_
_
_
_

Ignasi Viladesau (MyInvestor): “Los grandes bancos no te van a recomendar un fondo malo, pero sí uno caro”

El director de inversiones del neobanco apuesta por una política comercial de bajas comisiones

El director de inversiones de MyInvestor, Ignasi Viladesau, en las oficinas de la compañía en Madrid.
El director de inversiones de MyInvestor, Ignasi Viladesau, en las oficinas de la compañía en Madrid.Pablo Monge
Ricardo Sobrino

El director de inversiones de MyInvestor ha tenido un prolífico viaje por medio mundo hasta volver a casa. Ignasi Viladesau (Barcelona, 1984) es ingeniero industrial y aeronáutico. Ha estudiado negocios, economía y finanzas en el prestigioso M.I.T. de Boston, y tiene la máxima certificación financiera, el Chartered Financial Analyst (CFA). Ese currículum le ha valido para trabajar en firmas como JP Morgan o McKinsey. También ha formado parte el equipo de asesoramiento de Pimco y trabajó como gestor de carteras en BlackRock, la mayor firma de gestión de activos. Después de este periplo vital, de vuelta en San Cugat, su cometido es diseñar las carteras de gestión de MyInvestor. Desde su incorporación en 2021, el banco ha multiplicado el volumen de negocio hasta los 5.000 millones de euros. También cuenta con 260.000 clientes y 50.000 carteras gestionadas.

¿Cómo ha cambiado la oferta de inversión en MyInvestor en los últimos años?

Se ha expandido, se ha intentado hacer más clara, se ha continuado con la idea de comisiones bajas, sin mínimos de inversión o mínimos muy bajos para tener una oferta completa. Tradicionalmente, la mayoría de plataformas de inversión van al cliente agresivo, a la renta variable. Pero hay mucha gente que se siente huérfana e intentamos que todo el mundo tenga cabida, independientemente del nivel de riesgo. Si vas a un operador y solo te da tres opciones, igual no te atreves a invertir. Pero si ves que hay diferentes niveles, poco a poco vas a hacerlo.

Hace un año lanzaron la oferta de depósitos a tres, seis y doce meses y las rentabilidades se han mantenido iguales. Pero en general, en el sector la oferta y los intereses están decayendo. Con la previsión de bajada de tipos del BCE, ¿cómo van a evolucionar?

En febrero de 2023 lanzamos los depósitos en un momento en el que no existían en la competencia por el entorno de tipos. Eso nos dio a conocer entre mucha gente y lo que es importante es que hemos visto que esos clientes se quedan. A nivel de mercado es inevitable que si el Banco Central Europeo rebaja los tipos, los intereses que ofrecen los depósitos van a tener que bajar y ahí poco a poco el cliente tiene que empezar a considerar qué hace.

¿Qué opciones tiene un inversor conservador para obtener la rentabilidad de entorno al 3% y 4%?

El año pasado creamos la cartera ahorro, que está compuesta por fondos monetarios y letras del Tesoro, que es un producto que la gente entiende fácilmente y con el que se va a sentir cómoda. Es un primer paso para invertir. La rentabilidad esperada es del 3,6%. Otro producto conservador es la cartera white. Es una cartera automatizada híbrida, que mezcla gestión activa y gestión pasiva. Tendrá un poco más de volatilidad pero también un poco más de rentabilidad. Por el lado de que sea el cliente el que gestione sus propias inversiones, tenemos un gran espectro de fondos y ETF conservadores y la expansión de la oferta por esta parte también es importante.

Recientemente, también han lazado la inversión en factoring, ¿qué interés puede tener?

El factoring es un nombre que no resulta muy sexy, pero es financiación a corto plazo para las empresas. Por poner un ejemplo, un agricultor vende mandarinas a un supermercado. Y el supermercado tiene una factura de 10.000 euros, pero la paga dentro de dos meses. Lo que hacemos es ofrecer esa factura por un valor menor, de 9.000 euros. Entonces el agricultor recibe el dinero de inmediato, y el cliente compra algo de un valor mayor por un precio menor, de ahí salen los tipos de interés. El riesgo es siempre el deudor, pero contamos con seis aseguradoras para que si el deudor no paga, se recupere el dinero invertido. Eso encaja muy bien con el cliente conservador. Cuando los tipos vuelvan a estar en el 2% o en el 1%, los depósitos no van a pagar el 3% y las cuentas no van a dar el 2,5%. Y el factoring, que ofrece ahora entre el 4% y el 7,5%, va a ser muy atractivo. Eso sí, es un producto alternativo porque no tiene liquidez, si dejas el dinero por 60 días no lo puedes recuperar, en ese aspecto se parece a un depósito no cancelable.

La oferta estrella de MyInvestor son las carteras, tanto las indexadas como las híbridas, que combinan la gestión activa con la pasiva. ¿Qué tal están funcionando?

