Las empresas de renting apuntan a los particulares para avanzar en cuota

Esta modalidad se multiplicó por seis en tres años entre las personas físicas

renting AELR
Javier León, presidente del consejo de renting en la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR).

El número de coches de renting entre particulares y autónomos se ha multiplicado por seis en los últimos tres años, según datos de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR). Javier León, presidente del consejo de renting en AELR, explica a CincoDías que las personas físicas pasaron de representar aproximadamente un 2% de este negocio a suponer alrededor de un 10% y que esta parte del mercado será por donde venga “el gran crecimiento” para las compañías de renting.

La clave, señala León, es apostar por la flexibilidad. “Yo auguro un futuro en el que el cliente pedirá un coche pequeño para moverse entre semana por la ciudad. Pero, a su vez, en la misma cuota, exigirá que le incluyan un vehículo más grande para otros usos, que pueda tenerlo a su disposición durante unas determinadas semanas al año. Eso se lo tendremos que ofrecer”, asegura León, que también es director general de Sabadell Renting. Esta entidad, explica, prevé cerrar el año vendiendo 3.000 automóviles de renting a particulares, lo que supone un crecimiento del 25% respecto a 2018. “Pero otros bancos como CaixaBank son capaces de vender hasta 10.000 coches”, indica León.

“Los conceptos de pago por uso cada vez van a ir a más. El cliente está escogiendo modalidades de renting donde al final lo tiene todo incluido en una cuota, lo que le resulta más fácil. Por ello, las entidades bancarias están apostando por este tipo de ofertas. Y hay una parte de los fabricantes que también están haciendo lo mismo. Volkswagen, por ejemplo, es una de las más activas”, explica. El directivo señala que producto de esta flexibilidad, dentro de unos años “las compañías, en vez de dar un coche de empresa, darán dinero a sus trabajadores para que gasten en movilidad”.

El diésel, todavía clave

El directivo asegura que muchos clientes desean seguir comprando coches de diésel, pero que la “incertidumbre actual” empuja a muchos a decantarse por una opción de renting. “El Gobierno un día dice una cosa y otro día otra. El cliente tiene incertidumbre, porque no sabe si en unos años podrá entrar con su coche en el centro de la ciudad o sobre si perderá mucho valor. Por eso, decide apostar por el renting”, explica León.

En los siete primeros meses de este año, más de la mitad de las ventas del renting fueron vehículos de diésel, con más de 100.000 unidades, según datos de AER (Asociación Española de Renting). Esta modalidad ya supone una de cada cinco matriculaciones en el mercado de coches nuevos.

A su vez, León destaca el papel que juega el sector en la movilidad eléctrica. “Una de cada tres matriculaciones de vehículos eléctricos son de renting”, asegura. A pesar de ello, dentro del mercado del alquiler a largo plazo, el coche eléctrico solo representó el 1% de las matriculaciones, según AER.

El leasing, una opción que sube

El arrendamiento financiero con opción a compra de bienes muebles e inmuebles creció un 15% en el primer semestre del año, hasta los 4.660 millones de euros, según datos de AELR. Las operaciones de leasing en el sector de la automoción supusieron 1.358 millones. “Es una opción atractiva para clientes que van a hacer muchos kilómetros”, indica León. Además, señala que es un método de financiación que tiene mucho peso en sectores como el aeronáutico. “Muchas veces la financiación de aeronaves se hace bajo un contrato de leasing operativo que no tiene servicios incluidos. Es un contrato de arrendamiento que no está sujeto a la supervisión bancaria, lo que lo hace mucho más flexible”.

Normas