El vaivén regulatorio aúpa el renting de particulares

El 60% de los coches matriculados por esta fórmula ha sido para uso privado

El vaivén regulatorio aúpa el renting de particulares

Por fin alguien de peso como Pere Navarro, director general de la DGT (Dirección General de Tráfico), ha hablado claro al reconocer que ha sido un error entregarse al coche eléctrico cuando aún es muy caro y no hay puntos de recarga suficientes en España para que despegue.

La parte positiva es que el reconocimiento del problema podría ayudar a definir una línea de trabajo clara y global sobre cuál debe ser el modelo de movilidad que necesita España. Algo que llevan reclamando hace tiempo los fabricantes de coches (Anfac), concesionarios (Faconauto) o las empresas de recambios y compraventa (Ganvam), que han apostado desde el principio por la convivencia de las tecnologías y una etapa de transición.

El canal digital aporta el 15% del crecimiento del negocio durante este año

La cara B es que estas afirmaciones añaden aún más inseguridad, sobre todo a particulares y autónomos, que tienen menores recursos para el capítulo del transporte, respecto a qué tecnología elegir para su vehículo (diésel, gasolina, eléctrico, gas natural, etc.), dadas las restricciones al tráfico habidas y por haber.

Precisamente, la inseguridad tecnológica es una de las razones del impulso del renting. Según la AER (Asociación Española de Renting), ya supone más del 20% de las matriculaciones en España con un crecimiento (el mayor hasta ahora) de casi el 10% en el último año, mientras que el mercado general baja un 6,21%.

Se ha democratizado este servicio, ahora es muy accesible porque se vende a través de muchos canales: bancos, fabricantes o concesionarios y Amazon

Agustín García, presidente de la AER

“Estamos resolviendo incertidumbres con unos precios razonables”, dice Agustín García, presidente de la AER, quien asegura que “ya se ha desmontado el mito de que este servicio es solo para las grandes empresas”. Prueba de ello es que casi el 60% de los vehículos que se han sumado al parque (91.186) este año ha entrado de la mano de particulares y autónomos.

A su juicio, “se ha democratizado este servicio, ahora muy accesible porque se vende a través de muchos canales”: sucursales bancarias, fabricantes o concesionarios, así como plataformas digitales como Amazon, que ha llegado a un acuerdo recientemente con ALD Automotive, Coches.com, etc.

El canal digital, al que también se han tirado en plancha las propias compañías de renting, ha sido el responsable de hasta el 15% de la subida de las ventas de renting en el último año, según García.

Flexibilidad

“La adaptación de los servicios ha sido también clave”, dice Carlos Cabada, director financiero de Northgate Renting Flexible. “Antes era difícil alquilar por menos de cuatro años y hoy el renting flexible permite, sin penalización, devolver el coche cuando el cliente quiera cambiarlo por un híbrido, de gas, eléctrico, etc.”, explica.

Además, “las nuevas generaciones, con bajos sueldos y mayor conciencia medioambiental, se inclinan mucho por este tipo de movilidad por suscripción sin ningún tipo de compromiso”: Car2Go, Amovens, Cabify, etc., y ahora también por el alquiler flexible. Hasta las compañías de rent a car se están adaptando al nuevo escenario y a los nuevos clientes, alquilando ya a 18 meses, “lo que no deja de ser un renting más”, aclara García. 

Rocío Carrascosa, consejera delegada de Alphabet España, resalta que también “la estacionalidad actual en el trabajo de muchos autónomos, microempresas y la incertidumbre de los particulares ha provocado la preferencia por este servicio, que no entraña ningún tipo de compromiso”.

Pero, además, los vaivenes de los protocolos anticontaminación, las restricciones de tráfico en el centro de las ciudades (se llame como se llame) y los impuestos anunciados para los coches contaminantes, como en Barcelona también han sido determinantes para el anfianzamiento de esta fórmula en España.

Las claves

El vaivén regulatorio aúpa el renting de particulares

Corto plazo. Según Agustín García (AER), unos 100.000 vehículos tienen un renting flexible, que no obliga a alquilar largos periodos (a partir de tres años). Es más caro, pero si el cliente opta por un coche de segunda mano se abarata la cuota mensual considerablemente.

Compra. Este año el sector comprará unos 300.000 vehículos fabricados en 2019, el 40% de los cuales estarán conectados. Mientras que los particulares compran un vehículo, el renting adquiere tres, destaca García, lo que también beneficia al fabricante, ya que el renting renueva las flotas cada cuatro años.

Autónomos. Particulares, autónomos y pymes con flotas de entre uno y cuatro vehículos son los que se han rendido a este servicio. Este segmento ha registrado más del 70% de crecimiento.

Canal digital. Actualmente es muy accesible contratar este servicio telemáticamente. La mayoría de las compañías lo facilitan en su página web, pero también han empezado a ofrecerlo a través de las grandes plataformas de distribución.

Aunque todavía está por ver si el eléctrico se convierte definitivamente en la tecnología más extendida en los próximos años, la mayoría de las compañías de renting se han ido rearmando en este capítulo de acuerdo con la nueva demanda de los ciudadanos.

En Alphabet llevan desde 2013 apostando por el vehículo eléctrico, “cuando todavía era una incertidumbre”, cuenta Carrascosa. Esta empresa permite a los clientes acceder a la solución eléctrica de forma gradual y, si no quedan convencidos, devolverlo antes de tres meses.

