Inversión

Cómo exprimir hasta el 5% de ganancia a la renta fija

Tipos cero en la gestión de activos Ampliar foto

Los gestores de fondos se enfrentan a un entorno de mercado de una complejidad sin precedentes, en el que ya se da por hecho que los niveles de tipos de interés elevados no van a volver y en el que el largo período de precio del dinero al cero ha creado una profunda distorsión en los activos que obliga a gestionar de otra manera. La política de estímulos de los bancos centrales, que ha reducido a migajas la rentabilidad de la deuda, está obligando a las gestoras a asumir nuevos riesgos y a diseñar productos alternativos con los que mantener vivas las carteras.

“El cliente institucional de renta fija nos está pidiendo liquidez, retorno y poca volatilidad, una combinación casi imposible”, según reconoce Philippe Ferreira, estratega sénior de Lyxor Asset Management. Esta gestora, pese a las actuales dificultados, asegura haber encontrado una vía para ofrecer al cliente institucional una rentabilidad “de entre el 2% y el 5% con una volatilidad limitada”. Algo que pasa por la asunción de mayores riesgos, por una rebaja significativa de las comisiones de gestión y por la aceptación de que el actual entorno de tipos bajos ha llegado para quedarse.

  • Estímulos para largo

“Nos adentramos en un contexto que va a durar. En la próxima década no veremos los tipos largos alemanes en el 2%”, advierte Ferreira. En el horizonte más inmediato sí contempla un alza de los tipos de interés de la deuda gracias a un incremento del precio del petróleo que puede llegar a arrojar variaciones interanuales del 80% a principios del próximo año, si se mantiene en el entorno actual de los 50 dólares el barril. Será un alivio para los márgenes de la banca y ofrecerá una nueva veta de rentabilidad para la renta fija. Pero, según contempla Lyxor, tendrá un efecto pasajero puesto que la perspectiva de crecimiento va a continuar siendo débil, sin que el precio del petróleo vaya más allá de los 50 dólares por barril. En parte porque es el nivel a partir del cual la producción se restablece en EE UU, lo que empujaría de nuevo a una rebaja de precios, y en parte porque hay pocas expectativas de un acuerdo en la OPEP para recortar la producción.

“La presión inflacionista caerá en 2017 y volveremos a los tipos bajos o negativos”, añade Ferreira, quien advierte incluso de las limitaciones con las que chocará la Reserva Federal a la hora de intentar devolver a la normalidad su política monetaria, en una economía con débil crecimiento y escasa inversión por parte de las empresas. “El próximo ciclo de recesión se encontrará a la Fed con los tipos muy bajos y la alternativa será otro plan de compra de activos”, augura.

  • Más riesgos

El envejecimiento de la población y la obligación de las gestoras de pensiones de invertir en activos de riesgo controlado será otro factor de peso que condenará a la renta fija a un contexto de bajas rentabilidades. La alternativa bien podría estar en la inversión en Bolsa y en la búsqueda de rentabilidad por dividendo pero, según señala Ferreira, la industria de planes de pensiones y las aseguradoras tienen limitaciones a la hora de asumir riesgos y deben buscar activos de volatilidad controlada.

La propuesta de Lyxor pasa por la combinación de estrategias en la gestión de la renta fija a través de su fondo Lyxor Evolution Fixed Income, lanzado en septiembre y para el que calcula una rentabilidad estimada del 4,5% en lo que va de año. Este fondo combina un fondo de deuda soberana gestionado por Goldman Sachs; uno de bonos high yield gestionado por Muzinich; una estrategia de inversión en deuda soberana emergente –”con un rating aceptable”, según explica Ferreira– gestionado por Finisterre; dosis de inversión en valores de titulización hipotecaria, gestionados por Pimco y una estrategia de seguimiento de tendencias, gestionada por Epsilon que busca rentabilidades absolutas a medio y largo plazo, con una filosofía de trading más propia de la Bolsa. “El objetivo es dar retorno sin riesgo excesivo”, insiste Ferreira, que recuerda que “en el high yield emergente es difícil ofrecer liquidez diaria y que puede haber accidentes por el camino”. En definitiva, un fondo de fondos con el objetivo de ofrecer una rentabilidad de entre el 3% y el 4% sobre el libor, explican en Lyxor, y en cuyo diseño la rebaja de comisiones ha sido clave._

  • Rebaja de comisiones

“Se ha elevado mucho la sensibilidad del cliente institucional respecto a las comisiones”, explica Ferreira. Así, Lyxor afirma haber mantenido una negociación “muy dura” hasta dejar en el 1,2% la comisión de gestión de su fondo, que incluye su propia comisión y la que le paga a Goldman Sachs o Pimco. “Con tipos de interés a cero, está habiendo un esfuerzo colectivo en reducir comisiones”, añade Ferreira. Así, Lyxor ha eliminado del Evolution Fixed Income Fund la comisión por resultados, con lo que habría recortado a la mitad el coste del producto respecto a las comisiones que se cobraban con anterioridad a los tipos cero, añade Ander López, jefe de negocio de la gestora para Iberia y Latinoamérica.

Normas