Contenidos

La UE acusa a Apple de “abuso de posición dominante” en la distribución de música en ‘streaming’

La compañía, que habría infringido la normativa comunitaria en materia de competencia en su tienda App Store, se enfrenta a una multa de hasta el 10% de su facturación global

Los reguladores antimonopolio de la UE han acusado hoy a Apple de abusar de su posición de dominio en la distribución de aplicaciones de descarga de música a través de su App Store al imponer comisiones abusivas a plataformas musicales como Spotify. Se trata de la primera acusación por prácticas monopolísticas de la UE contra el gigante tecnológico estadounidense. Ahora, con la presentación del pliego de cargos, se abre un largo proceso que podría acabar en una multa de hasta el 10% de los ingresos globales de la compañía (hasta 27.000 millones de dólares) y cambios en su lucrativo modelo de negocio, si finalmente es considerada culpable.

"Las reglas de Apple distorsionan la competencia en el mercado de la música online", ha asegurado la vicepresidenta de la Comisión responsable de Competencia, Margrethe Vestager. "Nuestra conclusión preliminar es que Apple infringe la normativa comunitaria en materia de competencia. Apple Music compite con otros servicios de streaming de música pero Apple cobra comisiones elevadas a sus competidores en su tienda online y les impide informar de otras alternativas de suscripción", ha añadido. El gigante tecnológico se queda con una comisión del 30% por cada suscripción hecha a través de su tienda de aplicaciones.

Vestager, que ha acusado de "monopolio" a la compañía de la manzana y de actuar como "guardián" del acceso a las aplicaciones, ha resaltado que "son los consumidores los que salen perdiendo" por estas prácticas irregulares, pues la mayoría de proveedores repercute esta comisión en la tarifa aplicada a los usuarios finales, "lo que aumenta los precios con respecto a los servicios propios de Apple".

Según la comisaria, el gigante tecnológico aprovecha su dominio para controlar todo el ecosistema de aplicaciones al que pueden acceder los usuarios de sus iPhone y iPad. Vestager ha remarcado que la tienda de Apple “es la única puerta de entrada” a los consumidores que usan los dispositivos móviles de Apple” y, por ello, a Spotify o a Deezer (otra plataforma de música) “solo les queda o pagar a Apple una comisión del 30% de sus suscripciones y elevar sus tarifas o cancelar el acceso a sus servicios de pago a través de la App Store”.

La acusación de la Comisión, que ha sido rechazada por Apple, llega después de que Bruselas abriera el pasado verano una investigación formal a Apple por posibles prácticas contrarias a la libre competencia en su tienda de aplicaciones App Store y su plataforma de pagos Apple Pay. El objetivo de dicha investigación era, entre otras, averiguar si Apple violaba las reglas de la competencia al obligar a las empresas que ofrecen sus aplicaciones a través de la App Store a usar su sistema de compras de aplicaciones para la distribución de contenido digital de pago con el objetivo de favorecer sus propios servicios digitales.

La Comisión ya señaló en junio que había indicios de que esa comisión del 30% distorsionaba el mercado, especialmente el de la música y los libros digitales, dos áreas donde Apple compite con sus propios servicios.

El Ejecutivo comunitario también había estado examinado las restricciones que impone Apple a las compañías para informar a los usuarios de sus aplicaciones en iPhone y iPad de que existen alternativas para adquirir este contenido digital, por ejemplo, en sus webs, que normalmente son más baratas. Y hoy Vestager ha resaltado cómo la multinacional impide a las plataformas rivales relacionarse con los clientes que compran sus descargas de App Store. "Apple se convierte en el intermediario de todas las transacciones y se hace cargo de la relación de facturación (...) Ni siquiera pueden conocer a sus clientes o saber, llegado el caso, por qué han cancelado su suscripción", ha criticado.

El caso contra Apple en la UE arrancó en 2019 cuando la compañía sueca Spotify presentó una queja a la Comisión Europea, acusando a Apple de restringir injustamente a sus rivales a favor de su propio servicio de streaming de música, Apple Music. Spotify también se quejó de la tasa del 30% que se cobra a los desarrolladores de aplicaciones para utilizar el sistema de compras dentro de la aplicación de Apple (IAP, por sus siglas en inglés).

Spotify ha aplaudido la decisión de la Comisión Europea. Según la plataforma sueca, la acusación formal de Bruselas, "es un paso crucial para hacer responsable a Apple por su conducta anticompetitiva, garantizando una verdadera elección a los consumidores y la posibilidad de competir en igualdad de condiciones para los desarrolladores de aplicaciones", entre los que también está también Soundcloud.