Pero también cuenta con híbridos y vehículos de GLP (gas natural) para “los clientes que deciden dar el salto a la sostenibilidad y eficiencia, pero prefieren estas nuevas energías alternativas”. Estas soluciones han permitido a la compañía aumentar un 20% las matriculaciones de coches con etiqueta cero y triplicar la de híbridos no enchufables respecto a 2018, aunque según Carrascosa, “no existe una solución universal para todos los escenarios”.

Se trata de ofrecer “alternativas para unos desplazamientos cada vez más inteligentes, sostenibles y eficientes, donde el carsharing, la flexibilidad para contratar, así como las apps juegan un papel clave, porque los usuarios demandan cada vez más inmediatez y accesibilidad.

Fabricantes de coches

Las marcas también se han entregado al renting. En el grupo PSA confirman que, además de ser “un mercado en pleno crecimiento, aportando el 37% de las ventas B2B (negocio a negocio), uno de los pilares de su plan estratégico es convertirse en una marca de servicios de movilidad”.
Esta entidad, que principalmente vende diésel porque sus clientes son empresas y autónomos, prevé incrementar su flota de eléctricos e híbridos el próximo año, dentro de su plan de electrificación.

SUV y vehículos comerciales tipo Peugeot 3008, C5 Aircros y Opel Grandland son los que más vende, pero también ha crecido mucho la marca DS, dicen en el grupo, que vende cada vez más coches conectados bajo una tarifa plana que incluye seguro, mantenimiento, etc.

“Las personas ya no saben qué tipo de coches serán los permitidos en un futuro próximo”, destaca Antonio Cruz, subdirector general de ALD Automotive, que considera este un problema a la hora de comprar un vehículo y “de ahí el éxito entre los autónomos y particulares”. Algo que no ocurre en el renting porque los vehículos “están a la vanguardia tecnológica, son menos contaminantes y no se ven afectados por las restricciones”. De hecho, esta compañía, que a finales de 2018 gestionaba casi 110.000 vehículos, ha incrementado la flota en un 11,9% en el último año y tiene una cuota de mercado del 17,2%.

Las personas ya no saben qué tipo de coches serán los permitidos en un futuro próximo

Antonio Cruz, subdirector general de ALD Automotive

En ALD Automotive también han hecho un esfuerzo para sacar adelante la transición de su flota de vehículos de la energía de combustión a la eléctrica, reduciendo un 5% los propulsados por diésel y gasolina. Aunque admiten que el gasóleo sigue siendo el más demandado, la flota eléctrica ha crecido un 62,7% y la de los impulsados por gas, un 103,6%.

Además de invertir en plataformas ­digitales para la comercialización, que a finales de año representará un 25% de sus ventas (incluyendo la distribución en ­Amazon), ALD Automotive tiene el ojo puesto en el coche autónomo y conectado, “que es el futuro de la movilidad”, puntualiza Cruz. 

Conexión 5G

“Es clave la llegada de la conexión 5G a 15 ciudades españolas porque es el punto de entrada a la conducción predictiva y autónoma, que permitirá al coche recibir información antes de que el piloto se percate, reduciendo a cinco milisegundos el tiempo de reacción”, señala Cruz, de ALD.

Pero de momento, para Cabada, de Northgate, “lo que la gente busca hoy es poder entrar en las ciudades para trabajar o ir al cine y, de momento, el coche más eficiente sigue siendo el diésel, máxime para su negocio, donde el 70% de la flota es industrial.

En esta compañía, que también ha aumentado su flota alquilada casi un 11% en el último año, dicen que en este impás “es una buena opción la tecnología PHEV [gasolina más eléctrico], que cubre todos los escenarios para la ciudad y el largo recorrido”, añade Cabada.

Ramón Calvo Criado: “Las grandes compañías nos dejan muy poca rentabilidad”

Ramón Calvo Criado, director General de Alquiber.
Ramón Calvo Criado, director General de Alquiber.

Con 35 años de experiencia en el sector del renting, Calvo conoce casi todas las áreas de este servicio: mecánico y responsable de delegación en Fualsa; director de flota y VO, de operaciones, responsable de talleres, de logística y del call center en Nortghate. Este técnico especialista en automoción ocupa desde 2016 la dirección general de Alquiber, empresa española que tiene 17 delegaciones en España.

¿Es bueno que ahora el renting se venda en bancos, marcas y en Amazon?

Lo vemos como una oportunidad porque esto nos obliga a estar en mejora continua, ya que somos especialistas en renting flexible, que es diferente al renting fijo, más ligado a los bancos.

¿Se abaratarán los precios con tanta oferta?

Hay una guerra de precios por los nuevos competidores que nos obliga a salir de bastantes operaciones no rentables porque no queremos conseguir solo volumen. Los precios están más bajos cada día y nos cuesta creer que se puedan mantener los valores residuales que se están poniendo a dos o tres años. Cuando hablamos de renting fijo y flexible hablamos de diferencias en tarifas de hasta un 20% sin contar penalizaciones.

¿Qué motores son los más solicitados?

Seguimos teniendo mucha demanda de diésel y de energías alternativas en Madrid y Barcelona. Apostamos por los híbridos, ya que creemos que el GNC no triunfa porque no se abren gasineras y no pensamos que el GLP sea una alternativa para el futuro. Mantenemos eléctricos en flota, pero no hay una gran demanda de este renting.

¿Cuáles son los segmentos de clientes donde más crece la empresa?

Los últimos años llevamos un crecimiento continuo por encima del 25%. Donde más crecemos es en pymes y autónomos, ya que las grandes compañías nos dejan muy poca rentabilidad.

Normas