Tecnológicas estadounidenses

El poder de las ‘big tech’ sigue disparado por el Covid... ¿Podrán mantener el ritmo?

Los ingresos de Amazon, Apple, Google, Facebook y Microsoft sumaron 267.206 millones, un 44% más, entre enero y marzo, y sus beneficios 62.100 millones, más del doble. Hay nubarrones, pero también grandes oportunidades para sus negocios

El poder de las ‘big tech’ sigue disparado por el Covid... ¿Podrán mantener el ritmo? pulsa en la foto

El diccionario no tiene suficientes superlativos para describir lo que les está sucediendo a las cinco mayores empresas tecnológicas de EE UU, como decía el pasado viernes The New York Times. Apple, Amazon, Microsoft, Google y Facebook volvieron a pulverizar todas las previsiones de los analistas y dispararon de nuevo sus ingresos y beneficios en el primer trimestre del año. Los ingresos combinados de todas ellas subieron a 321.287 millones de dólares (267.206 millones de euros), un 44% más que en el mismo trimestre de 2020, y su beneficio conjunto más que dobló la cifra, hasta los 74.664 millones de dólares.

Las big tech estadounidenses pueden colgarse la medalla de grandes ganadoras de la llamada economía pandémica. Porque no es que crezcan sin más; es que se han vuelto aún más fuertes con el impacto del Covid-19. Y tiene su lógica, pues las limitaciones de movilidad han provocado que más gente recurra a las aplicaciones de Facebook y Google para mantenerse en contacto y entretenerse y que más empresas hayan acudido a estas compañías para encontrar, a través de la publicidad digital, clientes que estaban encerrados en sus casas.

También en la situación actual más personas han preferido comprar productos en Amazon que acudir a tiendas físicas. Y a muchas empresas y centros educativos no les ha quedado otra que adquirir ordenadores y móviles y contratar software y servicios en la nube para que sus empleados pudieran teletrabajar y sus alumnos seguir las clases online.

Amazon es un claro ejemplo de la fortaleza ganada por estas compañías con el Covid-19. El gigante del ecommerce registró entre enero y marzo un aumento del 44% en sus ingresos hasta 108.500 millones de dólares. Es el tercer trimestre de los últimos 12 meses en que sus ventas suben más del 40%, cuando en 2019 solo lo hacían en un 20%. Pero no solo eso: sus ingresos están creciendo mucho más rápido en 2021 de lo que lo hacían en 2009, cuando la compañía era una quinceava parte de su tamaño actual, según destaca el citado periódico neoyorquino.

Apple tampoco se queda atrás. La mayor empresa por capitalización bursátil (2,2 billones de dólares) se anotó en el trimestre (el segundo de su ejercicio fiscal) un beneficio de 23.600 millones de dólares, más del doble que hace un año, y su segunda mejor cifra trimestral. El gigante tecnológico registró ingresos de 89.600 millones, un 54% más, una tasa de crecimiento que no se veía desde hace nueve años. Las ventas de sus iPhone aumentaron al ritmo más rápido desde 2012 y las de sus ordenadores Mac se dispararon un 70% hasta los 9.100 millones, una cifra récord para la compañía.

Los ingresos por publicidad de Alphabet (matriz de Google) y Facebook volvieron a impresionar. Los de la red social, que suponen el 97% de su negocio, subieron un 46% hasta 25.439 millones de dólares, gracias a un alza del precio medio por anuncio del 30% y a un aumento del 12% en la cantidad de anuncios. Y los de Alphabet crecieron un 32%, hasta 44.680 millones, destacando las ventas por publicidad en Youtube, que alcanzaron los 6.000 millones de dólares, un 48,7% más.

Google, que en el primer trimestre del año superó a Microsoft en beneficio neto al elevar sus ganancias un 162% hasta los 17.930 millones de dólares, también impulsó su negocio de computación en la nube. Google Cloud logró ventas de 4.047 millones, un 45% más.

La nube también ha sido determinante para que Microsoft haya alcanzado entre enero y marzo (su tercer trimestre fiscal) un beneficio récord de 15.500 millones de dólares, un 44% más y haya elevado sus ingresos un 19% hasta 41,700 millones. Solo los de Azure subieron un 50%. Pero también su unidad de negocios de computación personal, que incluye Windows, Xbox, software y servicios relacionados con la consola, su familia de ordenadores Surface y las búsquedas de Bing, facturaron 13.000 millones, subió un 19%, gracias en parte al tirón de ventas de PC. Windows creció un 10%, Surface un 12%, y los servicios y contenidos ligados a la Xbox, un 34%.