Si miramos la rentabilidad y la comparamos con la competencia, las carteras híbridas son las mejores del mercado de lejos, especialmente las conservadoras. La gestión activa en bajo riesgo funciona. En las carteras de más riesgo también las nuestras han sido las mejores del mercado, pero las indexadas. En promedio, los clientes han ganado un 10% en nuestras carteras. Lógicamente, los más agresivos han ganado más que los conservadores.

¿Cómo ha cambiado la composición de las carteras desde que llegó usted a MyInvestor?

Las indexadas, por filosofía, cambian cuando hay un producto más barato que es adecuado. Es un enfoque basado en el precio y en intentar que las comisiones sean bajas. En estos años hemos hecho un par de cambios sustituyendo un fondo por otros que nos ofrecen más barato. Por ejemplo, tenemos el fondo indexado al S&P 500 más barato del mercado en estas carteras. Pero el asset location es prácticamente estático, no ha habido cambios de distribución en activos. Las híbridas tienen la capacidad de cambiar cada tres meses y ahí sí hemos sido muy dinámicos. Antes de la subida inflacionaria se redujo mucho la duración, la exposición a tipo de interés y eso fue muy beneficioso. Si comparamos la cartera híbrida más conservadora en 2022 lo hizo un 8% mejor que la competencia. Perdió dinero porque fue un año complicado para la renta fija, pero ahí se vio que una gestión dinámica en perfiles conservadores ayuda.

En las últimas semanas, la gran noticia en el sector es la opa de BBVA para comprar Sabadell. Cada vez hay menos bancos, pero más grandes ¿Cómo afecta a los competidores más pequeños la continua concentración del sector bancario?

Lo veo positivo porque en realidad hay dos mercados. Un oligopolio concentrado de la banca tradicional y el mercado de los pequeños, donde estamos nosotros. Nuestra cuota individual o la de cualquier pequeño es tan baja que el campo para crecer es enorme. Es cierto que no hay 40 millones de personas en España que quieran invertir, pero claramente hay más de las 260.000 que tenemos ahora. Y los grandes difícilmente se van a poner a hacer lo mismo que nosotros porque tienen unos costes muy altos. Si miramos solo el producto de inversión, tienen mucho dinero en fondos con comisiones muy altas y no les interesa sacar un producto a comisiones bajas porque el riesgo de canibalización es muy alto. El negocio de banca tradicional tiene unos costes muy elevados que tiene que trasladar al cliente y unos balances comprometidos que impiden ser más generosos con la remuneración del pasivo. Entonces, no te van a recomendar un fondo malo, pero sí un fondo caro.

Entonces, ¿es posible mantener la política de bajas comisiones y hacer rentable el negocio?

En las carteras indexadas seguro, porque tenemos un modelo escalable. Todo está informatizado de forma que si hay que cambiar la cartera modelo se hace, pero luego eso se replica y el algoritmo lanza órdenes para rebalancear las carteras. El coste del comité de inversiones sí que es fijo, pero tenemos clientes de sobra para que sea rentable.

En el entorno que se viene de recorte de tipos, ¿qué oportunidades hay para el inversor?

Para un inversor promedio con un objetivo promedio, el año pasado fue el año de los fondos monetarios, pero los recortes de tipos van a hacer que este producto no sea el más interesante. Este año va de alargar la duración poco a poco. En lugar de invertir en un monetario, sería interesante hacerlo en un fondo de renta fija, sin prisa, pero cada vez de mayor duración. Para los inversores a los que les guste el riesgo, la renta variable está cara, pero no me parece mal punto de entrada ahora. Si miramos a tres o cinco años vista, para un inversor agresivo no hay mejor activo. Siempre haciendo aportaciones poco a poco y con diversificación. Creo que puede haber una corrección, pero no una recesión.

Mencionaba que tienen campo por recorrer, ¿cómo van a impulsar el crecimiento?

La vía tradicional de los depósitos como gancho comercial va a ir decayendo, pero tenemos que hacer que siga el boca-oreja. Hacemos una labor muy insistente con la educación financiera porque estamos convencidos de que cuando le cuentas a alguien la propuesta de MyInvestor se viene corriendo. No tienes comisiones, te remuneramos la cuenta siempre siendo más generosos que los bancos tradicionales y tienes una oferta amplísima a bajo coste. Entonces pondremos el foco en mejorar la experiencia y que la gente se familiarice cada vez más con no ir a la oficina. El objetivo es que las personas que tienen cuenta con nosotros, pero tienen dinero en otras entidades, al cabo del tiempo les guste la experiencia y se traigan el dinero a MyInvestor.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Ricardo Sobrino
Graduado en filología italiana y en periodismo. Redactor de la sección Empresas especializado en información bancaria y finanzas. Canterano de CincoDías, se incorporó al periódico en verano de 2018.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_