La subida del impuesto de matriculación amenaza a más de 300.000 coches nuevos

El 1 de enero se acaba la moratoria y se vuelve al anterior esquema;

No lo pagarán los vehículos que emitan menos de 120 gramos de CO2 por km

Un trabajador de un concesionario de coches en Madrid.
Un trabajador de un concesionario de coches en Madrid. EFE

A partir de este 1 de enero, todos los vehículos que emitan más de 120 gramos de CO2 por kilómetro pasarán a pagar el impuesto de matriculación. Esto se debe a la finalización de la moratoria aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado mes de mayo a propuesta del PDeCAT. Esa medida anuló el endurecimiento del gravamen que había entrado en vigor en el comienzo de 2021, justo un momento en el que las ventas de coches acusaban el golpe de la pandemia. De esa forma, el mínimo de emisiones por el que un cliente empezaba a pagar el impuesto por su coche nuevo quedó en 140 gramos de CO2/km (tal y como estaba en 2020), pero ahora con la finalización de la moratoria se vuelve al nivel de 120 gramos de CO2.

Este endurecimiento del impuesto, de no haber habido moratoria, hubiese afectado a más de 300.000 coches nuevos en 2021 cuyas emisiones se encuentran entre los 120 gramos y los 140 gramos de CO2. Algo que sí ocurrirá a partir del 1 de enero, si se mantienen la actual demanda de vehículos.  Así se desprende de los datos de matriculación por tramos de emisiones facilitado por Faconauto, asociación que representa a los concesionarios, en los que se observa que entre enero y noviembre de 2021, se matricularon un total de 312.079 vehículos que emitían entre 120 y 140 gramos de C02, lo que representa el 40,3% de los automóviles vendidos en los primeros once meses de 2021.

El detalle de los tramos

El impuesto de matriculación gravará desde este enero con un 4,75% a todos los vehículos nuevos que emitan entre 121 y 159 gramos de CO2 por kilómetro; mientras que entre los 160 y los 199 gramos, el gravamen pasará a ser del 9,75%. Por último, los coches que superen la barrera de los 200 gramos de CO2 tendrán una tasa impositiva del 14,75%.

Si se comparan estos nuevos tramos con los datos de matriculaciones de los once primeros meses de 2021, se observa que se comercializaron 278.000 vehículos que no hubiesen pagado el impuesto, ya que emitieron menos de 120 gramos de CO2. El grueso de las ventas fue de coches que emitieron entre 121 y 159 gramos (sin la moratoria hubiesen pagado un 4,75 de impuesto), con casi 441.000 matriculaciones; mientras que los que emitieron entre 160 y 199 gramos de CO2 representaron unas 46.000 unidades (hubiesen pagado un 9,75%).

Por último, solo unos 9.000 automóviles vendidos entre enero y noviembre de 2021 hubiesen pagado el máximo del impuesto (14,75%), ya que emitían más de 200 gramos de CO2 por kilómetro.

Entre 800 y 1.000 euros

Faconauto ha alertado de que el fin de la moratoria supondrá un encarecimiento de entre 800 y 1.000 euros de media por cada nuevo vehículo matriculado. La subida afectará, además de a las compras que se efectúen durante 2022, a la bolsa de vehículos que se han adquirido en 2021 y que los concesionarios no han podido entregar por culpa de la crisis de microchips. Dicha bolsa de pedidos embalsada que deberá pagar el impuesto de matriculación asciende, según Faconauto, a 250.000 automóviles.

“Se trata de ventas en firme realizadas principalmente en el último trimestre que, sin embargo, no se convertirán en matriculaciones hasta los primeros meses de 2022, según vayan llegando desde las fábricas”, explicaron desde la asociación.

En este sentido, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, aseguró que el endurecimiento del impuesto provocará que se dejen de matricular en 2022 entre 70.000 y 100.000 vehículos, según cálculos de los concesionarios, y, por ello, pidió una nueva moratoria. “Nos parece el momento de volver a mostrar sensibilidad con los ciudadanos, pero también hacia un sector que se está viendo muy comprometido por este contexto tan desfavorable y que no puede afrontar un nuevo año con las ventas por debajo de las 900.000 unidades”, indicó Pérez.

“La nueva moratoria debería verse acompañada por otras medidas para regularizar la situación del mercado, ir cuanto antes hacia un nivel de matriculaciones más lógico para nuestro país y, de esa manera, no comprometer el empleo de toda la cadena de valor del automóvil”, añadió Pérez.

Un 31,6% más de recaudación

Datos hasta noviembre. La recaudación del impuesto de matriculación aumentó un 31,6%, hasta los 436,94 millones de euros, en los once primeros meses del año, según datos de la Agencia Tributaria. Este incremento viene dado, en la comparativa con el mismo periodo del año pasado, por la paralización del mercado automovilístico a causa de las restricciones por la pandemia. Por su parte, en el mes de noviembre, la recaudación de este tributo (que está transferido a las comunidades autónomas) se situó en los 25,19 millones, lo que supone un recorte del 23,7% en comparación con los 33,04 millones que se ingresaron en el mismo mes de 2020.

549 euros de media. La cuota media a ingresar por automóvil en concepto de este impuesto fue de 549 euros en los once primeros meses de 2021, un 40,7% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente. En noviembre, sin embargo, la cuota media se situó en 287 euros (un 24,6% menos que en el mismo mes de 2020).

Los coches, un 6,3% más caros. El precio medio de los vehículos matriculados en España en los once primeros meses de 2021, incluyendo el impuesto de matriculación, fue de 20.380 euros, un 6,3% más que en 2020. En cuanto al nivel de emisiones, hasta noviembre de 2021, los coches matriculados emitían de media 126 gramos de CO2 por km, un 10,5% más.

Normas
Entra en El País para participar