Las ponencias de expertos necesitan del ojo femenino

Un grupo de académicos y economistas llama a no participar en congresos que no incluyan a mujeres

La necesidad de paridad está calando en todos los ámbitos, también en las empresas

Igualdad No Sin Mujeres
GETTY IMAGES

Alcanzar la igualdad real y efectiva no puede ser solo cosa de mujeres, sino del conjunto de la sociedad. Por eso para lograrla hace falta que también los hombres aporten su grano de arena. Eso defiende un grupo de importantes académicos y economistas varones, que este miércoles lanzó la iniciativa No Sin Mujeres para presionar y exigir que haya más presencia de mujeres en los congresos, conferencias, jornadas y mesas redondas. Los firmantes, que en dos días han pasado de 56 a más de 400, se comprometen a no participar en aquellos eventos con dos o más ponentes donde no haya por lo menos una mujer en calidad de experta. A la lista se han unido académicos de un gran número de universidades públicas y privadas, investigadores del Real Instituto Elcano, o economistas del Banco de España, entre muchos otros. Las expertas consultadas valoran positivamente el fondo de la iniciativa y creen que servirá para concienciar, no ya sólo en la academia sino también en la empresa, de la necesidad de no excluir al 50% del talento.

“Antes ni nos dábamos cuenta. Íbamos a foros donde todos los participantes eran hombres y ni nos chocaba, ahora eso está cambiando”, señala la presidenta de International Business Women (IBW), María Jesús Alonso. Por eso ve con buenos ojos la iniciativa, ya que cree que servirá para que los organizadores por lo menos se lo planteen a la hora de conformar un panel de expertos. Porque, como reconoce Carmen Beviá, catedrática en Económicas y vicepresidenta de la Asociación Española de Economía, la falta de paridad se debe a que “muchas veces no se piensa en ello, no lo tenemos en la cabeza”.

Todas coinciden en que “lo cómodo” es recurrir a hombres, porque tienen mayor exposición, pero que mujeres talentosas hay en todos los sectores. “Los primeros nombres que nos vienen a la mente suelen ser de hombres, pero esta iniciativa es una oportunidad para que todos nos esforcemos por buscar representación femenina y darles visibilidad, porque si buscas, siempre encontrarás mujeres con talento en todos los ámbitos”, destaca Eva Abans, socia directora de Ernst&Young (EY) Cataluña.

Antes íbamos a foros donde todos los ponentes eran hombres y ni nos chocaba. Eso está cambiando

Y no consiste, recalca la presidenta de IBW en incluirlas “para no quedar mal”, aunque reconoce que cada vez está peor vista la falta de paridad en todos los ámbitos, incluido el empresarial, sino en la necesidad de incorporar puntos de vista nuevos, diversos y enriquecedores. “Si ignoramos a la mitad de la población, nos estamos perdiendo lo que esa mitad tiene que aportar”, insiste. Lo mismo opina Nuria Chinchilla, de IESE Business School: “la sociedad en su conjunto necesita el ojo femenino. Un ojo ve distorsionado, dos ven con profundidad”. Aunque califica de “drástica” la decisión de no acudir a una mesa redonda sin mujeres, y prefiere dar un toque a los organizadores para que lo tengan en cuenta para la próxima, algo con lo que disiente la jefa de IBW: “Ojalá no hiciera falta, pero precisamente porque durante mucho tiempo no se han tenido en cuenta estas peticiones, esta vez han decidido plantarse”.

Poco a poco, la necesidad de paridad está calando en las empresas. “Yo lo veo cada vez más real. Desde hace unos años se está tomando la cuestión con mucha más seriedad y compromiso. Antes se hacían bromas, hoy se es más exigente”, apunta Susana Marcos, socia de la consultora en recursos humanos People Matters, quien añade que con el clamor del 8M, “estamos perdiendo el miedo a hablar del tema”.

La jefa de IBW cree que las empresas deben guardar la coherencia entre el discurso que enarbolan y los eventos que organizan o que patrocinan, porque también ahí su imagen está en juego. “Pueden implicarse más, pero no echemos por tierra lo que ya están haciendo”, matiza.

Normas