La pregunta que salta ahora es si estas empresas podrán sostener estos crecimientos. Y La respuesta no es fácil. Facebook ya ha advertido que espera que sus ingresos tengan un crecimiento estable o moderado en el segundo trimestre, y que las tasas de crecimiento para el tercer y cuarto trimestre podrían disminuir significativamente. Citó el impacto negativo que para su negocio puede tener la nueva política de privacidad de Apple, que dificultará la orientación de los anuncios.

Igualmente Apple, que avanzó “un fuerte crecimiento de doble dígito” para el trimestre en curso, apuntó otro nubarrón en el horizonte: la escasez de algunos componentes a nivel global, como los semiconductores, que puede tener un impacto negativo de entre 3.000 y 4.000 millones en sus ingresos. Un problema, que afectaría sobre todo a la disponibilidad de Mac y iPad, y que también puede afectar a Microsoft y a su oferta de Surface y consolas Xbox Series X.

Los analistas prevén que la fortaleza del negocio de Apple siga al menos hasta final de año gracias a la aceleración de la demanda de iPhones con 5G, la expansión de sus márgenes brutos y una expansión y mejor monetización de sus servicios.

Tendencias y diversificación

Es posible que, a medida que la población esté vacunada y se vuelva a una cierta normalidad, los consumidores cambien sus prioridades de gasto, pero muchos analistas creen que Amazon, Apple, Microsoft, Google y Facebook también se beneficiarán enormemente de la recuperación económica posterior a la pandemia. Entre otras razones, porque hay tendencias que seguirán: la adopción de la nube será necesaria para innovar y las perspectivas de una fuerza laboral semi remota es más que previsible. Aunque hay quien atisba cierta desaceleración en áreas como el comercio electrónico o en ciertos segmentos de la publicidad digital, el auge de ambas actividades no cederá. Se espera que Google, por ejemplo, se beneficie de la publicidad minorista a medida que suban las búsquedas relacionadas con restaurantes, tiendas físicas o destinos de vacaciones. Y se estima que más del 80% de los comercios aún están fuera de internet, por lo que la oportunidad es enorme.

Es cierto que la competencia aumenta entre estas compañías (Amazon, Microsoft y Google, por ejemplo, en la nube, o Facebook, Google y Apple en el negocio publicitario) y también con terceros (Microsoft, sin ir más lejos, con Salesforce en el mercado del software de colaboración y CRM, y Amazon con Shopify en ecommerce), algo que puede pasarles factura en sus cuentas futuras. Pero si algo están haciendo bien las big tech es diversificar cada vez más sus fuentes de ingresos: Amazon ya facturó en el primer trimestre 6.900 millones de dólares en publicidad, un 77% más, y 175 millones de abonados a Prime (de un total de 200 millones) utilizan su plataforma de vídeo; Facebook, Microsoft y Apple apuestan fuerte por la realidad virtual y aumentada, y ahora por las plataformas de audio, y Google y la red social empiezan a tejer sus mimbres para ser jugadores relevantes en el comercio electrónico. También Microsoft pelea por parte del pastel publicitario con LinkedIn y con la compra de Nuance pone foco en el sector sanitario y apuesta por la voz como interfaz de futuro.

Mucho efectivo, temor a invertirlo e impuestos

Hay un desafío que amenaza el futuro de las cinco big tech estadounidenses: un entorno regulatorio cada vez más estricto. Todas ellas (salvo Microsoft) tienen investigaciones abiertas por presuntas prácticas contra la competencia en EE UU y Europa (el último caso, el pliego de cargos emitido este viernes por la UE contra Apple por abuso de posición dominante en la distribución de apps de streaming de música), lo que podría acabar afectando a sus modelos de negocio y llevarlas a no gastar su dinero en grandes adquisiciones que les permitiera seguir creciendo con fuerza por temor a que se los bloqueen las autoridades de competencia. Y ello a pesar de que Apple, Google, Amazon, Facebook y Microsoft cerraron el primer trimestre de este año con más de 450.000 millones de dólares en efectivo.

Otro punto caliente que podría terminar impactando negativamente en la rentabilidad de estas compañías tiene que ver con los cambios en la política fiscal. Todo apunta a que la Administración de Joe Biden quiere aumentar los impuestos que pagan estas empresas en EE UU y ha lanzado una propuesta para impulsar un impuesto mínimo de sociedades para empresas a nivel mundial.

Normas
Entra en El País para participar