_
_
_
_
_

La producción del coche eléctrico en Landaben, apuesta de la automoción en Navarra

En 2027, Volkswagen prevé producir unas 350.000 unidades. Supondrán 30.000 vehículos más respecto a los fabricados antes de la pandemia

Volkswagen Landaben, Pamplona
Proceso de montaje con la última tecnología en la factoría Volkswagen en Landaben, Pamplona.

La automoción es una industria fundamental en la economía de España. La comercialización de coches y componentes representa un 10% del PIB, unos 128,4 billones de euros. Además, el sector es responsable del 18% de las exportaciones. Y entre los 12 polos productivos que existen en el país, el que se encuentra en Navarra es uno de los más importantes. La última novedad es que en esta comunidad están llevando adelante un plan de inversiones y obras de infraestructura para incorporar la elaboración de automóviles eléctricos en la factoría de Landaben, el polígono situado a las afueras de Pamplona. La compañía que más está impulsando esta transformación es Volkswagen.

“Vamos a hacer una inversión en torno a los 950 millones de euros desde este año hasta 2026 para incorporar la fabricación de coches eléctricos”, aseguran en la empresa. Dentro de este monto están incluidos los 400 millones de euros que la automotriz recibirá de las ayudas del proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte), entre subvenciones y créditos blandos.

El plan de Volkswagen es realizar una modernización del polo productivo de Landaben para adaptarlo a la fabricación de coches eléctricos. “Las obras ya comenzaron”, señalan, y prevén finalizarlas para 2026. “Nos convertiremos en una planta multimarca. Produciremos dos autos eléctricos: uno de la marca Volkswagen y otro de Skoda”, explican.

Inversiones Europa
Baño de pintura en la fábrica de Volkswagen en Landaben (Navarra).

Cambios en la producción

Fuentes de Volkswagen adelantan que durante este proyecto de transformación eléctrica tendrán cambios en su producción. En cuanto a sus modelos de combustión se dejará de fabricar el Polo. Mantendrán solamente el T-Cross y el Taigo. Además, la automotriz alemana con sede en España tendrá una baja en su producción. Planean cerrar este año con unos 266.000 coches fabricados, lo que significa una caída de 22.500 unidades. Pero la menor cantidad de automóviles se espera para el año 2025, cuando Volkswagen elabore unas 215.000 unidades. “La reducción se debe a que tenemos que dejar de producir muchos días porque tenemos que cambiar gran parte de la fábrica para incorporar a los nuevos técnicos”, argumentan. Planifican un repunte para el año 2027 cuando se alcance una producción anual de 350.000 coches, entre automóviles de combustión y eléctricos.

Hasta el momento, los negocios de Volkswagen en España han rendido sus frutos. Los 1.438 automóviles que se fabrican por día ya se encuentran vendidos tanto en España como en otros países de Europa. De esta manera, el ejercicio de 2022 lo cerraron con unos 4.157 millones de ingresos y 87,4 millones de beneficios. Esto significó un incremento superior al 41% con respecto al año anterior, cuando se obtuvieron unos 2.923,8 millones de euros en ingresos. En la actualidad, la compañía busca continuar su crecimiento en Navarra de la mano de los coches eléctricos.

Más apuestas

Si bien la producción de automóviles en la comunidad foral aún está por debajo de los niveles anteriores a la pandemia (en 2019 se fabricaron 320.343 coches), desde el año pasado se mantiene una recuperación. Con la apuesta de Volkswagen por la transformación eléctrica no solo se espera superar la cantidad de unidades anuales. Además, otras empresas que operan en Landaben se suman a la elaboración de piezas para los autos eléctricos.

Una de ellas es Icer Brakes, dedicada a la fabricación de frenos. “La industria se vio afectada por el desmesurado incremento de los costes, especialmente de electricidad y logística, así como por la escasez de materias primas”, declara Rubén Llánder, director general de la compañía, a propósito de la falta de suministros que perjudicó al sector a principios de este año.

El ejecutivo añade que la falta de piezas logró resolverse gracias a acuerdos realizados con otras empresas de Navarra. “Naudi, nuestro principal proveedor de componentes, ha tenido un magnífico desempeño. Gracias al trabajo de esta compañía, podemos decir que nuestra empresa, Icer Brakes, tuvo una caída por debajo de la media de lo que cayó el sector”, asegura.

Igualmente, Icer Brakes es parte de la transformación hacia la producción de los coches eléctricos y se perfila como uno de los principales actores de la misma. “Hace tiempo que trabajamos y ya tenemos una línea de pastillas de freno ecológicas para vehículos eléctricos, llamada e2″, comenta Llánder. Otra empresa que ya tiene piezas para los coches eléctricos es Gestamp. Desde la compañía cuentan que están desarrollando productos específicos para este tipo de automóviles, como las cajas de batería.

El maná de los Perte

Pymes. El Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado ha concedido 58 millones de euros a empresas navarras, según datos de la Secretaría General de Industria y Pyme del Ministerio de Industria Comercio y Turismo. El 30% de las ayudas ha ido a parar a pequeñas y medianas compañías. Los porcentajes de ayuda en I+D, eficiencia energética, digitalización o eficiencia medioambiental son elevados.

Mobis. Siete nuevas propuestas en el Perte VEC II recibirán 87 millones de euros, entre las que figuran Mobis Automotive Solutions, perteneciente a Hyundai. Así, para la planta de producción de baterías en Noáin llegarán 9,5 millones. El centro, que ensamblará celdas de baterías para Volkswagen, generará 400 empleos y se ubicará en la Ciudad del Transporte. La inversión total prevista asciende a 250 millones de euros, más de 50 millones de I+D serán subvencionados por el Estado y el Gobierno foral. 

Beecycle. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo aprobó financiación para una planta de reciclaje de baterías  de vehículo eléctrico en Caparroso por valor de 1,6 millones de euros. La factoría estará operativa en 2025, supondrá una inversión de 18,5 millones y empleará entre 60 y 70 personas.  

Más autos. Según un estudio de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), el primer semestre de este año Navarra aumentó un 17,46% las ventas de coches eléctricos. En total, se matricularon 3.694 unidades. Se espera que 2023 cierre con un total de 7.700. Además, los turismos híbridos ya suponen el 47% de los coches que circulan en la comunidad foral.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_