Energía fotovoltaica

Competencia exterior feroz en el sector solar

Las empresas, eléctricas incluidas, apuestan por el negocio fotovoltaico al calor de su crecimiento global.

Competencia exterior feroz en el sector solar Ampliar foto

Que la capital bruselense instalara en 2015 más potencia de energía fotovoltaica que toda España (49 megavatios frente a 51) –a años luz del líder europeo, Reino Unido, con 3.500 megavatios–, constata la aguda sequía que sufre aún la actividad doméstica. Una situación que contrasta, como consecuencia, con el creciente liderazgo de las empresas españolas en el exterior, compitiendo con las grandes, ganando contratos, en un mercado donde hasta las más tradicionales se apuntan ahora al esplendor solar.

Entre las renovables, la fotovoltaica es la tecnología que más crece, en torno al 20-25% en los últimos años, y es una de las que incrementa continuamente su competitividad, disminuyendo costes gracias al aumento de la eficiencia de las plantas, mediante la optimización de sus procesos de fabricación, nuevos diseños, materiales y técnicas de monitorización en mantenimiento, destaca el reciente informe El tiempo de la energía solar fotovoltaica, elaborado por la Unión Española Fotovoltaica (Unef). En total, el año pasado se añadieron 50.000 megavatios en el mundo, un 25% más que en 2014, hasta acumular unos 230.000.

De ahí que en las subastas internacionales, las compañías españolas, incluso las grandes eléctricas como Iberdrola, Gas Natural Fenosa o Endesa, estén presentes, apuesten por este negocio y tomen posturas agresivas, al ofrecer precios muy atractivos, resalta Jorge Barredo, presidente de Unef.

Reino Unido, México y Sudáfrica son los destinos preferidos por las españolas

Por ejemplo, en una puja pueden llegar a participar hasta 6.000 agentes, fruto de esa fuerte competencia que se manifiesta en el sector frente a las energías convencionales, como ha ocurrido en la última en Argentina, ilustra Barredo. O que en marzo la italiana Enel, a través de su filial renovable Enel Green Power, se adjudicara la construcción de tres plantas solares de 1.000 megavatios en México.

Los objetivos de la UE, aún muy lejos

Competencia exterior feroz en el sector solar

España está aún lejos de alcanzar las metas verdes europeas, que exigen un mayor uso de renovables, de continuar las barreras políticas, advierte Jorge Barredo, de Unef.

Aunque en 2015 se instalaron 27 megavatios más que el año anterior –cuando apenas llegó a 22–, es una potencia insuficiente para cumplir con los compromisos medioambientales.

Para la subasta de otoño de 3.000 megavatios, que prepara el Ministerio de Industria, José Donoso, director general de la entidad, sugiere que el criterio sea en función del precio por kilovatio/hora ofertado, no por el coste de inversión, y se garantice la construcción de las plantas mediante avales y penalizaciones que eviten la especulación. Y pide también un calendario visible de las próximas pujas. “No queremos subvenciones ni primas, solo unas reglas de juego claras”, reitera.

En un mercado donde el precio medio ofertado oscila entre los 4,8 y los 6 centavos de dólar por kilovatio/hora (entre 4,2 y 5,3 céntimos de euro) en el caso latinoamericano, y entre los 8,3 y 13,9 centavos (7,4 y 12,3 céntimos de euro) en el europeo, en España permanece estable y fluctúa entre los 4 y los 4,5 céntimos de euro por kilovatio/hora. Aunque en algunos casos, como sucedió en la subasta de Chile y México, se ha alcanzado un precio mínimo de 2,31 y 3,5 centavos de dólar por kilovatio/hora (2 y 3,1 céntimos de euro, respectivamente).

  • Líderes en el extranjero

Entre las españolas que han ganado licitaciones recientemente destacan, en Chile, Gas Natural Fenosa, que se adjudicó en agosto un contrato de 852 gigavatios/hora anuales de energía, de los cuales 120 megavatios son para un parque solar y el resto, para el parque eólico de Cabo Leones II.

También en dicho país están Acciona, con un proyecto de 506 gigavatios al año; Cox Energy, con otro de 264, de los que 250 megavatios son fotovoltaicos, y SolarPack, con otros 280 gigavatios anuales, además de una granja solar de 120 megavatios.

En Brasil destaca Solatio, que ganó una subasta solar en noviembre pasado de 340 megavatios, en tanto que en México y Perú, aunque de energía eólica, figuran Acciona (585 gigavatios), Aldesa Renovables (230 gigavatios) y Green Energy (dos parques de 18 megavatios).

Pese a que México, Reino Unido y Sudáfrica son los destinos preferidos de las firmas españolas, las compañías están aprovechando, en general, el empuje de los emergentes, en concreto de países asiáticos como China y Japón, donde además de la cuestión ambiental influye el deseo de adquirir energía barata.

Mientras, en Europa persiste la caída de las inversiones por la menor demanda de energía eléctrica derivada de la crisis, la sobrecapacidad de potencia instalada en algunos países y la eliminación de las subvenciones, explica el documento.

“Ahora es el momento de aprovechar estas experiencias para que en España se replique también lo que pasa a nivel internacional”, defiende Barredo. Asimismo, queda otro reto por delante: disminuir los costes de almacenamiento de energía.

Normas