Mientras, Apple sigue defendiendo que su App Store ha ayudado a su rival a beneficiarse de cientos de millones de descargas de aplicaciones. "Se ha convertido en el mayor servicio de streaming de música de Europa y estamos orgullosos del papel que hemos desempeñado en eso", dijo en una declaración anterior Apple. La compañía aseguró cuando Bruselas le abrió el expediente que su único objetivo con la App Store era ofrecer a los usuarios de iPhone y iPad un lugar seguro y de confianza para descargarse aplicaciones.

Spotify cuenta actualmente con unos 356 millones de usuarios activos en su plataforma de música, de los que 158 millones son suscriptores de pago. Por su parte, se estima que Apple Music, que se lanzó en 2015, tiene más de 70 millones de suscriptores, según informa Reuters. Ambas empresas empiezan a competir ahora fuerte también en el mercado de los pódcast.

El pasado noviembre la compañía de Cupertino redujo del 30% al 15% la comisión de su App Store, pero solo aplican el recorte a las empresas que facturen menos de un millón de dólares al año en su tienda digital, lo que dejaba fuera a los grandes desarrolladores. Según dijo Apple entonces, la mayoría de las 1,8 millones de aplicaciones que tenía en ese momento la App Store cumplía con ese requisito.

La acusación de la UE a Apple llega en un momento complicado, desde el punto de vista regulatorio para el fabricante del iPhone, pues la próxima semana se celebrará el juicio antimonopolio que enfrenta en EE UU a la compañía con Epic Games, el creador del famoso videojuego Fortnite, que también acusó a la empresa de Tim Cook de abusar de su posición de dominio a través de la App Store. Epic Games también llevó su denuncia ante la UE por la misma razón.

Además, el mes pasado, la Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido abrió una investigación a Apple tras recibir quejas de los desarrolladores de apps por las condiciones impuestas por la compañía de Cupertino en su tienda de aplicaciones. Y esta semana, Rusia ha multado a Apple con 12 millones de dólares por cometer abusos en el mercado de aplicaciones móviles a través de su App Store. Moscú ha emitido una normativa por la que la compañía no podría rechazar aplicaciones de terceros en su tienda de aplicaciones. Dicha medida se produjo tras una queja de la compañía de ciberseguridad Kaspersky Lab, que se había quejado que Apple había rechazado una nueva versión de su aplicación Safe Kids. Apple dijo que apelaría la decisión.

La Comisión Europea mantiene abiertas otras investigaciones a Apple. Una por las condiciones que impone en la distribución de libros electrónicos y audiolibros, después de que en 2020 Kobo, la filial de libros electrónicos del gigante japonés Rakuten, denunciara a la compañía ante la UE por abusar de su posición de dominio, y otra por la aplicación de pago de la compañía (Apple Pay).

Otras investigaciones y sanciones en la UE a grandes tecnológicas

Apple no es la única compañía tecnológica que ha sido acusada por la UE de prácticas contra la competencia. Algunas, incluso han sido multadas tras concluir todo el proceso de investigación.

Una de estas es Google, quien ha sido sancionada con una multa total de 8.250 millones de euros. La última, en marzo de 2019, fue de 1.490 millones por abusar de su dominio en el mercado publicitario. Antes, en junio de 2017, recibió otra de 2.420 millones por favorecer a su servicio de comparación de precios, Google Shopping. La más alta se le impuso en julio de 2018, de 4.343 millones, por las restricciones que aplicaba a los fabricantes de móviles y tabletas con Android para favorecer sus propios servicios. La compañía aún tiene investigaciones abiertas en la UE por su servicio de búsquedas.

Otras empresas que ya han sido multadas son Intel (en 2009, con 1.060 millones) por ofrecer acuerdos económicos a los fabricantes de PC que impedían ganar mercado a su rival AMD; Qualcomm, que recibió dos sanciones, una por 242 millones por vender por debajo del coste chips 3G y, otra por 997 millones, por abuso de posición dominante en el mercado de los chips de módem, y Microsoft, quien tras una década de batalla con las autoridades europeos, fue sancionada a pagar 2.160 millones por abuso de posición dominante con su sistema operativo y su navegador Internet Explorer.

Bruselas también ha acusado a Amazon de haber infringido las normas antimonopolio comunitarias al usar “sistemáticamente” en su beneficio los datos privados de los vendedores independientes que comercializan sus productos a través la plataforma. Además, la Comisión Europea ha abierto otra investigación a la compañía en noviembre de 2020 por prácticas comerciales vinculadas a su programa premium que podrían constituir un abuso de su posición dominante en el mercado.

Normas
Entra en El País para participar