_
_
_
_
_

Automóvil europeo, alza bursátil que necesita más chispas

Economía a la baja y precios y tipos de financiación altos cuestionan la recuperación de las ventas de las automovilísticas vivida tras la pandemia

Salón del Automobile Barcelona 2021
Salón del Automobile Barcelona 2021SOPA Images (SOPA Images/LightRocket via Gett)

El buen comportamiento de las empresas automovilísticas europeas en Bolsa durante este año apenas puede enmascarar la compleja situación de este sector. El índice Stoxx 600 Auto & Parts lleva una revalorización en el año del 17% con comportamientos positivos, pero muy diferentes entre sus integrantes: Ferrari sube el 41%, BMW el 30%, Mercedes el 17%, Stellantis y Renault el 14%, mientras que Volkswagen queda rezagado con un alza del 5%. Son también valores de alta rentabilidad por dividendo, que han recuperado tras los buenos resultados de 2022.

Estas compañías han tenido un primer trimestre de aumento de unidades vendidas y de facturación en torno al 20%, pero los márgenes operativos caen respecto a los del pasado año y se colocan por debajo de los dos dígitos. Tras la paralización que supuso la epidemia del Covid-19 y el fuerte desajuste de las cadenas de producción, con la falta de componentes tan esenciales como los chips, el pasado año y el comienzo de este han sido de recuperación de las ventas. Pero las incógnitas para la segunda parte del ejercicio y más allá siguen siendo gigantescas para esta industria, que tiene en el horizonte de 2035 el fin de la venta de vehículos de motor de combustión en el Viejo Continente. Las ganancias acumuladas en Bolsa y los desafíos por delante invitan a cierta cautela y a la selección de compañías. Así, en las que se anotan las mayores alzas bursátiles, crecen las recomendaciones de mantener: son el 40% en el caso de Ferrari y del 52% en BMW.

Las automovilísticas despuntan en Bolsa con retos por delante

Volkswagen reducirá su gama de motores de combustión interna en un 60% para 2030; Mercedes-Benz recortará sus inversiones en motores de explosión en un 80% para 2026. La mayoría de los fabricantes de automóviles dejarán de desarrollar nuevos sistemas de propulsión y arquitecturas de motores de combustión interna tan pronto como sea posible y podrían eliminar vehículos más pequeños debido al coste de añadir tecnología de reducción de emisiones.

Todas las incertidumbres tienen su epicentro en el coche eléctrico. Como indican los analistas S&P Global Ratings, “los fabricantes de automóviles que se movieron más rápidamente hacia la electrificación están lidiando con dilución del margen y mayor apalancamiento. Sin embargo, aquellos que se mueven demasiado lento podrían ver un debilitamiento de su posición en el mercado durante los próximos tres a cinco años”. Y, de momento, el coche eléctrico no es un producto rentable para los fabricantes. “Según nuestras estimaciones, el precio minorista de los vehículos eléctricos es entre un 20% y un 50% más alto que el de los vehículos con motor de combustión interna y en términos de costes de producción, un vehículo totalmente eléctrico de batería podría costar un 50% o más que uno de combustión”, concluyen desde la firma de calificación financiera.

En el horizonte más cercano de la segunda parte de este 2023, los expertos esperan una caída de la demanda de automóviles. Desde el banco estadounidense Goldman Sachs apuntan al encarecimiento de la financiación como una de las causas: “En torno al 80% de las compras de vehículos en EE UU se financian, lo que podría crear algún riesgo adicional para la demanda. También, el precio más alto de los autos nuevos es un factor que contribuye a esto”, indican.

Es una idea en la que redunda Marc Halperin, gestor de fondos de renta variable en Edmond de Rothschild AM: “Las buenas cifras de facturación del comienzo de año serán difíciles de repetir: con un precio medio de venta por vehículo que ha subido un 30% en los últimos años, los consumidores pueden ser más reacios a comprar un coche nuevo. La transición a los vehículos eléctricos también podría remodelar las cuotas de mercado, con la ambiciosa Tesla y la llegada de actores chinos como BYD lanzando nuevos modelos competitivos en Europa”, indica. Tesla alcanzó el pasado año una capacidad de fabricación de 2 millones de vehículos eléctricos y BYD de 1 millón, poniendo en un brete a la industria europea de automoción, con la mitad de vehículos de los producidos por estas dos marcas.

Georges Dieng, director de calificaciones corporativas de Scope Ratings, explica que la decisión de la UE de prohibir la venta de coches y furgonetas con motor de combustión interna a partir de 2035 acelerará el paso a los vehículos totalmente eléctricos. “Pero el cambio resultará más difícil desde el punto de vista financiero para los fabricantes expuestos al mercado de masas, como Volkswagen, Stellantis y Renault. Los fabricantes premium –Audi, BMW, Mercedes-Benz Group, Volvo Cars– están mejor posicionados para convertir su cartera de vehículos con motores de combustión interna en vehículos eléctricos de precio más elevado, ya que su base de clientes es menos sensible al precio”, indica.

Dieng pone sobre la mesa una paradoja que, en gran parte, explica el comportamiento remiso de algunos fabricantes: “Durante esta transición de 12 años, la industria automovilística europea se enfrenta a un reto único: maximizar los flujos de caja de su cartera actual de vehículos de combustión interna, que se encamina a un declive estructural, para financiar una fase de inversión que durará una década, en vehículos eléctricos para los que aún no existe un mercado garantizado”.

