A qué empresas perjudican en Bolsa las sanciones de Trump a Irán y cómo se aplican

Compañías aeroespaciales y automovilísticas caen en Bolsa

Las restricciones se empezarán a aplicar en plazos de tres a seis meses

petróleo Ampliar foto

El presidente estadounidense Donald Trump ha anunciado que Estados Unidos se retirará del llamado Plan de Acción Integral Conjunto con Irán, y anuncia nuevas sanciones, que se empezarán a aplicar en agosto. 

¿Qué interpreta el mercado?

De momento, la reacción de las Bolsas ha sido bastante fría, con poco movimiento tanto en Wall Street como en los principales mercados europeos, ya que los inversores no cierran la puerta a un futuro acuerdo. La política de Trump en los últimos meses está plagada de anuncios y después matizaciones, para girar las negociaciones hacia su terreno. De hecho, el propio Trump ha instado a las autoridades iraníes a negociar un pacto “nuevo y duradero”. La firma de un nuevo acuerdo está por tanto en el horizonte, tal y como ocurrió con el tratado de libre comercio (TLC) de Estados Unidos con Canadá y México o, más recientemente, con China.

Los plazos para aplicar las sanciones  Irán (tres a seis meses) dan margen para alcanzar un pacto. La clave estará, opinan los expertos, en lo lejos que llegue Trump al aplicar la segunda parte de las restricciones y comprobar cuánto afectará a las empresas europeas con negocios en Irán.

¿Cuáles son las empresas y los sectores más afectados en Bolsa?

Aunque la reacción bursátil ha sido en general distante (este miércoles hay poco movimiento en las Bolsas) sí hay empresas concretas perjudicadas. El sector aeroespacial ha sido el primer señalado. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, anunció nada más producirse el anuncio de Trump que las licencias de Boeing y Airbus para vender aviones de pasajeros a Irán serán revocadas. La acción de Boeing, que el martes reaccionó a la noticias con caídas del 0,6%, sube hoy un 0,7% al cierre de los mercados europeos. Airbus, por su parte, se deja un 1%.

Para empezar, los fabricantes de aviones no podrán firmar nuevos contratos y los que están en marcha se verán afectados. IranAir había encargado 200 aviones de pasajeros, una centena a Airbus, 80 a Boeing y 20 del fabricante franco-italiano ATR. Cualquier contrato depende ahora de la autorización de Washington, debido al uso de piezas estadounidenses en aviones comerciales. Estados Unidos no permitirá la exportación de aviones de pasajeros, piezas y servicios a Irán tras un período de 90 días.

Por su parte, las aerolíneas se ven penalizadas por el alza del crudo. IAG (matriz de Iberia y British Airways) cae un 0,68% y es el peor valor del Ibex. Lufthansa por su lado modera las caídas iniciales y concluye a la baja con un descenso del 0,78%.

Automóviles: Peugeot y Renault han sido dos valores castigados, con caídas del 1,48% y el 0,66%. Peugeot ha vendido 443.000 coches en Irán (frente a 233.000 de 2016) de un total de 3,6 millones, según sus cuentas anuales de 2017. Para Renault, Irán representa su octavo mercado con 162.000 unidades vendidas. Desde el acuerdo de 2015, ambas han cerrado diversos acuerdos de distribución en Irán. 

Petroleras.  Estas compañías se ven afectadas en doble vertiente. Por un lado, en las relaciones con Teherán como productor de crudo. La francesa Total firmó a mediados del año pasado un acuerdo para desarrollar el campo de gas de Pars Sur, valorado en 4.200 millones de euros. En el lado contrario, la subida del precio del crudo beneficia al sector y el efecto es mayor. Total sube un 1,87% como Repsol, que sube un 2,54%. 

Industria auxiliar energética. Estrechamente vinculado a las petroleras está la compañía Tubacex, dedicada a la fabricación de tubos de acero inoxidable empleados en el sector energético. La compañía española firmó en abril de 2017 un contrato con la Compañía Nacional de Petróleo de Irán por importe de 550 millones de euros para la fabricación de tubos de acero utilizados en la producción de gas. La noticia en su momento fue recibida con los brazos abiertos por los inversores (en un día las acciones se revalorizaron un 10%), pero un años después la decisión de Trump pone hace tambalear el contrato. Las acciones de la compañía española retroceden un 2,78%.

"Pensamos que la decisión de Trump complica la consecución del plan [orientar la actividad hacia estrategias de mayor valor]. Es cierto que los demás signatarios del acuerdo se mantienen dentro del pacto pero sin EE UU pierde gran parte de su validez y puede volver a situar a Irán en una situación delicada que, a su vez, complique la materialización del contrato de Tubacex en los términos actuales", señalan desde Bankinter. El departamento de análisis de la entidad aconseja salir del valor y sitúan en revisión su precio objetivo. La compañía quiso calmar los nervios y tras las dudas generadas confirmó que el contrato sigue en pie.

