Hostelería

Los sindicatos exigen subidas salariales del 16% en hostelería para renovar los convenios

El aumento de los salarios bloquea la negociación de la mitad de los convenios

Amenazan con huelgas en Málaga en temporada alta

convenios hostelería pulsa en la foto

El aumento de los salarios ha bloqueado la negociación colectiva en la hostelería. En la actualidad, las relaciones laborales del sector se estructuran en 51 convenios, que afectan a 1,2 millones de personas, de los que al menos 24 no se han renovado, bien porque se están negociando o por falta de acuerdo entre patronal y sindicatos.

Dicho de otra forma, más de medio millón de trabajadores de la hostelería, el 42% del total, no han visto revisadas sus subidas salariales y no se han visto beneficiados por la recuperación económica. Y eso ha generado una profunda indignación entre los sindicatos, que prometen un verano caliente para tratar de arañar las subidas que no han conseguido en el período de negociación.

Baleares es la responsable del alejamiento entre patronal y sindicatos. En esa autonomía se firmó el pasado verano un pacto de aumentos salariales a cuatro años (2018-2021) sin precedentes. Los sueldos subirán un 5% en 2018, otro 5% en 2019, un 3,5% en 2020 y otro 3,5% en 2021. Un incremento del 17% en cuatro años que sirve de guía para iniciar sus negociaciones.

Y el ejemplo más relevante se ha producido en Málaga, en el que el convenio que afecta a más de 66.000 trabajadores, que venció el 31 de diciembre de 2017, sigue sin renovarse por la fuerte disputa entre empresarios y sindicatos. Esta ha desembocado en manifestaciones y concentraciones y en la amenaza de una huelga en plena temporada alta.

Los empresarios ofrecieron una subida del 8% en cuatro años, algo considerado insuficiente por los trabajadores (piden un 16%), que propusieron como condición para aceptarla que esos incrementos se trasladaran en el mismo porcentaje a los empleados de las empresas externas. Una propuesta inasumible para la patronal Aehcos, que acusó a los sindicatos de estar fuera de la realidad del mercado.

“Se ha ofrecido una subida salarial a cambio de aceptar medidas de flexibilidad. No queremos reducir el descanso semanal, sino flexibilizarlo. Tampoco queremos imponer una jornada de 14 días seguidos. Solo se ha propuesto que se puedan acumular descansos en momentos de real necesidad. Estos dos puntos responden a una nueva realidad de mercado, los altibajos en la ocupación, a la que el sector se tiene que adaptar”.

Los sindicatos confían en que la amenaza de huelga en Málaga tenga el mismo efecto desatascador que lo tuvo en Guipuzcoa. En esa provicia se convocaron cuatro días de huelga a finales de mayo, coincidiendo con la reunión del Comité Ejecutivo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), algo que finalmente no sucedió puesto que se alcanzó un acuerdo a mediados de mes. El pacto fijaba una subida salarial del IPC más 2,5 puntos al año para tres ejercicios, lejos de las pretensiones de las organizaciones sindicales, que sí arrancaron a cambio otras concesiones ligadas a los trabajadores externalizados. Estos pasan a estar regulados por el convenio de sector, con derecho a subrogación.

Detrás de Málaga pueden ir otros territorios importantes, en el que las reivindicaciones y la falta de acuerdo son similares. En Andalucía, hay otras tres provincias (Almeria, Córdoba y Huelva) con el convenio decaído que aglutinan a 40.000 empleados. Otra región sin acuerdo es la Comunidad Valenciana. La única provincia con las condiciones actualizadas es Alicante, con 60.363 trabajadores. El convenio en Valencia acabó a finales de 2011 (hace casi siete años) y no se ha renovado, lo que ha impedido la mejora de las condiciones para 53.480 trabajadores, mientras que en Castellón, hay 15.893 trabajadores sin nuevo convenio desde finales de 2013.

El caso más flagrante, sin embargo, es el del convenio de Madrid, que afecta a 154.627 trabajadores y que está paralizado desde 2013.Del resto de grandes autonomías turísticas, Baleares y Canarias han renovado sus convenios y Barcelona lo ha extendido hasta 2019.

La hoja de ruta de los sindicatos

Huelga. Gonzalo Fuentes, responsable de Hostelería de CC OO, remarca que mañana es la última oportunidad de que patronal y sindicatos alcancen un acuerdo para renovar el convenio de hostelería en Málaga. “Si no lo hay se pactará un calendario de huelgas en julio, agosto y septiembre. Es hora de que los beneficios se repartan con los trabajadores”, subraya.

Externalización. Fuentes es muy crítico con la externalización y considera que uno de los grandes problemas que ha traído la prevalencia del convenio de empresa sobre el del sector, en vigor desde 2011, es la irrupción de empresas multiservicios con salarios muy inferiores. “Una camarera de piso externalizada por una empresa multiservicios en Málaga gana un 51,2% menos que otra contratada por un hotel”, subraya.

Derechos. El responsable de Hostelería de CC OO recuerda que los dos días de descanso se lograron introducir en los convenios en Málaga en 1982 y que no es de recibo que 26 años después los empresarios quieran hacerlos desaparecer. “Hay que llamar a las cosas por su nombre. Los empresarios lo llaman flexibilidad y nosotros lo denominamos semiesclavitud. No vamos a renunciar a los derechos que tanto trabajo nos costaron conseguir hace cuarenta años. Los días de descanso son una línea roja que no estamos dispuestos a traspasar”, remarca.

Contratos. La temporalidad y el tiempo parcial son la norma en el sector de hostelería. El balance de 2017 confeccionado por CC OO muestra que de los 4,21 millones contratos firmados en el sector de la hostelería durante el año 2017, tan solo 127.937 los fueron de carácter indefinido (3,03%). A su vez, de los 4,088 millones de contratos temporales, el 45,2% fueron suscritos por menos de una semana, alcanzando hasta el 48% los que no superaron las dos semanas.

Normas