_
_
_
_

El euríbor pisa el freno con la pausa del BCE, pero aún no alivia las hipotecas

La media de octubre, del 4,165%, es bastante más alta que la de hace un año (2,629%), por lo que seguirán encareciéndose las cuotas variables en 125 euros de media al mes

Miriam Calavia
firma hipotecas
Vista de un escaparate de una inmobiliaria en Madrid, con anuncios de pisos en ventaJAIME VILLANUEVA

El euríbor barruntaba la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de pausar la subida de los tipos de interés en octubre y ha ido aflojando hasta estabilizarse en torno al 4,1%. Es más, tras el giro de la política monetaria, el índice ha bajado con fuerza hasta cotizar hoy en el 4,078%, mínimo desde el 7 de septiembre. Sin embargo, a las hipotecas variables todavía les queda una larga temporada de cuotas al alza, teniendo en cuenta no se esperan recortes del precio del dinero hasta bien entrado el año que viene. La tasa mensual, que a falta de un valor se sitúa en el 4,165%, es solo un poco más alta que la del mes anterior (4,149%), pero bastante superior que la de hace un año (2,629%). Así, los préstamos a los que les toque revisión se encarecerán de media unos 125 euros al mes o 1.500 euros al año.

Las expectativas de que los tipos de interés permanezcan altos mucho tiempo aleja las esperanzas de rebajas en las letras hipotecarias hasta 2025. Las proyecciones apuntan a que el BCE empezará a bajar las tasas rectoras en la segunda mitad de 2024, siempre y cuando la inflación esté controlada, de manera que se espera que el euríbor se mantenga en los niveles actuales durante varios meses. “Los analistas tienen sus ojos puestos en la primavera de 2024 para los primeros recortes de tipos, que previamente se irán descontando en el euríbor a 12 meses. Pero no nos emocionemos, un cambio realmente significativo no se espera hasta el 2025″, comenta en su blog euribor.com.es Carlos López, que sostiene que “poco a poco las revisiones de las hipotecas se irán estabilizando, aunque los que lo hacen anualmente todavía se llevarán alguna sorpresa desagradable durante el próximo medio año”.

Evolución del euríbor desde 2022

La portavoz de Kelisto.es, Estefanía González, explica que “no cabe esperar ningún alivio para los hipotecados a corto-medio plazo; lo que sí es más probable es que los incrementos en las cuotas sean más leves que el pasado año, con un euríbor que se movería en una horquilla del 3,5% al 4% a lo largo del 2024″.

De su lado, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, consideró durante la presentación de resultados de la entidad que el impacto de la subida de los tipos de interés en la cartera hipotecaria “está cerca de su pico y, de hecho, cerca de empezar a mejorar”. Indicó que los mercados esperan un euríbor que baje hasta el 3,2% o 3,3% y se mantenga en esos niveles bastante tiempo.

El BCE no tocó los tipos de interés en su reunión de la semana pasada, después de haberlos subido de forma ininterrumpida en diez ocasiones desde julio de 2022, ante una inflación que está remitiendo. No obstante, su presidenta, Christine Lagarde, advirtió de que los precios de la energía pueden repuntar más debido al aumento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio. Así, no está claro qué pasará en la cita del 16 de diciembre. Analistas y gestores de inversión consideran improbable que el BCE acometa más alzas de tipos, pero tampoco se deshecha por completo esa posibilidad. “Aunque no hay señales de que se descarten nuevas subidas de tipos, el lenguaje utilizado sugiere que el BCE necesitaría ver un deterioro significativo de las perspectivas de inflación antes de seguir subiéndolos”, explica Azad Zangana, estratega europeo de la gestora Schroders.

Por su parte, el director de hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, opina que sí habrá más aumentos de tipos porque la misión del BCE es llevar la inflación a niveles cercanos al 2% y ahora está en el 4,3%. “Habrá que estar pendientes de si el organismo sube los tipos en diciembre otros 0,25 puntos o espera a 2024 para continuar con los incrementos”. Pero no espera que el euríbor “experimente crecimientos significativos por ahora” y sostiene que sus últimos movimientos, ya por debajo del 4,2%, evidencian que “la cima podría estar cerca”.

El euríbor lleva cinco meses por encima del 4% y ha llegado a superar el umbral del 4,2%, situándose en niveles no vistos desde finales de 2008. En agosto rompió la racha alcista en la media mensual y este mes de octubre ha registrado su menor subida en un mes desde el inicio de su escalada en 2022.

Ajustes de los bancos

Los bancos ven cómo el negocio hipotecario está de capa caída (la firma de hipotecas ahondó su descenso a casi el 23% en agosto) e intentan hacer lo posible por captar clientes, sobre todo en este parte final del año para poder llegar a sus objetivos anuales. En este contexto, hay algunas entidades que han bajado precios en su catálogo, otras que mejoran las ofertas en función del perfil del cliente y la negociación cara a cara y algunas que incluso han subido los intereses porque no lo habían hecho antes.

El director general de hipotecas de Idealista, Juan Villén, cree que las hipotecas podrían encarecerse ligeramente en la línea de tipos más altos durante más tiempo. A su vez, Colombelli señala que “cada vez vemos más segmentada la oferta, nos llegan propuestas potentes, pero solo para ciertos perfiles, para clientes más premium con los que la banca no corre ningún tipo de riesgo de impago, al menos de primeras”.

Desde la fintech Hipoo creen que “las entidades financieras se mantendrán con la misma oferta hipotecaria y no habrá una variación grande en relación al tipo de interés, dentro de las diferentes modalidades”. Eso sí, puntualizan que las hipotecas a tipo fijo se están convirtiendo en un producto “boutique” si se quiere acceder a un tipo competitivo, puesto que la banca prima el requisito de los ingresos y la solvencia financiera. Insisten en que las hipotecas mixtas seguirán siendo el producto estrella y “la competitividad entre entidades residirá en el primer tramo de la hipoteca a tipo mixto”. Sobre las variables, piensan que “la incertidumbre la hacen poco atractiva al consumidor”.

Según los últimos datos de Estadística, las hipotecas fijas siguen siendo la opción más elegida y las variables están ganando algo de terreno (a principios del 2023 representaban el 32% del total, mientras que ahora suponen un 42%). Para Sergio Carbajal, responsable del área de hipotecas en Rastreator, los bancos ponen cada vez más el foco en las hipotecas mixtas. “Vemos cómo continúan generando un gran interés en estos momentos. En concreto, el 41% de las hipotecas contratadas en octubre a través Rastreator, han sido hipotecas mixtas, mientras que sólo el 5% han sido variables”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Miriam Calavia
Periodista económica con amplia experiencia digital y especializada en mercados y finanzas personales. Comenzó su andadura en la web financiera de Vocento y como colaboradora del suplemento Su Vivienda y Profesionales de El Mundo. Desde 2007 es redactora en Cinco Días, donde ha presentado el programa 'Economía Clara' y realizado videoentrevistas.

Más información

Archivado En

_
_