El alza de los hidrocarburos permite a Repsol ganar 2.539 millones en el primer semestre

Compensa parcialmente pérdidas de años anteriores; el grupo provisiona 1.844 millones por deterioro del valor contable de sus activos de refino

El alza de los hidrocarburos permite a Repsol ganar 2.539 millones en el primer semestre

Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.539 millones de euros en el primer semestre del año, en el que continuó desarrollando proyectos para avanzar en su objetivo de ser cero emisiones netas. Esta cifra, junto con los 2.499 millones de euros obtenidos en 2021, compensa parcialmente los ejercicios 2019 y 2020, que sumaron importantes pérdidas, según destaca la empresa, por un valor superior a 7.100 millones de euros, derivadas de los ajustes de activos para ser cero emisiones netas y de la pandemia sanitaria global.

El semestre estuvo marcado por un volátil contexto internacional, condicionado por las tensiones provocadas por la guerra de Ucrania, que han llevado a un aumento de los precios de las materias primas en los mercados mundiales, recalca la empresa.

Aproximadamente la mitad del resultado neto, 1.206 millones de euros, corresponde a la valoración contable de los inventarios que la compañía almacena como reserva estratégica para España. Estos inventarios, que la compañía ha incrementado en el último trimestre, refuerzan la capacidad de Repsol para garantizar el suministro, incluso en situaciones volátiles como las que se viven en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia sanitaria y la guerra de Ucrania.

El notable aumento de esta partida, que casi se triplicó respecto a los seis primeros meses del año anterior, se explica por la progresiva escalada de los precios de los hidrocarburos y sus derivados, condicionados, principalmente, por las tensiones generadas por la invasión de Ucrania. Así, el crudo Brent subió su cotización en el periodo un 66% respecto a 2021, situándose en una media de 107,9 dólares por barril en el primer semestre. Por su parte, el gas Henry Hub llegó hasta los 6,1 dólares por MBtu de media, un 118% más que entre enero y junio de 2021.

Provisiones

El "volátil contexto internacional y una mayor presión regulatoria sobre los combustibles fósiles en la Unión Europea (como la prohibición de la venta en la Unión Europea de coches con motor de combustión a partir de 2035)", informa el grupo, ha llevado a la compañía a registrar provisiones por deterioro del valor contable de sus activos de refino por valor de 1.844 millones de euros. Estas provisiones constituyeron la mayor parte de los resultados específicos del semestre. Repsol mantiene su voluntad de abordar una profunda transformación en sus complejos industriales para convertirse en polos multienergéticos y garantizar su sostenibilidad futura.

El resultado neto ajustado de los primeros seis meses del año se situó en 3.177 millones, de los que cerca del 56% provino del negocio internacional, cuyo principal exponente es el área de Exploración y Producción. Guiado por medidas de eficiencia y una gestión con mayor foco geográfico, este negocio "demostró gran flexibilidad y capacidad para maximizar el valor que extrajo del incremento de los precios de los hidrocarburos", añaden la compañía.

En este sentido, cabe destacar que durante el semestre su cesta de crudos tuvo un comportamiento por encima de las cotizaciones internacionales de referencia, con una subida del 68,3%. Todo ello derivó en un resultado de 1.678 millones de euros para el área, que desarrolla toda su actividad fuera de España, más de la mitad del total obtenido por la compañía.

Descuentos en gasolineras

Ante el incremento de las cotizaciones internacionales de gasolinas y gasóleos, Repsol "ha demostrado su compromiso con la sociedad", al realizar descuentos significativos en sus estaciones de servicio, que se tradujeron, a cierre de junio, en más de 150 millones de euros de ahorro para sus clientes. Esta cifra impactó en el resultado de las estaciones de servicio de España, que en el segundo trimestre no obtuvieron beneficios, destaca la empresa.

Por otro lado, Repsol continuará con su esfuerzo inversor en la Península Ibérica en los próximos años, donde destinará más del 40% de las inversiones totales previstas en su Plan Estratégico para el periodo 2021-2025 (19.300 millones de euros). Gracias a este desembolso y con el objetivo de ser cero emisiones netas en 2050, Repsol está transformando su actividad, desarrollando proyectos innovadores en aspectos como la economía circular, los combustibles renovables, el hidrógeno, la captura y almacenamiento de CO2 o las energías renovables.

Deuda

En lo que se refiere a la deuda neta, cerró junio en 5.031 millones de euros, inferior en 869 millones al fin del anterior trimestre. Por su parte, la liquidez se situó en 9.380 millones de euros, suficiente para cubrir 3,9 veces los vencimientos de deuda a corto plazo.

“El esfuerzo que realizamos para seguir generando empleo e inversión para España, transformarnos y ser cero emisiones netas está siendo notable. Asumimos este compromiso con responsabilidad, igual que estamos contribuyendo a la sociedad, ayudando a nuestros clientes en un momento complicado y a la vez, garantizando el suministro. Todo ello, a pesar de que el contexto internacional es incierto y que acabamos de comenzar a superar una pandemia que arrastra importantes pérdidas”, añade en una nota hecha pública, Josu Jon Imaz, CEO de Repsol.

Normas
Entra en El País para participar