El motor, un referente de que es posible ofrecer algo más que servicios

De 9 fábricas en 1978 han crecido hasta las 17 actuales

Coches
Baño de pintura en la fábrica de Volkswagen en Landaben (Navarra).

La industria de la automoción ha sido un referente en los últimos 40 años de cómo España puede ser un país que ofrezca mucho más que servicios. Las 9 fábricas que producían modelos en 1978 de marcas como Seat, Renault, Citroën, SAVA, Fadisa, Santana y Authi han evolucionado hasta convertirse en las 17 plantas actuales, con más enseñas como Ford, Nissan, Volkswagen, Opel (ya del grupo PSA) o Iveco.

“Hemos perdido algunas por el camino, pero las que trabajan hoy son referentes en competitividad y eficiencia en procesos y tecnologías”, asegura Mario Armero, vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Recuperado de la crisis, el sector da empleo a 279.000 personas

La industria ha sido capaz de atravesar los peores años de la crisis económica sin deslocalizar plantas. “Hoy, prácticamente se han recuperado los puestos de trabajo anteriores, con tasas de empleo indefinido del 85% y en posiciones altamente cualificadas”, añade Armero. Todo esto ha permitido que España sea actualmente el octavo fabricante mundial de automóviles. Sin embargo, el número de trabajadores ha disminuido de forma global en las últimas dos décadas.

Para la consultora Torres y Carrera, en 2002 generaba en España 320.000 empleos (74.000 los fabricantes y 246.000 la industria de componentes), mientras que ahora suma 279.000 (67.000 los fabricantes y 212.000 las más de 1.000 empresas auxiliares).

Las marcas han contribuido a crear una potente industria

Gama de modelos Seat de 1978.
Gama de modelos Seat de 1978.

España ha visto evolucionar notablemente a sus principales fabricantes automovilísticos, entre los que Seat ocupa un lugar destacado. Christian Stein, su director de comunicación, explica que “es el único que diseña, desarrolla, fabrica y comercializa de forma integral sus vehículos en nuestro país” y “ha desempeñado un papel determinante en la creación de un potente sector industrial en los últimos 40 años”.

Por su parte, Ford ha contribuido a instaurar “un tejido industrial alrededor del automóvil con multitud de empresas proveedoras generadoras de empleo”, afirma Jesús Alonso, presidente y consejero delegado de la firma en España.

Seat Martorell cuenta con la mayor plantilla, que ronda las 8.000 personas; PSA en Vigo (Pontevedra) tiene 5.500; Ford Almussa­fes (Valencia), 7.791; Opel en Figueruelas (Zaragoza), 5.389; Renault en Palencia, 3.200 personas y en Valladolid, 3.900; Volkswagen en Landaben (Navarra), 4.893; Daimler en Vitoria, 5.000; Nissan Barcelona, 4.200, y PSA en Madrid, 950. Por su parte, la industria de componentes española registra una cifra de negocio de 34.000 millones de euros anuales y exporta el 57% de su facturación.

Germán López Madrid, presidente de Aniacam (la asociación de importadores), asegura que el sector del automóvil ha sido uno de los más dinámicos de la economía española y siempre ha disfrutado de un buen nivel de competitividad, motivado por un gran crecimiento del parque automovilístico en los últimos 40 años.

Una historia con continuos cambios de estrategia

En 1978 Mercedes daba empleo a 3.654 personas y producía 14.490 unidades. “Con la llegada de la apertura económica y 1.500 millones de euros en inversiones se ha convertido en un referente dentro del grupo, con más de 150.000 unidades fabricadas”, indica su presidente, Roland Schell. Renault ha potenciado su presencia y cuenta con cuatro factorías (dos de carrocería montaje, una de motores y otra de cajas).

Miguel Á. Grijalba, director de producción de Volkswagen Navarra, explica que “en 1978 la fábrica era propiedad de Seat y producía el 124. En 1983, ya como Volkswagen, comenzamos con el Polo y con la filosofía de innovación constante”.

“Por eso, ha sido uno de los principales generadores de empleo, con una mano de obra muy profesional y fuertes inversiones en innovación y capital humano, y un peso muy importante en el PIB”, destaca. A ello se unen los concesionarios que, según Gerardo Pérez Giménez, presidente de Faconauto, “han sido impulsores de la creación de puestos tras la salida de la crisis y actualmente damos trabajo a más de 162.000 personas”.

En cuanto a los principales cambios que ha experimentado la producción en las últimas décadas, López Madrid explica que, “antes, los fabricantes lo hacían todo, mientras que hoy en día la mayoría de los componentes vienen de la industria auxiliar”. A ello se une, como agrega Pérez Giménez, la aplicación de las nuevas tecnologías, que ha creado “un vehículo cada vez más seguro y eficiente”.

Protagonistas

Línea de montaje de PSA.
Línea de montaje de PSA.

Seat es el primer inversor industrial en I+D de España: representa el 0,8% del PIB nacional y el 3% de las exportaciones.

Ford acaba de celebrar los 42 años desde que salió la primera unidad de Almussafes (Valencia).

Volkswagen lanzará T-Cross a finales de diciembre, modelo que asegurará el futuro de la fábrica navarra.

Nissan dispone de cuatro plantas de producción y un centro técnico, así como de más de 80 concesionarios.

Grupo PSA, con más de 60 años en España, engloba cuatro marcas (Peugeot, Citroën, DS Automobiles y Opel) y tres plantas (Vigo, Madrid y Zaragoza).

Mercedes Benz dio trabajo a más de 7.900 personas en 2017 y su cifra de negocio superó los 7.500 millones.

Renault fabrica en Valladolid, Palencia y Sevilla.

Normas