_
_
_
_
_

La renta fija disfruta de la recuperación de su reinado

Los expertos consideran que las acciones ofrecen actualmente peor binomio rentabilidad-riesgo. Las grandes entidades consultadas barajan para 2024 ser más selectivos en el caso de los activos de alto rendimiento

fondos y planes
Richard Drury (Getty Images)

El optimismo ha inundado las perspectivas para la renta fija privada de la mayoría de las gestoras, convencidas de que hay activos de calidad suficientes para replicar los buenos resultados de 2023. Como se puede ver en el cuadro de estas páginas, los mejores fondos de renta fija han logrado el pasado ejercicio rentabilidades que superan el 14% en el caso de casas internacionales y del 12% en las locales.

Renta fija Gráfico
Carlos Cortinas Cano

Jaime Raga, gestor sénior de relación con clientes en UBS AM Iberia, se muestra optimista, ya que algunos de los factores clave del último trimestre, “que fue el mejor para la rentabilidad de los bonos globales en más de 20 años, siguen siendo válidos en 2024. A primera vista, comenzamos con las perspectivas de los bonos aparentemente mejores que las de 2023″.

“¡Abundan oportunidades inigualables!”, resalta Paolo Bernardelli, responsable de renta fija de Eurizon, que cree que la rápida trayectoria de la inflación hacia los objetivos de los bancos centrales “está a punto de encender la mecha para todas las clases de activos de renta fija en el año”.

De hecho, según Olivier Debat, especialista sénior en renta fija de Union Bancaire Privée, por ejemplo, los rendimientos de los mercados mundiales sin grado de inversión están en línea con los resultados pasados de la renta variable mundial. “Y el alto rendimiento ha ofrecido históricamente la mitad de volatilidad y menos caídas que los mercados de renta variable. En conjunto, la relación riesgo-rentabilidad es positiva”.

También a Tiffany Wilding y Andrew Balls, de la gestora estadounidense Pimco, les parece atractiva la deuda en comparación con la Bolsa, dado que los rendimientos de los bonos “siguen estando cerca de los niveles más altos de los últimos 15 años” y tenemos un escenario económico global que aún es sombrío donde “los mercados de renta variable han puesto en precio un aterrizaje suave”.

Es más, “el mercado de bonos high yield (alto rendimiento) se mueve por encima de la rentabilidad por beneficios prevista a 12 meses de la renta variable”, recuerda Matt Morgan, responsable de renta fija en Jupiter AM.

Gran parte de los flujos que entraron en renta fija en 2023 se concentraron en fondos monetarios o de corta duración. Este año, cree Marco Giordano, director de inversiones de renta fija en Wellington Management, “la duración desempeñará un papel más importante en las carteras de los inversores. La volatilidad actual puede ofrecer buenas oportunidades de entrada al crédito y al alto rendimiento”.

El equipo de analistas de Schroders considera que habrá mejores ocasiones para incorporar riesgo en los próximos trimestres “conforme los tipos altos vayan afectando a la economía y la de­saceleración del crecimiento vaya lastrando con más fuerza los beneficios de las empresas. Cuando los mercados sufran dislocación habrá una buena oportunidad para rotar desde sectores líquidos hacia activos de mayor riesgo”.

En Schroders creen que habrá mejores ocasiones para incorporar riesgo en próximos trimestres

Dado que es probable que los riesgos macroeconómicos y geopolíticos persistan y se mantengan elevados este año, “nos inclinamos por las partes más líquidas y de mayor calidad del universo corporativo, favoreciendo las empresas con grado de inversión. Por regiones, tenemos preferencia por los emisores domiciliados en EE UU frente a los europeos”, resume Antonella Manganelli, consejera delegada en Payden & Rygel Europa.

Por su parte, Sam Vereecke, jefe de gestión de carteras de renta fija de DPAM, insiste en que los emisores con grado de inversión mantienen una posición saneada, respaldados por márgenes firmes, reservas de liquidez abundantes y sólidos perfiles de vencimiento que les permitirán aguantar bien una desaceleración económica.

Fondos deuda pública Gráfico
Carlos Cortinas Cano

Según DPAM, los emisores de deuda con grado de inversión mantienen una posición saneada

Para Laurent Gorgemans, responsable global de productos de gestión en Nordea AM, “los segmentos de renta fija con menor riesgo de crédito resultan muy atractivos. Es el caso de los bonos a corto plazo con grado de inversión y de los bonos garantizados”.

