Por qué es difícil comprar coches de kilómetro cero

Las automatriculaciones cayeron un 42% respecto a 2019 debido a la falta de unidades

Estos vehículos pueden suponer un ahorro del 18% en el precio

Un cliente es atendido por un vendedor en un concesionario de Ford.
Un cliente es atendido por un vendedor en un concesionario de Ford.

Los clientes que se hayan decidido a adquirir un coche nuevo pero ya matriculado, para así conseguir un mejor precio, habrán observado que la oferta de este tipo de vehículos llamados de kilómetro cero es muy escasa. Esto se debe a una caída en picado de las automatriculaciones del 42,1% en 2021 respecto a 2019, según datos de Faconauto, asociación que representa a los concesionarios, provocada por la crisis de microchips que ha generado parones en las fábricas de automóviles.

“Este ejercicio hemos tenido un final de año terrible donde no teníamos coches en algunas marcas ni siquiera para cubrir las exposiciones”, se lamenta Gerardo Pérez, presidente de Faconauto. “Como la escasez de microchips está haciendo que no tengamos vehículos para vender, no tiene ningún sentido que los pocos vehículos que tengamos los automatriculemos nosotros”, explica Pérez a CincoDías.

Las automatriculaciones se hacen principalmente por tres razones. La primera, es para que los clientes tengan un coche que probar cuando van al concesionario. En segundo lugar, también se automatricula para ofrecer a los clientes un vehículo de sustitución para cuando tenga que llevar su coche al taller.

“Y la tercera es para que los fabricantes puedan cumplir sus objetivos o incluso para que el concesionario en un momento dado pueda alcanzar sus objetivos de ventas”, afirma el presidente de Faconauto, quien señala que este tipo de prácticas son muy comunes. En 2021, “las marcas han sido mucho más laxas con estos objetivos” debido a los problemas para la fabricación de coches derivado de la escasez de componentes.

Esta situación, a su vez, ha provocado que el periodo de uso por parte del concesionario de los vehículos de kilómetro cero ha aumentado de forma sensible. “Antes, estos coches con cuatro o cinco meses de uso ya se ponían a la venta, y ahora los mantenemos seis, siete u ocho meses”, indica Pérez.

Marcas surcoreanas

En esta crisis de microchips, aseguran desde los concesionarios, los fabricantes de origen surcoreano (por ejemplo, Hyundai y Kia) han tenido menos problemas para suministrar vehículos a los concesionarios que el resto de las automotrices. Esto se debe, en parte, explica Pérez, a una mayor facilidad para acceder a los microchips. “Se supone que hay marcas surcoreanas que tienen inversiones en plantas de microchips. También hay fabricantes que no se asustaron tanto cuando vino la pandemia y siguieron haciendo sus pedidos con normalidad. Cada marca adopta una estrategia y eso ha motivado estas diferencias”.

Tanto a Hyundai como a Kia les fue bien en ventas el año pasado, ocupando los puestos quinto y sexto en España, respectivamente, solo por detrás de Seat, Peugeot, Toyota y VW. Por modelos, el Hyundai Tucson fue el segundo coche más vendido del año (con 21.258 unidades), a muy poca distancia del Seat Arona (21.946).

Ahorro considerable

Según explican desde Faconauto, la diferencia de precios entre un coche km 0 y otro sin matricular, puede rondar aproximadamente entre los 2.000 y los 4.000 euros dependiendo del modelo. “Cuando hablamos de vehículos de kilómetro cero, hablamos de un vehículo que a lo mejor tiene 25.000 km. Es un coche prácticamente nuevo donde el cliente no puede elegir color ni motorización, pero tiene un descuento importante. Hablamos de entre un 10% y un 18% menos que se añade a los descuentos que ya tenía ese coche que son los mismos que tiene cualquier cliente”, comenta Pérez.

“Los precios son muy atractivos. Incluso cuando las automatriculaciones han sido sanas y razonables, se han vendido bien y con margen. Con esto gana el cliente, el concesionario y el fabricante”, añade el directivo.

Un enero complicado

Para este año, Faconauto planteó dos posibles escenarios. “Uno optimista, en el que se matricularían alrededor de 970.000 unidades, lo que supondría un crecimiento de las matriculaciones del 13%, y otro pesimista, en el que apenas se sobrepasarían las 900.000 unidades”, habían señalado cuando se conocieron los datos de matriculaciones de 2021. Sin embargo, señala Pérez, la situación en este primer mes continuará siendo complicada, al igual que los últimos meses del ejercicio anterior en el que se produjeron grandes caídas de ventas. Algo que se puede ver potenciado por el incremento en el impuesto de matriculación que entró en vigor el 1 de enero.

“Estamos notando que hay clientes que se quejan [del aumento impositivo]. Pensamos que todo incremento en el precio, vía impuestos o el propio aumento que pueda hacer el fabricante repercute en las ventas. El nivel de repercusión que va a tener lo queremos valorar cuando termine el mes. Pero pensamos que enero no será un buen mes”, asegura Pérez.

Una cartera de pedidos de 250.000 vehículos

Se ha duplicado. Faconauto señala que en el último trimestre de 2021 se acumuló una cartera de pedidos de 250.000 coches que no se pudieron entregar por la falta de stock y que se matricularán este año. “Un año normal, cuando llega el 31 de diciembre, suele haber entre 100.000 y 120.000 vehículos en cartera, lo que representa un par de meses de venta, aproximadamente. Nunca el 31 de diciembre nos quedamos a cero, como es lógico. Sin embargo, ahora, esa cartera se ha duplicado”, dice Pérez. “Ahora mismo, en los días que llevamos de enero no vemos grandes cambios [en el volumen de esa cartera]”, añade el directivo.

Ventas en 2021. Si bien las matriculaciones consiguieron terminar en positivo el año pasado, apenas aumentaron un tímido 1% respecto a 2020, un ejercicio fatídico para el sector por el parón provocado por la pandemia. En total, se entregaron 859.477 unidades, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Esto es un 32% menos que en 2019, cuando se comercializaron casi 1,26 millones de automóviles. Por canales, el que más subió sus matriculaciones en el año fue el alquilador, con un 58,5% más en comparación con 2020.

Normas
Entra en El País para participar