_
_
_
_

El informe de la CNMV no despeja las dudas sobre Grifols, que se desploma en Bolsa pese a haber abierto al alza

La CNMV no obliga a reexpresar cuentas pero critica las deficiencias de información y exigió aclaraciones sobre el endeudamiento y las operaciones con Scranton. Castigo también para los bonos de la farmacéutica

Logo de la farmacéutica Grifols.
Logo de la farmacéutica Grifols.Albert Gea (REUTERS)

Las conclusiones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre la actuación de Grifols y sus relaciones con Scranton no han terminado con la volatilidad que sufre el valor. La cotización arrancó este viernes con fuertes subidas, que prolongaban el alza del 4,43% registrada el jueves, una vez que la CNMV no obligó a una reformulación de cuentas. De hecho, la acción llegó a superar los nueve euros poco después de la apertura, con alza de más del 7%. Sin embargo, el análisis del supervisor del mercado fue más allá de no exigir la reformulación: dejó clara la falta de transparencia de la empresa y abrió la puerta a un cálculo al alza del endeudamiento. Al cabo de una hora de negociación en Bolsa las dudas afloraron con fuerza, llevando a los títulos a cotizar en números rojos. Las pérdidas se agudizaron durante la jornada, entre los avisos de los analistas, y la acción cerró la jornada con un desplome del 6,22% y, por debajo de los siete euros, se aproxima a los mínimos marcados en marzo.

El informe de la CNMV es la respuesta del supervisor a las denuncias publicadas por la firma de análisis (y fondo bajista) Gotham City Research contra la compañía de hemoderivados, a la que acusó el 9 de enero de falsear sus datos financieros. Desde entonces Grifols se deja más del 40% de su valor en Bolsa, y cotiza sujeta a una volatilidad extrema y al albur de las novedades sobre sus cuentas. El informe de Gotham acusaba a la empresa de manipulación de cuentas a través de sus complejas relaciones con Scranton, la sociedad patrimonial participada por la familia Grifols. Estas relaciones, según Gotham, ocultarían el verdadero nivel de endeudamiento de la empresa. Aquel día el valor se desplomó el 26%. Fue entonces cuando la CNMV inició una investigación sobre las cuentas de Grifols y su gobierno corporativo. Grifols arrancó el año valiendo más de 8.000 millones de euros, pero ahora capitaliza apenas 4.000.

Concluida esta investigación, la CNMV comunicó este jueves que ha hallado “deficiencias relevantes” en las cuentas anuales, concretamente en el detalle y exactitud de los desgloses y notas explicativas que soportan las cifras. Con todo, el organismo regulador apuntó que no ha identificado “errores significativos” en las cuentas anuales de Grifols, por lo que no identifica actualmente la necesidad de llevar a cabo reformulación alguna de sus estados financieros. Este era uno de los temores del mercado; de hecho el 29 de febrero Grifols se hundió aún más, un 35%, después de que la empresa anunciara sus cuentas sin publicar el informe de auditoría, sin firmar por todo el consejo y aflorando movimientos de caja entre Grifols y Scranton.

La CNMV, de hecho, critica en su informe la escasa transparencia de la empresa: “Estas deficiencias, si bien son complejas de valorar individualmente y por separado, en su conjunto deben considerarse significativas, en la medida que han dificultado en algunos ejercicios la capacidad de los inversores de entender adecuadamente la situación financiera, resultados y flujos de efectivo del emisor”. En esta línea, insta a la compañía a que publique, en un plazo de quince días, un detalle del ebitda y de las deudas financieras netas, a 31 de diciembre de 2023 y 2022, de aquellas entidades más relevantes donde existan participaciones no controladas, al objeto de que un inversor pueda calcular la ratio de apalancamiento considerando, o excluyendo, el ebitda y la deuda que corresponde a la participación en sus dependientes. Igualmente, exige que compute correctamente operaciones vinculadas (la mayoría con la patrimonial Scranton) que no estaban recogidas En respuesta al informe de la CNMV, Grifols emitió un comunicado en el que asegura que se compromete a mejorar su transparencia y a ampliar los desgloses de su información financiera siguiendo las recomendaciones del regulador.

“Los principales problemas son el daño a la credibilidad de la compañía que ha supuesto este episodio, el elevado endeudamiento (8,2 veces el ebitda 2023 y será superior al eliminar el ebitda de las sociedades que consolida sin tener participación accionarial, dato que la CNMV ha pedido a Grifols que revele) y la falta de cash flow libre positivo en 2021, 2022, 2023 y según las propias indicaciones de Grifols, tampoco lo habrá en 2024, lo que ha forzado una desinversión relevante”, indican los analistas de Bankinter. “De no corregirse la falta de cash flow libre, la Compañía se verá obligada a vender más activos y podría llegar al extremo de ser troceada. Reiteramos nuestra recomendación de vender”, concluyen.

Los 9.000 millones de deuda de Grifols están bajo la lupa de los mercados, y este viernes han agudizado su castigo. El bono de Grifols con vencimiento en 2028 cotiza al 78,5% de su valor nominal, cerca del mínimo del 77% marcado el 15 de marzo, frente al 80% de ayer. Este bono se vendía en el mercado al 93% de su valor nominal antes de la crisis desatada por Gotham, lo que indica que la tormenta ha dañado la percepción de solidez de la deuda en el medio plazo. Los bonos de vencimiento más temprano, en 2025, cotizan prácticamente a su valor facial. El año que viene la empresa catalana afronta 2.000 millones de vencimientos, pero la operación de venta de Shanghai SAARS le permitirá ingresar 1.600 millones que destinará a reducir deuda. Con todo, la caída bursátil (dentro de una maraña financiera donde las acciones de Grifols respaldan numerosos créditos a Scranton) ha despertado los rumores de una posible refinanciación, como ya sucediera en 2022.

Renta 4, por su parte, considera que el informe es “duro” en cuanto a valorar la forma en que la compañía ha presentado su información financiera y guiado a la comunidad inversora durante los últimos ejercicios. “No obstante, en ningún momento concluye que la compañía haya, como creemos que se manifiestan en las afirmaciones de Gotham, realizado fraude a sus accionistas. En los puntos más conflictivos sobre el método de consolidación de Haema y BCP plasma, la CNMV concluye que es correcto y tan solo realiza ciertas recomendaciones a la compañía sobre la forma de presentar las medidas alternativas al rendimiento en sus presentaciones, cuyos cálculos deberían también excluir la participación en estas sociedades”, sostiene la casa de análisis.

El único punto en el que la CNMV discrepa de cómo se consolida la información financiera es en referencia al acuerdo con ImmunoTek GH por el que se creaba Biotek America, afirmando que su tratamiento contable en los estados financieros de 2021 y 2022 no era adecuado y en lugar de como inversión financiera debería haberse registrado como operación conjunta como señala la NIFF 11. “En todo caso, no prevemos que este punto sea de especial relevancia y la modificación de su consolidación en las cuentas vaya a tener un impacto relevante”, dice Renta 4, que mantiene la recomendación del valor en revisión.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_