_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Lo que revela el censo de viviendas de 2021 sobre el mercado español

Se mantiene la estrechez de la oferta de alquiler, y en particular del parque de arrendamientos sociales

Ley de vivienda
Piso en alquiler en Madrid.Jennifer Gómez (EFE)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó el pasado 30 de junio los datos del Censo de Viviendas de 2021. La información obtenida se refiere al 1 de enero del año citado. Dichos resultados se han conseguido a partir de registros administrativos, de entre los cuales la fuente principal de datos ha sido el Catastro. Esta fuente se ha complementado con la información procedente de las declaraciones del impuesto sobre la renta de las personas físicas, IRPF. El Censo de Vivienda sigue los pasos del Censo de Población de 2021, obtenido a partir del Padrón municipal de habitantes. Como informa el propio INE en la nota de prensa relativa al Censo de Viviendas, “España se suma así al reducido grupo de países europeos que basan sus censos demográficos en estas fuentes de datos (los registros administrativos)”.

De la información del Catastro y de las declaraciones del IRPF, el INE ha obtenido directamente los datos correspondientes a las viviendas familiares, subdivididas entre viviendas principales y no principales. El INE ha utilizado la información aportada por los contadores de los consumos familiares de energía eléctrica para estimar las viviendas vacías en 2020.

Se consideran viviendas vacías en el Censo de 2021 aquellas en las que no se dispone de contrato de suministro eléctrico, junto a las viviendas en las que el consumo total de electricidad estuvo por debajo del de una vivienda media del municipio que se ocupase durante 15 días al año.

Los resultados del Censo de Viviendas de 2021 no son homogéneos con los del Censo anterior de 2011, puesto que se han obtenido con metodologías diferentes. Resultan así más rigurosos los análisis de las cifras absolutas del Censo de 2021 que las tasas de variación de estas últimas respecto de los resultados del censo precedente.

Los resultados censales aportan información sobre algunas variables importantes de la economía. En 2021 había en España 26.6 millones de viviendas, de las cuales 18,5 millones eran viviendas principales habitadas por hogares, el 69,5%, mientras que las viviendas no principales se aproximaron a las 8,1 millones, el 30,4% del total de viviendas familiares.

Dentro de las viviendas principales, el 75,5% eran viviendas ocupadas por sus propietarios, el 16,1% eran viviendas de alquiler y el 8,4% restante incluye, sobre todo, viviendas alquiladas a bajo precio y viviendas cedidas en uso. La proporción del total de viviendas alquiladas en España, incluidas las cedidas en uso, el 24,5%, es muy inferior al 34% de la Eurozona. La proporción de viviendas no principales sobre el total sigue siendo alta en España: abundan las viviendas de temporada, las adquiridas con fines de inversión y las destinadas al alquiler.

Las viviendas vacías, estimadas por el INE según el consumo de electricidad, ascendían a 3,8 millones en 2021, el 14,4% del total de viviendas familiares, una de las proporciones más elevadas de la Unión Europea. Las viviendas vacías abundan en municipios de tamaño reducido. Así, las ciudades de hasta 10.000 habitantes concentraban el 45% de las viviendas vacías, frente al 10% de las ciudades de más de 250.000 habitantes. En todo caso, 3.800.000 viviendas vacías en España resulta una cifra elevada. Es posible que 2020, año de la pandemia, no fuese el mejor año para servir de base a la estimación de las viviendas vacías.

La mayor proporción de viviendas vacías corresponde a Galicia, con el 28,8% de las viviendas familiares, seguida por Castilla-La Mancha, con el 22,6%. Las autonomías con menor presencia de viviendas vacías son el País Vasco, con el 6,5%, y Madrid, con el 6,4%. La vivienda vacía abunda en los territorios despoblados, mientras que escasea en las ciudades con mayor dinamismo económico.

En cuanto al alquiler a precios de mercado, la mayor proporción entre las autonomías en 2021 fue la de Baleares, con un 23,4%, seguida de Cataluña, con el 23,2%. La vivienda de alquiler es más frecuente en las autonomías y provincias con mayor presencia del turismo en la actividad productiva, y también en las grandes ciudades.

Los resultados de 2021 revelan que el incremento intercensal aparente del parque de viviendas en los diez años transcurridos hasta 2021 (5,6%) fue el menor en los últimos setenta años. La crisis de 2007-08 provocó un fuerte descenso en las nuevas construcciones de viviendas, que se prolongó hasta 2013. Desde 2014 comenzaron a recuperarse a ritmo lento las iniciaciones de viviendas. Pero el total de viviendas terminadas entre 2014 y 2022 no ha superado en ningún año las 95.000 viviendas, lo que implica un ritmo de construcción muy inferior en dicho periodo al de los 15 años precedentes.

Durante el periodo intercensal comprendido entre 2011 y 2021, el PIB de la economía española registró un modesto crecimiento medio anual, el 0,4%, lejos del 1,6% correspondiente al anterior periodo intercensal 2001-11. En el débil crecimiento de la economía influyó el intenso retroceso de la construcción residencial después de 2008.

Según la estadística de proyecciones de hogares del INE, entre 2022 y 2037 el incremento neto medio anual del número de hogares será de 182.370. Esta cifra es muy superior a la de viviendas terminadas en los últimos años. Los datos del Censo revelan la persistente estrechez de la oferta de viviendas de alquiler en España, cuyo total debería de aumentar de forma significativa en los próximos años. Debería de crecer sobre todo el minúsculo parque de viviendas de alquiler social existente, muy inferior a la media de los países de la Unión Europea.

El INE ha seguido, pues, en los Censos de Población y de Viviendas de 2021 una metodología apoyada en los registros administrativos. Es seguro que dicha metodología supone un fuerte ahorro de gasto público respecto al método tradicional de encuestadores a domicilio, que sigue siendo el más seguido en la mayoría de países de la Unión Europea.

Los resultados del Censo de Viviendas de 2021, entre los que destaca la elevada proporción de viviendas no principales y de viviendas vacías, vuelven a subrayar el contraste entre un parque de viviendas de dimensión elevada y la realidad de un difícil acceso a la vivienda en España.

Julio Rodríguez López es vocal del Consejo Superior de Estadística del INE, y expresidente del Banco Hipotecario de España y de Caja Granada

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_