Automoción

VW fabricará coches eléctricos en Martorell y Pamplona a expensas de las bases del Perte

Lo hará a partir de 2025, con un modelo compacto para la factoría catalana y un SUV pequeño en Landaben

Herbert Diess, consejero delegado del grupo Volkswagen.
Herbert Diess, consejero delegado del grupo Volkswagen. Reuters

Volkswagen ha presentado este jueves su estrategia industrial para el vehículo eléctrico, para la que contempla la fabricación a partir de 2025 de este tipo de automóviles en las fábricas españolas de Martorell (Barcelona) y Landaben (Pamplona). Algo que ha confirmado el propio consejero delegado del grupo, Herbert Diess, que ha dado los detalles de un plan de inversión de hasta 159.000 millones de euros para la electrificación y digitalización de sus plantas europeas.

"Existen planes para fabricar coches eléctricos compactos en la factoría multimarca de Martorell, y SUVs eléctricos en Pamplona a partir de 2025. La decisión final dependerá de las condiciones generales y de los incentivos gubernamentales", ha explicado Diess, justo en el día en el que el Gobierno ha anunciado la luz verde de Bruselas al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) ligado al vehículo eléctrico y conectado, con un valor de 3.000 millones.

Sin embargo, el Ejecutivo español tiene aún pendiente publicar las bases y las condiciones finales de dicho Perte, punto imprescindible para que las compañías del sector del automóvil puedan presentar sus proyectos de producción. Algo que se preveía para antes de final de año.

Las fábricas españolas de Volkswagen aguardaban la confirmación oficial por parte del grupo para la concesión de modelos electrificado. El presidente de la planta de Landaben, Markus Haupt, confirmó a principios de noviembre que estaban "peleando". "Tenemos buenos números para traer un coche eléctrico de Volkswagen a Navarra”, apuntó. Finalmente, según lo anunciado hoy, fabricará todocaminos eléctricos de tamaño reducido, tal y como los que produce en la actualidad: el  T-Cross, el Polo y el Taigo.

La compañía, eso sí, no ha detallado cuánta inversión recibirán sus fábricas españolas. Sí especificó que solo 21.000 millones irán a parar a las plantas ubicadas en la Baja Sajonia, al norte de Alemania. Empezando por su sede de Wolfsburgo, que se transformará para producir al completo el ID.3 a partir de 2024. También convertirá en una fábrica 100% eléctrica la situada en Hannover. "El proyecto de futuro más importante del grupo tendrá lugar en Hannover, donde se fabricará el primer vehículo Artemis. También se confirma la fabricación de la carrocería para un nuevo Bentley. El ID. California también ha sido aprobado para la fábrica. Además, Hannover encabezará los modelos de conducción autónoma con la filial MOIA y el ID. Buzz AD".

Entre otros proyectos, también convertirá su planta de Salzgitter en un hub europeo de baterías, en el que invertirá 2.000 millones. También recibirán fondos las fábricas de Braunschweig, Sosnabrück y Edem. En total, el gigante alemán prevé invertir 159.000 millones de euros durante los próximos cinco años en electrificación y digitalización: 89.000 millones para el primer punto y el resto para el segundo.

"Estamos convirtiéndonos en un fabricante de baterías, en un gestor de infraestructuras de carga, el softwarte está jugando un rol cada vez más dominante.... Estamos desarrollando nuevos negocios de dimensiones increíbles para nosotros", ha dicho Diess. Este ha cifrado en 20.000 millones de euros el objetivo de ventas de su división de baterías para 2030. Además, prevé que el 25% de los coches que comercialice en 2026 tenga un motor eléctrico.

Normas
Entra en El País para participar