_
_
_
_
_

Claves | Las cinco denuncias del informe de Gotham que han hundido a Grifols en Bolsa

La firma de análisis destaca los movimientos societarios y de capital entre Grifols y la sociedad patrimonial de la familia para argumentar que las cuentas están manipuladas y el valor de las acciones es nulo

Grifols
Panel de Grifols en la BolsaAna Bornay (EFE)

La firma de análisis Gotham City Research ha provocado un terremoto financiero en la Bolsa española, hundiendo un 30% la cotización de una de las mayores empresas del país, Grifols, acusada de manipulación contable para desinflar su endeudamiento. Gotham asegura en su explosivo informe, publicado este martes, que empezó a analizar a Grifols la primavera pasada, cuando aparentemente la farmacéutica contaba con una historia “irrefutable” de cambio de tendencia, y el mercado parecía optimista con su evolución: 20 analistas aconsejaban comprar acciones. La Bolsa, de hecho, premió al valor, que subió de 8,8 euros en marzo a 15,45 en diciembre. Pero “una señal de alarma” llamó la atención de la firma bajista, una pista que, asegura, debería levantar sospechas para todos los inversores: la presencia elevada en las cifras de negocio y beneficios de intereses minoritarios o Non-Controlling Interest (NCI por sus siglas en inglés), es decir, los resultados que se atribuyen a accionistas minoritarios de empresas filiales de la matriz, que tiene la mayoría del capital.

En el caso de Grifols, aunque la farmacéutica no tiene el control de varios de estos negocios, los auditores le permitieron integrarlas en el perímetro de consolidación, en lo que llaman “negocios categorizados como de no control”. Gotham City detectó un cambio “fundamental” en el negocio de Grifols en los últimos cinco años: los beneficios de estos negocios (que no controla) han pasado de representar el 0% del total de los resultados en 2017 a casi el 100% de los beneficios a 2023 (cifras del primer semestre). Con todo, no es el único punto en el que se basan los analistas para un informe que ha sacudido los cimientos del Ibex; según la firma, sin maquillaje contable, en endeudamiento de Grifols sería el doble (de 10 a 13 veces el beneficio de explotación, frente a seis) y el valor de las acciones sería, con tanta carga de deuda, cero. Estos son los principales aspectos destacados por Gotham:

1.- Haema y BPC, las sociedades vendidas a Scranton

El informe de Gotham acusa directamente a Grifols de tunnelling, un término en inglés que implica prácticas de transmisión de riqueza por parte de un accionista de referencia hacia una sociedad afín. Hace referencia a la supuesta transferencia de activos y beneficios de una cotizada a favor de sus accionistas de referencia, dejando de lado a los inversores minoritarios de la primera. En el caso de Grifols, Gotham alude a Scranton, sociedad patrimonial de la familia Grifols que suma participaciones en bodegas, inmuebles y equipos de baloncesto, además del 8,6% de la farmacéutica.

Haema y BPC son dos firmas vendidas en 2018 por Grifols a Scranton, la sociedad patrimonial de la familia Grífols, por 469 millones en 2018, tras haberlas comprado ese mismo año. Gotham destaca que, pese a ello, ambas figuran dentro de las cuentas consolidadas de Grifols, a las que aportan unos 54 millones de beneficio. Grifols indica en las cuentas de 2022 que dispone de una opción de compra con un precio de trece veces Ebitda menos la deuda neta: “En el momento en que la opción es ejercitable, la opción otorga poder a Grifols, aunque aún no se haya ejercitado y, por tanto, Haema Plasma Kft. se incluye en los estados financieros consolidados de Grifols a partir del 2022″. De acuerdo con Gotham, estas sociedades no deberían aportar beneficio, por lo que la relación entre deuda y ebitda debería dibujar un panorama más desfavorable.