Por contra, Técnicas Reunidasespecializada en ingeniería y construcción de infraestructuras para el sector del petróleo y del gas, se refugia en los ascensos experimentados por el crudo y sube más de un 1,76%.

Infraestructuras. En este apartado destaca la empresa alemana Siemens. La compañía, que ha comenzado la jornada con ascensos superiores al 5% tras la mejora de previsiones, modera los ascensos al 3,9%. Siemens podría ser una de las empresas afectadas por la postura adoptada por Washington. En 2016 el régimen iraní le adjudicó la mejora de la red ferroviaria y el suministro de 50 locomotoras.

Otras. La apertura de Irán al mercado exterior tras el acuerdo de 2015 llevó a las cotizadas españolas a situar al país en el punto de mira de los inversores. Una de estas empresas es Telepizza. La compañía de comida rápida desembarcó Teherán en junio de 2017 y se marcó como objetivo la apertura de 200 locales hasta 2037. Una decisión que podría tambalearse con la retira de EE UU del pacto nuclear. Un día después de conocerse la decisión, Telepizza retrocede un 0,73%. Además, la hotelera Meliá se convierte en el valor más castigado del Ibex 35 y baja un 2,9%. La cadena anunció en marzo de 2016 su entrada en el mercado iraní para operar un establecimiento en el mar Caspio. 

¿Cuáles son las sanciones y cuándo entrarán en vigor?

Hay varios tipos de sanciones, algunas de ellas contra el sector petrolero y otras contra el Banco Central iraní, y los plazos se aplican en dos tramos, con un margen de entre tres y seis meses. En el primer plazo de 90 días, que se cumple el próximo 6 de agosto, se incluyen las restricciones a las compras de  dólares estadounidenses por parte de Irán, compra de deuda iraní a los inversores y otras restricciones al comercio de oro, metales preciosos, grafito, aluminio o acero, así como al sector automovilístico o productos de lujo irarníes, como caviar y alfombras. Las compañías tendrán que pedir autorización especial para evitar sanciones, y el Gobierno estadounidense las concederá (o no) estudiando caso por caso.

Para agosto, las empresas deben reducir su tenencias de deuda iraní o de moneda iraní. Cualquiera que colabore con el gobierno iraní para adquirir o comprar dólares estadounidenses también estará sujeto a sanciones.

En el segundo plazo (180 días), que finaliza el 6 de noviembre, están las restricciones a la compra de petróleo y productos petroquímicos iraníes, así como operaciones con las empresas estatales National Iranian Oil Company y National Iranian Tanker Company  a las operaciones con puertos y empresas marítimas de ese país y a las transacciones de instituciones financieras con el Banco Central de Irán.

¿Cómo afectará a la producción de petróleo?

Según señala un informe de Link Securities, las nuevas sanciones estadounidenses "pueden retirar del mercado entre unos 200.000 y unos 300.000 barriles de crudo iraní, cifra muy inferior al millón de barriles que se retiró cuando estuvieron en vigor las anteriores sanciones al país". El barril de crudo lleva semanas subiendo al contemplar esta posibilidad. El Brent sube este miércoles un 2,5% y se acerca a los 77 dólares, el nivel más alto desde finales de 2014. 

¿En qué consistía el acuerdo nuclear?

El que fue considerado en 2015 un "histórico" acuerdo nuclear fue firmado por Irán y Estados Unidos (aún en la era de Barack Obama) además de China, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania. Suponía el levantamiento de todas las sanciones de Naciones Unidas, nacionales y de organismos multilaterales que habían bloqueado a Irán el acceso a la banca internacional y lo había aislado de mercados globales de petróleo y comercio. A cambio, Teherán se comprometió a limitar durante 15 años su producción de uranio altamente enriquecido,  a deshacerse del 98% de arsenal nuclear, aceptó eliminar gran parte de las centrifugadoras que tenía instaladas y reconfiguró un reactor de agua pesada para que no pudiera producir plutonio. Obama anunció entonces que las potencias podrían verificar el grado de cumplimiento del acuerdo.

¿Por qué se retira Trump?

Trump argumenta que "el régimen iraní es el líder en el patrocinio estatal del terrorismo (...) Ninguna acción tomada por el régimen de Irán es más peligrosa que su búsqueda de un arma nuclear", según dijo ayer. Trump argumenta que el acuerdo no toca el programa de misiles balísticos de Irán, ni impide la intervención de Teherán en las guerras en Siria y Yemen, y además, dice, no impediría que desarrolle a medio plazo armas nucleares. Asegura que no se ha demostrado su intención de no producir armas nucleares.  

Normas