CEOE clama contra la reforma laboral y la armonización fiscal que pretende el Gobierno

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, acusa al Ejecutivo de que en sus propuestas hay "mucha ideología"

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, visiblemente emocionado durante la Asamblea General de la organización.
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, visiblemente emocionado durante la Asamblea General de la organización. EFE

Con Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, llorando y con los empresarios aplaudiéndole de pie. Así ha comenzado la Asamblea General de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales celebrada este miércoles. "He pasado unos días muy malos", ha reconocido el directivo en relación a la polémica suscitada por sus declaraciones sobre los indultos a los presos del "procés", en los que indicaba que si ayudaban a "normalizar la situación, bienvenidos sean". "Se ha utilizado una parte de la entrevista que además no es literal y da igual lo que haya dicho durante días. No vale absolutamente nada", ha comentado visiblemente emocionado.

Garamendi ha aprovechado la oportunidad de hablarle a los empresarios, entre los cuales habían caído muy mal sus palabras del otro día, para reafirmar que la organización que preside apoya "el Estado de Derecho y el imperio de la ley". "Queremos a nuestro país y esto significa apoyar expresamente a la monarquía parlamentaria como un modelo de país. Apoyamos la Constitución", ha asegurado categóricamente.

Esta defensa del orden constitucional del directivo llega tras los reproches a la medida de gracia aprobada el martes por el Gobierno, del vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, y de la patronal madrileña CEIM. “Los empresarios de Madrid no estamos dispuestos a que cuestiones que nos atañen a nosotros sean tratadas bilateralmente”, había dicho este martes Miguel Garrido, presidente de CEIM, criticando que el Gobierno ampare un diálogo con los secesionistas para que estos pidan más competencias para Cataluña e impuestos más altos para Madrid.

Tras la aclaración de Garamendi en torno a la polémica, el presidente de la CEOE, ha mostrado una posición dura frente al Gobierno en dos temas claves: fiscalidad y reforma laboral. "Yo la denomino contrarreforma laboral", ha dicho el empresario con ironía, quien en numerosas ocasiones ha defendido la reforma laboral del PP que quiere derogar el Ejecutivo. "Hoy por hoy, tenemos una posición frontal. No podemos aceptar el no modernizar el mercado laboral, sino constreñirlo. Hay mucha ideología en los papeles que nos llegan. Nos vamos a sentar a negociar, pero tal como están y cómo se plantea, no lo vemos", ha indicado Garamendi.

Las palabras del presidente de los empresarios chocan con las de la ministra de Economía y vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, quien este martes había advertido de la "urgencia" por llegar a acuerdos para conseguir un nuevo marco laboral. "Tenemos urgencia en que se adopten esas normas porque necesitamos dar seguridad jurídica a las empresas y a los trabajadores", había dicho la ministra. 

En relación a la política fiscal, Garamendi se ha mostrado en contra de una posible subida de impuestos. "Si alguien quiere armonizar que se armonice a la madrileña", ha comentado en relación a la armonización fiscal que algunos partidos piden realizar en España, para evitar que, por ejemplo, Madrid baje sus impuestos para atraer a las empresas y que se asienten en la región. A su vez, Garamendi, en defensa del modelo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha resaltado que la economía sumergida en España ronda el 24%, mientras que en Madrid se sitúa en el 13%. "Queremos que se pague, pero pensamos que no es la línea si lo que se pretende es subir los impuestos. Nos preocupa muchísimo este tema", ha remarcado el directivo.

Los sindicatos piden abordar ya la reforma laboral

Durante su participación en un acto organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, los secretarios generales de los sindicatos UGT y CC OO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han pedido abordar ya la reforma laboral. "Hace un año y cinco meses estábamos abriendo las mesas de negociación con el Gobierno y hoy estamos en una situación casi similar", ha indicado Álvarez en relación a los pocos avances que ha habido en esta materia.

"España tiene que acometer una reforma de mucha profundidad del mercado laboral, que ha de conllevar la derogación de la reforma del Gobierno de Mariano Rajoy", ha añadido Sordo en la misma línea. El líder de CC OO ha insistido en la necesidad de reforzar la negociación colectiva, en que el contrato indefinido pase a ser la norma en el país y en la importancia de pactar mecanismos de flexibilidad interna en las empresas, que funcionen como alternativa a los despidos.

Por otro lado, ambos líderes sindicales han mostrado su solidaridad con el presidente de la CEOE, por "el linchamiento indigno" al que se ha sometido a Garamendi por dar su opinión sobre los indultos. "Hay parte de la derecha que empieza a parecerse a la santa inquisición. Ya vale de que en este país no se pueda decir nada", ha dicho Sordo.

Normas
Entra en El País para participar