Anfac reclama incentivos para evitar que fracase la hoja de ruta del hidrógeno

Los fabricantes proponen ayudas directa a la compra, como el Moves, y bonificaciones fiscales

Coches hidrógeno Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La hoja de ruta que aprobó el Gobierno para introducir el hidrógeno en el mercado automovilístico en España, en el que la gran mayoría de vehículos sigue utilizando combustibles fósiles, fijaba unos objetivos ambiciosos para la industria española. El documento, presentado en octubre de 2020, se marcaba que al menos 150 autobuses, 5.000 vehículos ligeros y pesados y dos líneas de trenes comerciales se movieran propulsadas por este combustible limpio para 2025. En esa fecha, la red de suministro y distribución de ese combustible estaría formada al menos por 150 hidrogeneras.

Círculo virtuoso

Doce meses después, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha elaborado un documento, al que ha tenido acceso Cinco Días, en el que sintetiza la posición de los productores frente al hidrógeno como vector energético para la movilidad. El análisis muestra, en primer lugar, la situación de retraso que sufre España respecto al resto de Europa, ya que de los 2.453 vehículos movidos por hidrógeno que se habían comercializado en la UE a 31 de diciembre de 2020, tan solo 15 habían sido matriculados en España frente a los 867 de Alemania, los 390 de Países Bajos o los 389 de Francia.

Anfac pide que se fijen cuotas mínimas para entidades o servicios públicos

La diferencia respecto a otros socios europeos es aún más evidente en cuanto a los puntos de suministro, ya que de las 135 instalaciones de titularidad pública para recargar, no hay ninguna en España (en la actualidad solo hay tres registradas y todas ellas son privadas). En el otro lado, Alemania tiene 83 hidrolineras y Francia otras 16.

El documento considera que para recortar esa brecha con el resto de socios comunitarios es imprenscindible derribar todas las barreras (legislativas, económicas, fiscales o regulatorias) para que sea posible alcanzar los objetivos marcados en la hoja de ruta del Gobierno para 2025. “Es necesario activar un círculo virtuoso de aumento de la oferta y la demanda del hidrógeno”, recalca.

Coste del vehículo

Y la primera gran barrera a superar es la del elevado coste del vehículo, ya que el precio de venta al público en la actualidad puede estar, según sus cálculos, entre 1,3 y 4 veces por encima de uno propulsado con gasolina o gasoil. Anfac remite a un informe elaborado por la Comisión Europa para situar en 2025 la fecha en la que el precio de los vehículos con combustible fósil y el de los movidos por hidrógenos será igual. En el caso de los vehículos pesados, la paridad de precios no se alcanzará al menos hasta 2030.

A la espera de que llegue ese momento, los fabricantes exigen un marco continuado de incentivos a la compra como el puesto en marcha con el Plan Moves. Este sistema, que buscaba bonificar la compra de vehículos eléctricos, ofrecía en sus inicios ayudas de hasta 5.000 euros por la compra de vehículos eléctricos de hasta 40.000 euros. Las peticiones para beneficiarse de estas ayudas triplicaron la oferta, lo que, según los fabricantes, es un muestra de que existe demanda y solo hay que buscar los instrumentos para estimularla. Pero esas ayudas directas a la compra del coche de hidrógeno tendrían que complementarse con bonificaciones fiscales y una cuota mínima de compras para entidades públicas y el fomento de la compra de lo que denomina flotas cautivas para policía, bus o taxi.

Cree que solo incentivando ventas puede arrancar la red de puntos de suministro

Los fabricantes remarcan que esos dos últimos elementos son básicos para que las cuantiosas inversiones necesarias para la implantación de hidrolineras sean rentables. “La infraestructura de Francia se debe en parte a planes como el de París, que cuenta con una importante flota de taxis de pila de combustible”, recalca el informe, que apunta a una iniciativa similar en Suiza para los camiones.

De hecho, el texto abunda en que para el despliegue de las 100 hidrolineras previstas para 2025 es imprescindible que existan planes de ayuda para el desarrollo de la infraestructura de repostaje. “El paso previo ineludible para el despliegue de los vehículos de hidrógeno es la existencia de una red mínima de infraestructuras de sumnistro”. En este punto, los fabricantes de coches puntualizan que si bien la hoja de ruta del Gobierno fija los objetivos de un plan nacional para 2030, “sería conveniente acelerar ese despliegue, comenzando con un plan de escalada a 2025 que permita construir una infraestructura de suministro mínima con capilaridad a lo largo de todo el territorio nacional”.

Electricidad barata

El otro desafío que deben afrontar los fabricantes como el gobierno es la obtención de hidrógeno verde (obtenido a partir de fuentes de energía renovables) a precios competitivos. Anfac alerta de que la producción directa de hidrógeno mediante electrolisis “arroja valores superiores al coste objetivo de ser competitivo respecto al coste medio de la gasolina de la UE sin impuestos”.

Y para rebajar ese coste, los fabricantes consideran que es necesaria “una sustancial reducción del precio de la electricidad, trasladando íntegramente al precio final la reducción de costes que permite el apoyo público a la inversión en renovables”. En esa linea también abogan “por intensificar la reducción de precios eléctricos, especialmente de las tecnologías de generación preexistentes a las nuevas renovables”.

Cambios en la red de suministro

Estaciones de servicio. El documento aboga porque se equipare la consideración de las hidrogeneras a las tradicionales estaciones de servicio desde la perspetiva urbanística del suelo, “de forma que se puedan introducir surtidores de hidrógeno en las estaciones de servicio actuales”.

Actividad . Las recomendaciones realizadas por los fabricantes a las distintas administraciones también abogan por la revisión y modificación de la clasificación como actividad industrial de la producción de hidrógeno, “permitiendo que se amplien los tipos de ubicaciones en las cuales pueda construirse y operar una estación de repostaje de hidrógeno con producción onsite”.

Normas
Entra en El País para participar