En el caso de Ulrich Gerhard, gestor de Insight, parte de BNY Mellon, cree que la clave está en posicionarse en el corto plazo, ya que al asignar una calificación crediticia las agencias se fijan en toda la curva del emisor, independientemente del vencimiento. “Esto significa a menudo que la calificación crediticia exagera la probabilidad de incumplimiento de los bonos a corto plazo”.

“Dado que los rendimientos de la deuda gubernamental y corporativa a corto plazo rondan el 4% y que la deuda de grado de inversión supera esa cifra, la combinación permitirá batir a la inflación y estar bien posicionados para el caso de que la situación económica empeore y los tipos bajen más agresivamente”, argumenta Fernando Fernández-Bravo, director de gestión activa de Invesco en España.

Para Daniel Herdt, gestor de renta fija de Lazard AM, hay un nicho de mercado específico de alto rendimiento que destaca como oportunidad de inversión: el mercado nórdico, valores que “no repuntaron tanto a finales del año pasado, por lo que aún pueden encontrarse diferenciales atractivos”.

Y a Marco Meijer, gestor de renta fija de MIFL, también le gusta “la sección intermedia de deuda de mercados emergentes en moneda fuerte, dólares o euro. El alto rendimiento de estos bonos ofrece un colchón decente contra un aumento en el diferencial”.

Los títulos del Tesoro seguirán aportando a los más conservadores

La deuda pública ha dado alegrías al inversor conservador el año pasado, de ahí que el sector se muestre optimista para este 2024.
“Seguimos recomendando no estar fuera del mercado de bonos. Los tenedores disfrutarán de una buena rentabilidad más un potencial adicional en caso de que se confirme un desplazamiento adicional de las curvas de tipos hacia abajo. Además, el devengo de cupón también nos servirá de colchón y en caso de que se produzcan ligeras subidas de tipos, contribuirá a la probabilidad de que los retornos de la cartera sigan siendo positivos”, comenta Javier Turrado, director comercial de Bankinter Gestión de Activos. La entidad ha colocado su fondo Bankinter Consolidación 2028 como el vehículo nacional más rentable del año y al semestre en deuda pública, y por encima incluso de estrategias de renta fija privada. 

En opinión de Carmen Lumbreras, directora de renta fija en CaixaBank AM, gestora que también ha posicionado varios de sus fondos entre los que más avanzan, “haber pasado ya el pico en tipos de intervención y entrar en un ciclo de bajadas debería favorecer un comportamiento positivo de la deuda pública. La prima que ofrecen los periféricos los hace especialmente atractivos”. En ese contexto, cree más importante la magnitud total del movimiento que el momento concreto en el que se produzcan los sucesivos recortes.

“El mercado espera bajadas a partir de abril, algo bastante agresivo si nos basamos en las declaraciones de los bancos centrales, pero si la vuelta de la inflación a niveles objetivo continúa en la línea vista en 2023, creemos que son factibles”, indica Alhamar Fernández, responsable de renta fija en BBVA AM. Cree que con las bajadas de tipos “las curvas tienen que volver a estar positivas. Además la gran emisión de papel que se espera este año refuerza esta visión”.

Para Jacobo Ortega, director de inversiones de Europa de Santander AM, también con varios vehículos entre los mejor situados, otro factor a tener en cuenta será “la necesidad de acudir al mercado para hacer frente a los vencimientos e incremento de déficit por parte de los tesoros de los principales países: un exceso de oferta podría poner presión a los mercados de renta fija pública”.
Por su parte, Ignacio Victoriano, responsable de inversión en renta fija de Renta 4 Gestora, cree que “pese a alguna posible sorpresa en el corto plazo a niveles de inflación, que podría dar volatilidad al mercado de tipos, sería interesante ir entrando en duración, pero a través de deuda pública”.

Según la visión de Ignacio Fuertes, director de inversiones de Miraltabank, “dadas las ingentes necesidades de financiación y emisiones que se esperan para este año, entendemos que a lo largo del año encontraremos niveles adecuados para retomar exposiciones estructurales a medio plazo”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas

Más información

Archivado En

_
_