La prevista desaceleración económica en Europa y Estados Unidos es un mal augurio para el sector automovilístico que no podrá compensarse, según los analistas, con el tirón de la economía China tras la eliminación de ayudas del Gobierno asiático.

Ferrari

La firma italiana de coches de superlujo logró el pasado año un beneficio récord de 939 millones de euros y en el primer trimestre ha conseguido 297 millones con un aumento del 24%. Una buena evolución de sus cifras que se ha trasladado a su cotización, con una subida del 34% en el año. Actualmente cotiza en los 282 euros por acción, que se ajusta a la recomendación de Goldman Sachs sobre su precio objetivo a 12 meses. El banco da una recomendación de neutral sobre la compañía. El pasado 5 de mayo abonó su dividendo anual de 1,81 euros con una rentabilidad por este concepto de tan solo el 0,64%.

Volkswagen

El gigante alemán del automóvil considera a EE UU y China como los motores de su crecimiento futuro. En el primer trimestre sus beneficios bajaron un 3% hasta los 4.209 millones de euros pese al aumento de ventas (21%). La clave ha sido la caída de su margen operativo hasta el 7,5% desde el 13,3% anterior. Goldman fija su precio objetivo a un año en los 151 euros frente a los 122 actuales y destaca la voluntad de la compañía de cambiar, “con un enfoque de liderazgo más emprendedor y un avance en las nuevas tecnologías”, explica Goldman. A finales del pasado año dio un dividendo extraordinario de 19 euros por acción y en mayo otro ordinario de 8,76%. Con una rentabilidad superior al 7% es un valor muy recomendado por su generosidad con el accionista.

Renault

Un reciente informe de Deutsche Bank recoge que a pesar de las condiciones macro inciertas, Renault no experimenta un debilitamiento de la demanda, que creció el 30% en el primer trimestre, con una cartera de pedidos de más de 4 meses. Ello podría compensar vía volúmenes una caída de los precios.

Los expertos de Goldman sitúan el precio objetivo en los 39 euros, cerca de los 36 en los que cotiza y también son neutrales en su recomendación. Eso sí, esperan una menor rentabilidad de la compañía en el segundo semestre del ejercicio. Una de las preocupaciones para la firma estadounidense es que cuenta con un inventario de vehículos demasiado amplio. El dividendo actual pagado por Renault es de 0,25 euros por acción y se abonó el 19 de mayo de 2023. Los tres años anteriores no pagó dividendo por el impacto de la pandemia en sus cuentas.

BMW

El fabricante alemán de lujo también vio caer su beneficio en el primer trimestre un 64% hasta los 3.662 millones de euros debido a los extraordinarios del pasado ejercicio por la integración en la división automotriz de la joint venture que tiene en China, denominada BMW Brilliance (BBA). Sin embargo el margen ebit de la división de automoción se incrementó en 3,2 puntos porcentuales, hasta situarse en el 12,1%.

Goldman da un precio objetivo a la compañía alemana de 120 euros (ahora 108) y destaca que las estimaciones de consenso sobre el valor son demasiado bajas y habrá revisiones positivas. El grupo pagó 8,5 euros de dividendo en mayo con una subida sustancial frente a los 5,81 euros del año anterior.

Stellantis

Deutsche Bank destaca que Stellantis no ve una disminución en la demanda y pronostica que el segundo trimestre será tan fuerte como el primero. La compañía busca reducir su estructura de costes para proteger su margen en tiempos de recesión y mantener su posición en el mercado de masas europeo. Además, el nivel de inversión en I+D de Stellantis es eficiente en comparación con sus competidores, y se espera que siga siendo así en el futuro.

Goldman Sachs, que aconseja comprar acciones de la compañía, informa que Stellantis ha reportado ingresos del primer trimestre de 47.200 millones de euros, ligeramente por encima de las expectativas. La compañía mantiene su guía para el año fiscal 2023 en términos de margen de ingresos y flujo de efectivo libre positivo. La firma pagó en abril un dividendo de 1,34 euros por acción con un desembolso de 4.200 millones de euros con cargo a 2022.

Tesla, el modelo eléctrico a a seguir

Subida meteórica. Barclays Bank da un precio objetivo de 260 dólares (actualmente cotiza en 264) a Tesla después de subir el 145% en el año. Consideran que la firma de Elon Musk tiene un gran potencial en el campo de la inteligencia artificial (IA) y el desarrollo de su sistema de conducción autónoma (FSD). El rendimiento superior de las acciones de Tesla en los últimos meses puede atribuirse a sólidas ventas de automóviles, precios más firmes, acuerdos de uso de la red de carga y la confianza en las capacidades de IA de la empresa. 


Liderazgo. Goldman Sachs destaca su liderazgo y su modelo de negocio completo, que incluye carga, almacenamiento, software y servicios. Y menciona varios impulsores de ganancias futuras de la empresa, como las nuevas rampas de fábrica, los costos de materias primas moderados y una mayor reducción de piezas y pasos de producción.  S&P Global Rating se detiene en los márgenes de Tesla, más altos que los de sus competidores en el mercado de vehículos eléctricos. Esto se debe a las economías de escala y al alto nivel de integración vertical. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_