España creará un millón de empleos en lo que resta de legislatura si se cumple la previsión de PIB e inflación

El catedrático de Economía, Josep Oliver, calcula que la mayoría de nuevos empleos serán fijos y con jornadas superiores a 40 horas semanales: la tasa de paro estará entre el 11,5% y 12,5% en 2023

España creará un millón de empleos en lo que resta de legislatura si se cumple la previsión de PIB e inflación pulsa en la foto

Los expertos del sector privado y público que se encargan de hacer previsiones de empleo para España suelen ser optimistas, y en esta línea se ubican las proyecciones del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, para el Índice ManpowerGroup, conocidas este miércoles.

En concreto, este analista especializado en el mercado laboral prevé la creación de cerca de un millón de nuevos empleos entre 2022 y 2023, en lo que resta de legislatura y, de ellos, la mayoría serán indefinidos, ocupados más por mujeres que por hombres, de cualificación media-alta y trabajarán más de cuarenta horas semanales.

No obstante, para que esto se cumpla se tienen que lograr algunos requisitos. El primero de ellos que el PIB crezca este año y el que viene lo previsto (5,5% y 4%, respectivamente) y, solo en ese caso la ocupación avanzará un 3,6% en 2022 (638.000 empleos más); y un 2% en 2023 (434.000 nuevos puestos), sumando el millón antes citado.

Para que estas previsiones de crecimiento vean la luz deberán, entre otras cosas, aprovecharse los fondos de recuperación europeos y, entre otros riesgos a la baja, que la inflación sea, tal y como prevé la Comisión Europea y el BCE, un fenómeno transitorio que retorne a la normalidad a mediados del presente ejercicio.

Un camarero, en un restaurante de Madrid.
Un camarero, en un restaurante de Madrid.

"Si la inflación permaneciese más allá dañaría la demanda y no se cumplirían las previsiones de crecimiento", ha señalado Oliver, quien también llamó la atención sobre el cambio operado por la Fed estadounidense que, empieza a considerar que el repunte de los precios podría quedarse en la economía más tiempo.

Pese a ello, este economista mantiene el optimismo en cuanto a la cantidad y la calidad del nuevo empleo, aunque sitúa nueve de cada diez puestos en el sector servicios, con lo que prevé que el avance del tejido industrial no se traduzca demasiado en un mayor empleo, debido a la alta productividad del sector que requiere menos mano de obra.

Así, del millón de nuevos ocupados, 890.000 nuevos irán a parar al sector servicios. Estos se desglosan en: más de 400.000 en los privados personales (turismo, hostelería, ocio , etc.), lo que supondrá un 3,3% anual más; otros 220.000 en el resto de servicios privados (profesionales financieros y jurídicos, transporte y logística o comunicaciones), 2,8% anual; y otros 250.000 en los colectivos (servicios públicos), con una tasa anual del 2,7%.

En particular, Oliver ha destacado el aumento de 240.000 ocupados en la hostelería y de los cerca de 90.000 en el comercio, aunque su peso relativo en el total del empleo tienda a disminuir por el auge del comercio electrónico. Dicho todo esto, la tasa de terciarización de la economía española (porcentaje de ocupados que trabajan en el sector servicios) seguirá subiendo hasta llegar al 76% de todo el empleo en 2023.

Según el modelo de proyecciones usado por estos analistas, el grueso del nuevo empleo se concentrará en asalariados indefinidos, de jornadas de 40 y más horas y con empleos cualificados. Así, del millón de nuevos empleos, el grueso del aumento sería en asalariados indefinidos, que se incrementarían en más de 560.000; la mayoría (760.000) trabajarán con una jornada de 40 y más horas; y unos 650.000 nuevos puestos serán ocupados por trabajadores cualificados (660.000).

No obstante, el auge y recuperación de la contratación indefinida que prevé Oliver es más atribuible al tipo de nuevo empleo que se espera, de mayor cualificación, que a los efectos de la reforma laboral recién aprobada, cuyo impacto aún no ha introducido en sus proyecciones, según ha explicado hoy. Pese a ello, ha vaticinado que "no es pensable una reducción intensa de la temporalidad; si la reforma tiene éxito habrá una disminución tendencial de los empleos eventuales pero no nos acercaremos en los próximos años a la media europea del 11%", ha dicho.

Por una cuestión meramente demográfica, el empleo que se cree será mayoritariamente ocupado por aquellos entre 35 y 66 años (entre los que habrá 880.000 trabajadores más). También mejorarán los puestos que requieren de altos de formación, que serán aproximadamente la mitad de los de nueva creación (446.000).

Según todo esto, el cálculo de Oliver es que, dependiendo del número de activos que se incorporen al mercado en estos dos años, la tasa de paro debería descender desde el 15% actual a una cifra entre el 11% y el 13% en 2023.

Dicho todo esto, y siguiendo con el optimismo de estas proyecciones, este experto descartó que España vaya a atravesar los problemas de mano de obra que vive el mundo anglosajón por lo que se ha dominado "la gran renuncia", debido al gran número de trabajadores que prefiere vivir de los ahorros o de las ayudas públicas antes que buscar un empleo. "En España simplemente no se observa".

Normas
Entra en El País para participar