Las automovilísticas refuerzan su apuesta por la movilidad eléctrica en el salón del automóvil de Barcelona

La patronal de fabricantes europea, ACEA, alerta de la desigual evolución del mercado eléctrico según el PIB de los países

Gaspar Gascón, director de Ingeniería de Renault, junto al nuevo Renault Clio en el Salón de Automóvil de Barcelona
Gaspar Gascón, director de Ingeniería de Renault, junto al nuevo Renault Clio en el Salón de Automóvil de Barcelona

El Salón del Automóvil de Barcelona, que cumple ya cien años de existencia, ha supuesto una continuidad en la apuesta que han hecho los fabricantes de coches en otras citas del motor como el Salón de Ginebra del pasado mes de marzo, por la movilidad electrificada. Algunos ejemplos han sido los de Seat, que ha anunciado que lanzará al mercado 20 coches eléctricos hasta finales de 2022; Kia, que se ha puesto como objetivo vender 35.000 coches electrificados (se incluyen híbridos) en España también en 2022, además de lanzar al mercado cinco vehículos eléctricos, cinco híbridos, cinco híbridos enchufables y uno de hidrógeno; y Mitsubishi, que por su parte, ha explicado que sus coches ya están preparados para compartir su energía eléctrica con el hogar de los clientes.

“En 2020 comienza la década de la electrificación. Volkswagen va a invertir 9.000 millones de euros hasta 2023. Queremos que el vehículo eléctrico sea un producto de masas”, ha dicho Laura Ros, directora general de Volkswagen en España.

La marca alemana pretende ser la primera firma que comercialice más de un millón eléctricos anuales en el mundo y para ello apuesta por su plataforma para coches electrificados MEB. Ros ha indicado que el primer vehículo que salga de MEB será el Volkswagen ID 3, cuyas primeras unidades llegarán al mercado en 2020. “Con la familia ID queremos democratizar la movilidad eléctrica. Su precio de salida en Alemania estará por debajo de los 30.000 euros”, ha dicho la directiva. La compañía ha abierto este jueves el registro en su página web, para los clientes en España que quieran reservar un ID 3 first, una edición especial de la que VW solo comercializará 30.000 unidades en toda Europa. Esta versión tendrá un precio cercano a los 40.000 euros.

La firma francesa Renault, por su parte, ha traído al Salón de Barcelona su nuevo Clio, que ya presentó en el Salón de Ginebra, y que se espera que salga a la venta después de verano. Este vehículo tendrá versiones gasolina, diésel e híbrida. Renault no apostará en el Clio por una versión 100% eléctrica, como han hecho otros competidores del mismo segmento como Peugeot con su 208.

La automovilística Nissan, por su parte, ha señalado que este año esperan multiplicar por tres las ventas de su modelo Leaf, hasta las 4.500 unidades. “Evolucionamos hacia el liderazgo en electrificación, en un momento en que la competencia está empezando a ser consciente de este realidad cuando Nissan ya lleva trabajando en ella casi diez años y lo haremos a través de la Estrategia de marca Nissan Intelligent Mobility y con un plan de negocio denominado MOVE”, ha asegurado Marco Toro, director general de Nissan Iberia.

Por otra parte, ACEA, la patronal de los fabricantes de coches en Europa, ha aprovechado el Salón de Barcelona para mostrar un estudio en el que señala las grandes diferencias en la evolución de la electrificación que hay entre los países del norte y del sur del continente. Solo en aquellas regiones con un PIB per cápita superior a 42.000 euros (sobre todo países nórdicos), las ventas de coches eléctricos suponen más del 3,5% de las comercializaciones. Sin embargo, en los países donde el PIB per cápita es inferior a 29.000 euros, la cuota de estos vehículos no alcanza siquiera el 1% del mercado.

“Necesitamos incentivos para la adquisición de vehículos eléctricos e inversión en una red de infraestructura de recarga”, ha dicho Erik Jonnaert, secretario general de ACEA. El directivo ha añadido que serían necesarios tres millones de puntos de recarga públicos en toda Europa para 2030, cuando actualmente solo hay 150.000.

Normas