_
_
_
_

Choque entre Madrid y el Gobierno por las interminables listas de espera en las ayudas al coche eléctrico

La Comunidad acusa a Transición Ecológica de poca transparencia. La región ha solicitado 28 millones menos de los que le corresponde y el motor pide medir la gestión de las autonomías

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.Gabriela López escalante
Manu Granda

La Comunidad de Madrid ha pedido 28 millones de euros menos de los que le corresponde del Plan Moves III de ayudas a la compra de vehículos eléctricos e instalación de puntos de carga. En total, la región ha solicitado hasta ahora al IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, 143 de los 171 millones de euros que podría conseguir de este programa de 1.200 millones con cargo a los fondos europeos (el programa se lanzó en abril de 2021 con una dotación de 400 millones y luego fue ampliado por la misma cantidad en dos ocasiones).

“Los 143 millones solicitados es nuestra estimación de los fondos que se van a consumir hasta el 31 de diciembre de 2023 [cuando, en principio, finaliza el plan]”, indicó la Comunidad de Madrid a CincoDías, en un contexto en el que el sector se queja por la extrema lentitud con la que llegan las ayudas de este programa a los usuarios (para la compra de un vehículo eléctrico, un cliente puede recibir 7.000 euros si achatarra un coche viejo). Este periódico ha podido conocer varios casos en Madrid en los que la concesión de la ayuda ha tardado varios meses e incluso más de un año en darse al beneficiario, y un caso en el que esa espera ha superado los dos años.

“Hay dinero, pero este no llega de forma eficiente”, explicó José López-Tafall, director general de Anfac, la patronal de fabricantes de coches, la semana pasada durante la presentación del mapa de infraestructuras de recarga para cumplir con los objetivos de emisiones de Bruselas.

Fuentes del sector consultadas por este periódico señalan que Madrid es una de las autonomías que registra mayores tiempos de espera, con el añadido de que esta comunidad es el mayor mercado de automoción del país. En los cinco primeros meses del año, Madrid aglutinó casi el 47% de las matriculaciones de vehículos electrificados de España, según datos de Anfac.

Una de las principales dificultades para medir la gestión de las diferentes comunidades autónomas es la falta de “un ranking nacional” del Plan Moves III, como explicó López-Tafall. “Falta mucha información. Hubo un compromiso por parte del Gobierno de mejorar este aspecto. Nos da lo mismo quién [si las autonomías o el Ejecutivo] tenga que darla, lo que queremos es que se haga”, insistió López-Tafall.

Desde Transición Ecológica señalan a este diario que ellos no poseen un ranking debido a que no gestionan el dinero del plan. Lo que sí es público son los fondos que se destinan a cada autonomía. En este sentido, Madrid envió una carta a finales de abril al Gobierno en el que acusaba a Transición Ecológica de “falta de transparencia” en la gestión de los fondos del Moves III, a la vez que pedía que se tramitara de forma “urgente” la última ampliación que había pedido en ese momento, que fue de unos 27 millones de euros.

En junio, el Gobierno autonómico presidido por Isabel Díaz Ayuso volvió a pedir una ampliación de 30 millones, una cantidad que la semana pasada le permitió quitar el cartel de no hay fondos disponibles que tenía en su página web de movestresmadrid.com. Madrid asegura que no pide todo lo que le corresponde porque busca hacer “una solicitud coherente y razonable, no pedir por pedir”.

“Como sabe cualquiera que gestione fondos públicos, la incertidumbre sobre la disponibilidad de fondos frena las solicitudes de ayuda y la actividad que se pretende impulsar. Para evitar esa incertidumbre, otras comunidades autónomas han solicitado la ampliación de ayuda antes de llegar al límite”, explicó en un hilo de Twitter, Joan Groizard, director general del IDAE, cuando Madrid todavía no había hecho su última solicitud de 30 millones.

El motor pide que se deje de tributar en el IRPF

En la declaración de la renta. Además de los eternos tiempos de espera que denuncian los usuarios y los fabricantes de coches para recibir las ayudas, Anfac pide que el Plan Moves III deje de tributarse en la declaración de la renta y que el dinero se reciba en el momento de la compra.  “La ayuda tiene que figurar en la declaración de la renta, pero no es ninguna novedad. También ocurría, por ejemplo, con el Plan PIVE tradicional”, indicó Hacienda a este periódico en enero. Según un cálculo que Anfac hizo el año pasado, cuando el programa estaba dotado con 800 millones, Hacienda recaudaba gracias al Moves III en el IRPF unos 180 millones, una cifra que aumentó a 270 millones con la última ampliación del programa.


Seminuevos. Desde el pasado 1 de junio, los coches seminuevos electrificados que tengan menos de doce meses, también son susceptibles de recibir las ayudas del Moves III. Esta era una solicitud del sector.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Manu Granda
En la actualidad cubre la industria del automóvil en la sección de Empresas. Previamente pasó por el área de Economía, donde escribió de laboral. Como 'freelance', cubrió la temporada de incendios del verano 2019-2020 en Australia para EL PAÍS. Es graduado en periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y cursó el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

_
_