Crónica de la Bolsa

Las Bolsas rebotan y firman su mejor mes desde noviembre de 2020

El Ibex sube el 0,7% en julio y queda rezagado por el castigo a banca y energéticas

El Euro Stoxx 50 lidera las ganancias de Europa con un alza del 7,3%

Mapamundi Bolsas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

En un mes en el que los bancos centrales, la inestabilidad política, la temporada de resultados, el alza de los precios y la paridad del euro han puesto a prueba la paciencia de los inversores, las Bolsas han apostado por la remontada. Aunque ha sido la renta variable europea y estadounidense la que mejor ha encarnado esta característica, el Ibex 35 no ha escapado a las compras. Después de haber firmado en junio su peor mes desde el estallido de la pandemia, en julio repunta un 0,71% y pone en la diana los 8.200 puntos.

El peor desempeño del Ibex 35 se explica en gran medida por el alza de los rendimientos en el mercado deuda ante la subida de 50 puntos básicos del BCE y por los impuestos a bancos y energéticas. Después de dos semanas de incertidumbre el Ejecutivo ha concretado la medida diseñada para frenar la inflación, indicador que cierra julio en el 10,8%, su tasa más alta desde septiembre de 1984. “Para el inversor la seguridad jurídica es fundamental a la hora de adoptar sus decisiones y, ante la falta de ella en España, pueden optar fácilmente por invertir en otros mercados, algo que, a la larga será muy negativo para el país”, señala Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

El impacto de los nuevos impuestos además de lastrar el comportamiento del índice llevó a bancos y energéticas a convertirse en el farolillo rojo de la Bolsa española en julio. Bankinter cedió un 19,3%; Sabadell, un 17,9%; CaixaBank, un 11,7% y Santander, un 9,2%. Solo BBVA se desmarca de esta tendencia con una subida del 2%. Ni los beneficios del primer semestre ni la primera subida de tipos en la zona euro en 11 años ayudaron a mitigar los recortes de las entidades. Dentro de las energéticas, Repsol (-13,7%) fue la cotizada con peor desempeño.

Junto a bancos y energéticas, las farmacéuticas también se vieron salpicadas por las ventas. El incremento de los costes de financiación en un momento en el que algunas firmas como Grifols acumulan una elevada deuda aceleraron los recortes. La empresa de hemoderivados cedió un 21,1%; Rovi, un 12,7% y Pharma Mar, un 10,7%.

En el lado de los ascensos Cellnex (17,7%), Acciona Energía (16,2%), Acciona (14,3%), Merlin (13,7%) e IAG (12,7%) lideraron las ganancias.

Más sólido fue el comportamiento del resto de Bolsas europeas. Las dimisiones del primer ministro británico, Boris Johnson, y la de su homólogo italiano Mario Draghi no han empeñado el buen comportamiento de los índices de Reino Unido e Italia. El Mib suma un 5,2% y el FTSE, un 3,5%. Superiores a estos ascensos fueron las ganancias del resto de Bolsa. El Euro Stoxx 50 sumó un 3,3%; el Cac francés, un 8,9% y el Dax alemán, un 5,5%.

Aunque en lo que va de año los índices del Viejo Continente siguen acumulando abultados descensos, en julio firmaron su mejor mes desde de noviembre de 2020, coincidiendo con los primeros avances científicos en la lucha contra el Covid. Los inversores se volvieron más optimistas sobre las ganancias corporativas y confían en que la Reserva Federal de EE UU rebaje la intensidad y vuelva a apostar por subidas de tipos más moderadas después de que confirmarse que la economía estadounidense entró en recesión técnica en el segundo trimestre de 2021.

Raphael Olszyna-Marzys, economista internacional de J. Safra Sarasin SAM, apunta que la Fed no ha terminado de subir tipos y estima un alza de 100 puntos básicos para lo que resta de año, hasta situar las tasas en la horquilla del 3,25%-3,5%. “El aumento de los riesgos de recesión, la caída de la capacidad de fijación de precios de las empresas, la fortaleza del dólar y la posible bajada de los precios de la gasolina deberían contribuir a reducir la inflación rápidamente en 2023. Desde la gestora creemos que la Fed está preparada para cambiar su estrategia a finales de este año y recortar los tipos a partir del próximo verano”, apunta.

Las expectativas de una relajación del tono por parte de la Fed junto a unos beneficios empresariales que han llevado a descontar una mayor resistencia de los márgenes sirvieron de catalizadores a las subidas de Wall Street.

Dam Boardman-Weston, director ejecutivo y de inversiones de BRI Wealth Management, asegura que el repunte experimentado en julio se debe en gran medida a que el mes previo las expectativas se volvieron muy negativas. A pesar de este optimismo el experto considera en declaraciones recogidas por Bloomberg que, si los tipos siguen aumentando, el consumidor se verá más presionado y esto se reflejará en las ganancias corporativas, lo que añadirá incertidumbre en lo que resta de año.

Una idea que es compartida por el departamento de análisis de Bank of America. Los expertos de la entidad consideran que el rebote de julio es el tradicional repunte del mercado bajista y esperan que el S&P 500 caiga de los 3.600 puntos.

En el mercado deuda los inversores recuperan la calma. Con una caída de 40 puntos básicos en julio, la mayor desde 2015, la rentabilidad del bono español concluye en el 1,9%. La deuda alemana al mismo plazo recorta unos 44 puntos básicos, el mayor descenso desde noviembre de 2012, hasta el 0,82%. Más moderado fue la de los rendimientos de deuda italiana, que cede 14 puntos básicos, hasta el 3%. Las primas de riesgo caen a los 220 puntos básicos en el caso de la italiana, y los 110 en la española, a cierta distancia de los máximos de 136 y 242 puntos que registró en junio, antes de que el BCE anunciara la preparación del mecanismo antifragmentación.

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, espera que no tengan que usarla, pero asegura que si lo hacen no dudarán. El responsable de la institución reitera que la inflación es el factor principal que guiará sus decisiones. Con un euro en los 1,018 dólares, Guindos ha reconocido que la depreciación de la divisa ha sido junto al alza de los precios energéticos uno de los responsables de la elevada inflación. No obstante, el Brent cae un 4% en julio, hasta los 110 dólares. En un mes marcado por el parón de la actividad en Nord Stream 1, el gas sube un 33%, hasta los 193 euros.

Normas
Entra en El País para participar