Kangoo ZE y Master ZE.
Renault, además, creará en 2020 una versión híbrida del Clio e híbrida enchufable del Captur y el Mégane, también fabricados en el país. Asimismo, cuenta con una versión GLP del Clio y toda la gama de Dacia y dos de sus modelos, Kangoo ZE y Master ZE eléctrico, incluyen un adaptador de hidrógeno que aumenta la autonomía.

Toyota, con nueve híbridos eléctricos (Yaris, Corolla, Prius, etc.), ya trabaja en nuevos modelos híbridos enchufables. Además de desarrollar eléctricos de batería o de pila de hidrógeno, lanzará en 2020 nuevos modelos, entre ellos el Toyota Ultra-compact, para trayectos cortos.

Normas
Entra en El País para participar