Anfac pide una ayuda de 600 millones para renovar el parque de coches en tres años

El plan propuesto por los fabricantes afectaría tanto a vehículos eléctricos (450 millones) como de combustión (150 millones)

Mario Armero (izquierda) y José Vicente de los Mozos (derecha), vicepresidente y presidente de Anfac, respectivamente.
Mario Armero (izquierda) y José Vicente de los Mozos (derecha), vicepresidente y presidente de Anfac, respectivamente.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Coches y Camiones (Anfac) ha presentado en la mañana de este lunes, a solo seis días de las elecciones generales, una propuesta de plan de movilidad con 50 medidas. Entre ellas, la patronal pide al nuevo Gobierno, que salga de las urnas el 28 de abril, 600 millones en ayudas para incentivar la compra de coches nuevos en los próximos tres años. En total serían 450 millones para los vehículos eléctricos y 150 millones para automóviles de combustión. El objetivo, defienden desde Anfac, es reducir la edad media del parque móvil de coches, que ya supera los 12 años.

Mario Armero, vicepresidente de la asociación, ha resaltado que este tipo de planes de ayuda “son autosuficientes, ya que si bien requieren de una inversión, después traen réditos y el ejemplo de ello son los planes Pive”.

“Esta propuesta es un paso adelante de la industria de la automoción, que representa el 10% del PIB. Necesitamos una ley de movilidad uniforme, coherente y comprensible. Estamos en un país que tiene cinco leyes de cambio climático y 54 planes de calidad del aire”, ha señalado José Vicente De Los Mozos, presidente de Anfac.

Desde el lobby han asegurado que los mensajes en torno al diésel y a los vehículos de combustión son los principales impulsores del retroceso de las ventas de los coches nuevos, que llevan siete meses en caída. “Los ciudadanos retrasan su decisión de compra, a la espera de que se aclare esta situación u optan por una inversión menor, adquiriendo un vehículo de ocasión de más de 15 años”, han dicho en la asociación.

Las 50 medidas, que ya han sido presentadas a todos los partidos políticos, están divididas en diferentes apartados: renovación del parque circulante con vehículos de cero y bajas emisiones; fiscalidad orientada a los retos medioambientales (entre las propuestas, se encuentra la de reducir el IVA a los coches alternativos y un impuesto de transmisiones patrimoniales según antigüedad); armonización de las políticas de movilidad; el impulso a las iniciativas de movilidad compartida; la optimización de los sistemas de gestión del tráfico; la sensibilización y concienciación ciudadana; y la integración de las políticas urbanísticas con la movilidad del futuro.

Normas