_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

De Israel al Mar Báltico: el gran juego de la energía y los riesgos para Europa

Los pasos vacilantes de la UE se están convirtiendo en una amenaza para el fortalecimiento de la seguridad energética y la transición verde

gaseoducto Magreb-Europa
Un operario comprueba los tubos preparados para la instalación del gaseoducto Magreb-Europa.

No hay paz para la seguridad energética europea y no la habrá en los próximos meses. En pocos días, la guerra entre Hamás e Israel y el probable sabotaje de un gasoducto que conecta Finlandia y Estonia han anulado la ilusión generada por la combinación de precios a la baja y dos inviernos suaves seguidos. El periodo que se avecina parece caracterizarse por incertidumbres relacionadas con crisis internacionales y ataques a infraestructuras críticas, lo que provocará una ralentización de la transición energética y un repliegue de la diplomacia energética internacional. Factores todos ellos que alimentan de nuevo la inestabilidad y la convierten en un elemento estructural de los mercados energéticos, afectando directamente a la vida de los ciudadanos europeos, y revirtiendo la energía como la herramienta perfecta para la política del poder.

La maniobra relámpago de los militantes de Hamás en el sur de Israel, matando a cientos y cientos de ciudadanos, secuestrando a docenas y escondiéndolos en sus territorios mientras lanzaban múltiples andanadas de cohetes sobre medio Israel, ha devuelto de hecho a Oriente Próximo a una espiral de violencia sin final a la vista. En la violencia subsiguiente, el gobierno de Netanyahu no ha esperado de brazos cruzados. La artillería y los aviones israelíes han reducido a cero decenas de edificios civiles en la Franja de Gaza, causando graves destrozos sobre una población que ya luchaba tras años de privaciones y penurias, viviendo en una de las zonas con mayor densidad de población del mundo.

Ahora, el ejército israelí asedia Gaza, posiblemente a la espera de que se den las condiciones óptimas para una invasión terrestre. Temiendo represalias contra infraestructuras críticas y con el fin de preservar su seguridad energética, el gobierno ha optado por detener la producción en alta mar de un importante yacimiento de gas cercano a los territorios de Hamás y cerrar otro gasoducto que transporta gas directamente a Egipto, lo que ha provocado una reducción de las exportaciones de gas al vecino árabe, que ya está luchando contra la disminución del suministro interno. Mientras tanto, el Presidente de Estados Unidos ha mostrado su máximo apoyo a Israel al tiempo que posicionaba portaaviones estadounidenses para disuadir a otras potencias de unirse a la lucha. En la frontera con Líbano, el intercambio de fuego de artillería es continuo e Irán, uno de los principales aliados de Hamás, tiene a su disposición diferentes palancas de presión para desestabilizar aún más la seguridad regional. Al mismo tiempo, las comunidades árabes de Jerusalén, Oriente Próximo y otras ciudades europeas están convulsionadas.

En este contexto, los mayores productores de petróleo y gas, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, junto con las potencias regionales de Turquía y Egipto, se mantienen al margen, dispuestos a beneficiarse del caos organizado en Oriente Medio. Ante una situación inflamada en el Mediterráneo ampliado, Europa está dividida sobre qué hacer. Aunque todos apoyan el derecho de Israel a defenderse, los vetos cruzados amenazan con paralizar la Comisión y el Consejo en las próximas semanas, dificultando cualquier papel proactivo para desactivar el conflicto.

En este escenario dinámico, el principal peligro para la seguridad energética de la UE no procede, paradójicamente, de Oriente Medio ni del mercado del petróleo. Tras lo ocurrido con Nord Stream hace un año, cada vez más indicios apuntan a la implicación de un actor estatal en el probable sabotaje de otro gasoducto submarino en el mar Báltico, peligrosamente cerca de aguas rusas. El conector báltico, que une Finlandia a la red europea de gas desde 2020, ha sido un activo marginal para la seguridad energética de la UE. Y, sin embargo, desde el pasado fin de semana, Helsinki tendrá que depender únicamente del GNL durante todo el invierno, ya que se necesitarán al menos cinco meses para reparar el gasoducto dañado. Se teme que este sea solo el principio de una serie de sabotajes a las infraestructuras energéticas de toda Europa.

Analizando los fundamentos de la oferta y la demanda, el mercado europeo del gas ha reaccionado de forma insensata ante la noticia. Con los almacenamientos de gas llenos y la demanda en mínimos históricos, cerca de la era Covid-19, nadie podía entender la escalada de precios que ha llevado los precios a un mes vista a los niveles más altos en nueve meses, con picos diarios que se asemejan a los días justo antes de la invasión rusa de Ucrania.

La causa de esta locura del mercado no hay que buscarla en el equilibrio entre la oferta y la demanda. Más bien, se genera a partir de la profunda politización de los mercados energéticos, transformando el comercio de materias primas en una herramienta extremadamente eficaz de política exterior y geoestrategia. En un mundo en el que los ciudadanos son testigos de las dramáticas consecuencias del cambio climático, las secuelas de una guerra en suelo europeo y la fragmentación del orden internacional, la energía representa el conjunto perfecto a través del cual idear estrategias complejas y alcanzar múltiples objetivos políticos.

Todo ello requiere astucia, un profundo conocimiento de la dinámica de los mercados energéticos, además de abundante cinismo y maquiavélica determinación. Talentos que parecen abundar en la vecindad europea y allende los océanos, pero que se disimulan en el seno de las instituciones europeas, mucho más preocupadas por prevalecer sobre la contraparte mientras se pierden en interminables negociaciones. Los pasos vacilantes de la UE en geopolítica energética se están convirtiendo cada vez más en una amenaza tanto para el fortalecimiento de su seguridad energética como para la aceleración de la transición energética. Más aún a pocas semanas de la crucial COP28.

A la luz de las tensiones en Oriente Medio, el Cáucaso y, obviamente, Ucrania, una cooperación entre productores y consumidores parece cada vez más condenada al fracaso. Aunque el petróleo y el gas siguen siendo fundamentales para la seguridad energética, incluso en Occidente, existe una gran división entre la Alianza OPEP+ y sus detractores -Estados Unidos y la UE entre estos-, mientras que China sigue manteniendo una flexibilidad inigualable en su diplomacia con los productores de hidrocarburos y materias primas críticas de casi todos los continentes.

En cada uno de estos escenarios, la energía es y seguirá siendo el elemento recurrente de un juego de poder. Una competición no dirigida por la anarquía, sino que se juega con reglas de juego definidas por mercados que nadie controla, pero a los que cada cual intenta imponer el ritmo de su propia agenda política.

Francesco Sassi es investigador sobre geopolítica y mercados de la energía en RIE (Ricerche Industriali ed Energetiche) y colaborador de Agenda Pública

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_