Breakingviews

La eficacia del BCE

De los tres bancos centrales más importantes del mundo, ¿cuál está haciendo el mejor trabajo? Por supuesto, es demasiado pronto para decirlo. Pero hay pruebas de que el Banco Central Europeo, dirigido por Mario Draghi, merece el premio.

La sabiduría convencional sostiene lo contrario. Al igual que la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Japón, el BCE ha estado utilizando tipos de interés bajos y el apoyo específico en los mercados financieros con dificultades para estimular las economías deprimidas. Pero el banco central de la zona euro ha sido ampliamente criticado por haber sido demasiado lento en su respuesta y no lo suficientemente agresivo en sus políticas. En particular, ha evitado la flexibilización cuantitativa (QE), la inyección de nuevo dinero en el sistema financiero.

Por el contrario, mientras que la Fed bajo el mando de Ben Bernanke, es impopular en algunos círculos, los economistas a menudo alaban que haya comprendido los desafíos de la crisis financiera, mantener una inflación muy baja y un crecimiento bastante moderado. Incluso el Banco de Japón, considerado durante mucho tiempo rezagado, parece ser mejor en el ámbito de la flexibilización que la autoridad monetaria de la zona euro.

El debate entre Fed y BCE tiene dos partes, monetaria y económica. Ambas están sujetas a serias dudas.

El argumento monetario se refiere a la eficacia de la impresión de dinero. Para los defensores de la Reserva Federal, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra –así como la mayoría de los economistas de los bancos de inversión– los bancos centrales han reducido los tipos de interés a largo plazo y mejorado la liquidez del mercado con el uso de la flexibilización cuantitativa. Gracias a ello consideran que el crecimiento del PIB es más fuerte.

El organismo europeo ha asumido un papel más activo en la política económica que la Fed o el Banco de Japón

Es imposible decir si eso es lo que ha sucedido. Aunque parte de la mejora en la economía estadounidense pudiera haber sido trazada por la política monetaria, que no puede, hay otros problemas graves. La QE parece haber inflado algunos mercados financieros, tal vez a niveles dañinos. Además, este es un experimento sin precedentes. Podría haber problemas graves cuando la política monetaria regrese a lo que antes se consideraba normal.

El BCE podría haber evitado la QE sobre todo por razones políticas –podría violar su mandato–. Pero aún podría sucumbir a la casi equivalente a compra de bonos. Sin embargo, si se mantiene, la discreción bien podría resultar económicamente conveniente a largo plazo.

Los defensores de la Fed dicen que el banco central de Estados Unidos lo debe estar haciendo bien, porque el país, hogar de la crisis financiera de 2008, está funcionando mejor que Europa o Japón.

Las cifras de crecimiento apoyan esta afirmación, pero los fans de la Fed dan demasiado peso a la política monetaria. Las diferencias en las reorganizaciones bancarias, por no hablar de los mercados laborales, las estructuras industriales, las políticas fiscales y la producción de recursos naturales, han tenido más efecto sobre la trayectoria económica que las diferencias en los tipos y las medidas de estímulo.

Mientras tanto, el BCE ha asumido un papel más activo en la política económica que la Reserva Federal o el Banco de Japón. Los banqueros de Frankfurt han utilizado su poder y prestigio para animar –incluso forzar– a los burócratas de Bruselas y a los gobiernos de los miembros más débiles de la zona euro a realizar cambios. Si unos bancos unificados, unos salarios más competitivos y unos mercados de trabajo reformados conducen a la zona euro a ser más fuerte dentro de una década, el BCE merecerá parte del mérito.

El BCE no ha manejado bien todos los problemas. En particular, su falta de voluntad o incapacidad para generar la inflación encaja poco con su resistencia a tolerar amortizar el valor de las deudas soberanas excesivas. Incluso ahora, prefiere apoyar a las naciones deudoras que ayudar con la difícil tarea de reestructurar sus obligaciones sin perturbar el sistema financiero. Sin embargo, dentro de estos límites, el BCE ha tratado de encontrar soluciones de la zona euro para los problemas de los miembros excesivamente endeudados.

Incluso si los bancos centrales estadounidenses y japoneses escapan ilesos de la QE, no están muy por delante del BCE en hacer frente a la sobrecarga de deuda soberana. La inflación, que erosiona el valor de estas deudas, sigue siendo incómodamente baja en ambos países. Soluciones radicales como la monetización o las amortizaciones no se están considerando. Si el BCE puede encontrar una manera poco dolorosa de limpiar los residuos de los excesos de los gobiernos del pasado, entonces su posición en la parte superior del grupo será indiscutible.

Normas