_
_
_
_

La banca gastará un tercio de su exceso de capital para remunerar a los accionistas

BBVA, CaixaBank y el Sabadell cuentan con programas de recompra de títulos propios en marcha por 1.700 millones

Exceso liquidez banca Gráfico
Belén Trincado Aznar
Hugo Gutiérrez

Los grandes bancos españoles se encuentran en una situación de bonanza. El negocio recurrente no para de crecer, gracias al intenso proceso de subida de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE). Y, además, ven cómo sus cifras de solvencia también mejoran con intensidad. Ese efecto, unido a la ausencia de oportunidades de operaciones corporativas en el sector, hace que el exceso de capital ronde los 7.000 millones de euros entre las seis entidades cotizadas (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja), una cantidad que se destinará en gran medida a incrementar la remuneración del accionista.

BBVA y CaixaBank anunciaron nuevos programas de recompra en su última presentación de resultados, hace solo un mes. Y el Sabadell comenzó en julio el plan anunciado meses antes (ya ha rebasado la mitad de las compras previstas). En total, unos 1.700 millones de euros en marcha destinados a hacerse con títulos propios de los casi 5.220 millones de exceso de capital que atesoran entre los tres grupos. Fuera de esta terna, Banco Santander acabó en el segundo trimestre su programa, a falta de nuevos anuncios. Unicaja abrió esa opción en su conferencia con analistas. Y Bankinter descarta esta estrategia por el momento.

De esta forma, la banca trata de saciar el apetito de los inversores, que esperan con ansia noticias favorables para su remuneración, en especial tras el vacío que se produjo durante la pandemia (no se permitió, por orden del BCE, el reparto de dividendo por la crisis del coronavirus). Las cotizaciones bursátiles, ya lastradas por una rentabilidad reducida durante la era de tipos de interés cero, sufrieron aún más. Y los bancos siguen a rebufo a pesar de la vuelta del pago de dividendos en efectivo, las recompras de acciones y a unos resultados récord.

En este contexto, con exceso de capital y ausencia de oportunidades de mercado, el sector financiero se ha lanzado a la moda de los programas para adquirir títulos propios como forma de retribuir a sus inversores (es un modo de incrementar el beneficio por acción al repartir las ganancias futuras entre un menor número de títulos). Entre otras cosas, aprovechando que la Bolsa no estima lo suficiente sus títulos. De hecho, todos los bancos españoles cotizan con descuento respecto a su valor en libros, excepto Bankinter, que es el único que no contempla un plan de recompra de acciones.

En los últimos meses, ya ha culminado su programa Banco Santander. BBVA también había adquirido títulos propios, a lo que ha añadido un nuevo plan por 1.000 millones de euros, según anunció en su última presentación de resultados. Bloomberg Intelligence calcula que tiene margen para aumentar lo que destina a adquisiciones de títulos propios: “La mejora de las previsiones del banco para 2024 en el primer semestre sugiere que hay margen para unos cuantos miles de millones de euros de recompra de acciones”.

Con lo ya anunciado, destinará un 29% del exceso de capital que tenía a cierre de junio sobre el 12% en la ratio CET1 fully loaded, el de máxima calidad. Esta métrica, la de la solvencia, es clave para el BCE (cuanto más capital se tiene, mayor capacidad se tiene para absorber turbulencias económicas). El organismo sitúa unos requisitos mínimos para cada entidad en función de su modelo de negocio y perfil de riesgo. En términos generales, el sector financiero español sitúa en el entorno del 12% sus objetivos como el nivel adecuado.

Sorpresa en CaixaBank

El caso de CaixaBank es muy similar al del grupo que preside Carlos Torres. El banco catalán ya hizo un programa previo, entre mayo y diciembre del año pasado por 1.800 millones de euros. Y ahora, el día que presentaba resultados semestrales, anunció nuevas recompras de acciones por 500 millones (casi la mitad de los cerca de 1.100 millones de exceso de capital que acumula). Una decisión que pilló por sorpresa a parte del mercado, como recogen los analistas de Deutsche Bank en un reciente informe.

Banco Sabadell, por su parte, comenzó el 3 de julio con la adquisición de títulos propios tras recibir la autorización de los reguladores, según comunicó entonces a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, la entidad destinará 204 millones, un 30% de los 680 millones de exceso de capital que atesora por encima de la barrera del 12% de capital CET1 fully loaded. Una estrategia que se apoya en unos títulos que cotizan con un descuento de alrededor del 50% sobre el valor en libros. “Las recompras de acciones de más de 500 millones siguen siendo una opción viable”, asegura otro informe de Bloomberg Intelligence.

Por último, Unicaja no cuenta con un plan de este tipo como forma de remuneración de los accionistas. Sin embargo, Pablo González, director financiero del banco malagueño, abrió esta opción hace un mes en la presentación de resultados ante los analistas: “Podemos aumentar la remuneración de los accionistas a través de recompra de acciones, mejorar nuestra rentabilidad o ambas cosas”.

Bankinter, por su parte, se queda al margen y no planea una recompra de títulos propios por dos motivos principales. Por un lado, porque su acción no cotiza con descuento como ocurre con el resto de competidores (de hecho, es el único que está por encima del valor en libros). Y, por otro, porque no acumula tanto exceso de capital (menos de 100 millones).

Tendencia en Europa

El sector financiero español se ha subido a la ola de los programas de recompra de acciones. Una estrategia en la que no se queda solo en una especie de excepción ibérica, sino que está alineado con lo que ocurre en Europa, donde se sigue igualmente esta tendencia. Entre otras cosas porque con el viraje de la política monetaria, tanto en España como en el resto del Viejo Continente, la banca está viendo crecer sus ingresos de forma sustancial y cuenta con exceso de capital.

A esta moda se han sumado, por ejemplo, ING Group y BNP Paribas, que cuentan con sendos programas de recompra en vigor. El grupo holandés anunció su plan por 1.500 millones en mayo, que se ejecutará hasta octubre. Mientras que el banco francés cuenta con uno de los programas más ambiciosos: 5.000 millones de euros que se ejecutarán en dos tramos y concluirá antes del 8 de diciembre. A estos se une el gigante británico HSBC, que anunció nuevas recompras de títulos propios al presentar resultados del segundo trimestre, al igual que el BBVA y CaixaBank. En su caso, el montante destinado asciende a 1.815 millones de euros.

Existe otra explicación lógica de que la banca europea esté inmersa en este tipo de operaciones para remunerar a sus accionistas. Como ocurre en España, el valor de la banca europea en Bolsa se sitúa por debajo del valor en libros. En concreto, el sector financiero del Viejo Continente cotiza con un descuento de alrededor del 25%, según Bloomberg.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez
Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.

Más información

Archivado En

_
_