Los sindicatos presionan para llevar el alza del 17% de los salarios de hostelería en Baleares a toda España

Los empresarios de Madrid y Cataluña no quieren subir más del 2%

Medio millón de empleados, pendientes de renovar sus convenios

Hostelería Ampliar foto

Patronal y sindicatos de hostelería en Baleares firmaron en septiembre un pacto histórico que recoge una subida de salarios del 17% para los próximos cuatro años. Un acuerdo, del que se desmarcaron los empresarios del sector del ocio nocturno, que fija una subida salarial anual del 5% para 2018 y 2019 y de un 3,5% para 2020 y 2021.

Ese pacto ha tensado la negociación colectiva en aquellas comunidades en las que los trabajadores no tienen convenio bien porque ha decaído o porque se está negociando en la actualidad. Los últimos datos de la Federación de Servicios de CC OO reflejan que en la actualidad hay 1,04 millones de personas trabajando en la hostelería, de los que 567.754, un 54,4% del total, están con el convenio caducado o en plena negociación. El grueso de esos trabajadores se concentra en cinco autonomías (Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía, Galicia y País Vasco), en las que hay 536.810 empleados sin convenio en vigor y en donde las posturas entre sindicatos y patronales están muy distantes, especialmente en Cataluña y Madrid.

Las patronales defienden subidas de salarios, pero muy alejadas de las que se han firmado en Baleares. De hecho, los convenios provinciales que se han firmado para este año no reflejan incrementos superiores al 2% anual. Ese es el límite fijado por los empresarios, que consideran que el pacto en Baleares pone en peligro la competitividad de las firmas y rebaja sus niveles de rentabilidad, mientras que los sindicatos defienden un acuerdo similar al de Baleares para reducir la brecha de salarios de la hostelería con el resto de actividades. En cualquier caso, el punto de partida son alzas anuales del 3%.

Los datos de la encuesta del INE, que recogen la evolución de las retribuciones entre 2004 y 2015, muestran esa divergencia. En 2004, el salario medio en la hostelería era de 13.117 euros brutos al año; once años después se sitúa en 13.977 euros. Un aumento del 6,5% en ese período o del 0,6% anualizado. Un ritmo sensiblemente inferior al de la media nacional, que creció un 26% en once años o un 2,3% anual. Una divergencia en el ritmo de crecimiento que ha llevado a que la diferencia de los salarios que se perciben en la hostelería y en el resto de actividades creciera hasta casi duplicarse, pasando de 5.192 euros en 2004 a 9.129 en 2015.

CC OO y UGT solo negociaran si se parte de un mínimo del 3% y se limitan las externalizaciones

Los sindicatos quieren utilizar el acuerdo de Baleares como guía para que los sueldos recuperen el poder adquisitivo perdido durante la crisis y se alineen con el crecimiento de los ingresos de los hoteleros, especialmente apreciable en los dos últimos años. Es el caso de Sevilla, con cerca de 33.000 trabajadores, donde reclaman un incremento del 3% este año y el que viene y otro del 4% para 2019. Pero el desacuerdo no solo se centra en los salarios. Poner límites a la externalización es otro de los caballos de batalla de los sindicatos. Muchas empresas han externalizado servicios y las empresas adjudicatarias han aprovechado para descolgarse al convenio de empresa, con peores condiciones y salarios que los territoriales. La propuesta de los sindicatos pasa porque en los nuevos convenios, los trabajadores subcontratados tengan las mismas condicionales laborales y salariales que los contratados y que siempre prevalezca el convenio sectorial sobre el de empresa.

Beneficios y salarios

Rentabilidad. Los hoteles españoles cobraron en agosto de 2008 una media de 81,89 euros por habitación contratada. Nueve años después, la tarifa media diaria cobrada se ha disparado hasta los 105,6 euros, lo que supone un alza del 29% en el citado período. El incremento se ha concentrado en los tres últimos ejercicios.

Retribuciones. La brecha entre el salario medio en España y el de la hostelería se ha abierto en la crisis. En 2008 era de 7.925 euros brutos al año y en 2015 (último dato disponible) la diferencia se ha abierto a 9.129 euros.

Normas