Grifols insiste. La opción de compra sobre participaciones en estos negocios, unida a un precio de ejercicio de la opción que considera favorable, le dan una posición de control sobre Haema y BPC. A ello añade que “no existen acuerdos entre accionistas que establezcan que las decisiones relevantes se aprueben de una manera diferente a por mayoría de votos” y que Grifols ha acordado prestar servicios de apoyo en el negocio de recolección de plasma de los centros de donación. Todo ello, concluye Grifols, son “indicadores que sustentan el poder que mantiene Grifols sobre dichas entidades” y es la razón por la que incluye sus beneficios dentro de sus cuentas como si realmente tuviera el control. “La venta de las entidades no da lugar a una pérdida de control”, añade.


2.- GDS y la consolidación al 55%

Otro aspecto citado por Gotham es el papel de Grifols Diagnostics Solutions. Se trata de la filial que más resultado y patrimonio neto aporta a Grifols, y en 2020 Grifols vendió el 45% de los derechos económicos y el 40% de los derechos de voto a la firma china Shanghai RAAS Blood Products. En este sentido, Gotham no indica que se trate de una práctica irregular, pero sí que la inclusión “sobreestima la capacidad de Grifols de generar beneficios considerablemente”.

No obstante, la consolidación de filiales con algo más del 50% del capital es la práctica contable. Gotham destaca, eso sí, que en un encuentro con inversores de 2019 GDS estaba contabilizada por participada sin control. La empresa catalana, mientras, anunció a finales de 2023 la venta del 20% de su participación en la empresa china por 1.600 millones.

En su hecho relevante, Grifols señala que considerando los términos y condiciones del acuerdo, “Grifols concluyó que con esta transacción mantiene el control operativo, político y económico de GDS, razón por la cual las entidades continúan consolidándose”.

3.- Los créditos a Scranton

Gotham indica que Grifols no refleja un crédito contraído por la sociedad patrimonial Scranton. Las cuentas depositadas por Scranton en el registro de Países Bajos indican un préstamo de la sociedad familiar con Grifols valorado en 86 millones de euros que arrancó el 28 de diciembre de 2018, es decir, la misma fecha en la que se cerró la compra de Haema y BPC. Con todo, este préstamo sí aparece en la memoria de Grifols de 2022: “El 28 de diciembre de 2018 el Grupo vendió las sociedades BPC y Haema a Scranton Enterprises (accionista de Grifols) […] para el pago del mencionado importe de la venta, Scranton suscribió un contrato de préstamo con fecha 28 de diciembre de 2018 por importe de 95.000 miles de dólares americanos (82.969 miles de euros) con Grifols Worldwide Operations Limited”. En total Scranton indica que debe 128 millones a entidades afiliadas.

4.- Las relaciones con Bioproducts

Las cuentas de Scranton indican un préstamo de 400 millones de dólares a la firma británica Bioproducts de 2019. Según el informe de Scranton de 2020, el préstamo (que en caso de impago obligaba a Bioproducts a suministrar tres millones de litros de sangre a Scranton) estaba ligado a la compra de una filial de Bioproducts en EE UU por 680 millones, operación que finalmente fue cancelada. Según Gotham, Bioproducts buscó un segundo vendedor y logró extender el préstamo. Finalmente este segundo comprador fue Grifols; Gotham indica que según el informe anual de Bio Products, se vendieron 25 centros a una media de 14,8 millones cada uno, cuando el en el intento de Scranton el precio fue de 13,3 millones. “300 millones de dólares de los ingresos se utilizaron para reembolsar el préstamo a Scranton en 2021, mientras que los 100 millones restantes se liquidaron a principios de 2022″, apuntan los analistas.

5.- El papel del CEO Thomas Glanzmann

Según Gotham, la empresa “ha intentado recuperar el respeto del mercado iniciando una nueva era de liderazgo bajo la dirección de Thomas Glanzmann. En una noticia ampliamente difundida, se afirma que ‘la familia multimillonaria española ya no está al timón’”. Gotham indica que Glanzmann es parte del consejo de Grifols desde 2006 información que, obviamente, es de carácter público. “Sus intereses están tan ligados a Grifols y empresas relacionadas (por ejemplo, Scranton), que Glanzmann parece ser un Grífols en todo menos en el nombre”, afirma Gotham. La firma indica que Scranton tiene participación en Medical Technology Venture Partners, sociedad en la que Glanzmann es socio y a la que asesora el CEO de Scranton, Luca Tassan.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_