Ingeniería: una profesión sin paro con solo un 20% de mujeres

En dirección general la proporción es de una ingeniera por cada 12 ingenieros

La tasa de desempleo es menor al 2% y se necesitarán más de 200.000 profesionales nuevos en la próxima década

Ingeniería: una profesión sin paro con solo un 20% de mujeres
Getty Images

La tasa de ocupación en ingeniería es de más del 98%, según el primer Observatorio de la ingeniería de España, presentado este jueves en la Real Academia de Ingeniería de Madrid. Además, el 86% de las más de 500 empresas consultadas para su elaboración aseguran que requerirán contratar más ingenieros en los próximos años. “La ingeniería española presenta un nivel muy bajo de desempleo. Hay una carencia manifiesta de profesionales para cubrir la demanda del mercado en la mayoría de las áreas de especialización”, señaló el presidente del consejo rector del observatorio, Oriol Sala.

De hecho, el estudio alerta de que en los próximos 10 años España necesitará incorporar más de 200.000 nuevos ingenieros a su economía. Pero si hacen falta ingenieros, hay algo que todavía se necesita más y con mayor urgencia: ingenieras. Los datos del observatorio evidencian que de los 750.000 profesionales de la ingeniería que hay en España solo 20 de cada 100 son mujeres. Donde más presencia tienen es en la ingeniería agrícola (34%) y de caminos (24%), mientras que su presencia cae en la industrial (19%), informática (16%) y en ingeniería de telecomunicación (12%).

Además, la cifra del 20% no se mantiene en la misma proporción a medida que avanza la posición en la empresa. Así, si en el conjunto del colectivo profesional hay una ingeniera por cada cuatro ingenieros, en los cargos de dirección general el de­sequilibrio alcanza una relación donde solo hay una por cada 12. Es decir, del 100% de los ingenieros que ostentan el cargo de CEO de su empresa, solo el 8% son mujeres. “No hay que olvidar que la palabra ingeniero viene de ingenio y conocimiento para resolver problemas técnicos de las personas y la sociedad, eliminar desigualdades y mejorar la calidad de vida”, comentó Sala.

Brecha salarial

Una de las desigualdades a eliminar se encuentra en el terreno salarial de los propios profesionales de la ingeniería. Su retribución es superior en un 30% a la de la media en España, aunque se detecta un estancamiento en las últimas décadas. El 81% se sitúa entre los 20.000 y los 40.000 euros anuales de retribución, con un valor medio en torno a los 33.000 euros. Sin embargo, el estudio confirma que existe una brecha salarial entre ingenieros e ingenieras del orden del 10% (34.100 euros de media en el caso de los hombres y 31.100 euros en el caso de las mujeres). “Es menor que la del conjunto de la población activa, que está en el 24% (con salarios medios de 26.900 euros para ellos y 21.700 euros para ellas), pero no nos conformamos”, advirtió la directora del Observatorio de la ingeniería en España, Marta Margarit.

Otro de los retos a los que se enfrenta la profesión es la fuga de talento. Estudios análogos al del observatorio llevados a cabo en Francia y Alemania sitúan el valor medio de retribución de sus profesionales alrededor de los 55.000 euros y los 60.000 euros, respectivamente, lo que supone una diferencia notable que empuja a muchos ingenieros españoles a probar suerte en estos países. “Para que nuestras empresas puedan mantener el nivel competitivo y mejorarlo año a año, necesitamos que nuestra sociedad aporte no solo un volumen suficiente de ingenieros capaces de protagonizar y acompañar este proceso, sino, sobre todo, que ofrezcan un perfil de capacidades adecuadas a los desafíos que las nuevas dinámicas industriales y empresariales presentan”, expuso Sala.

El informe destaca que la formación es una de las palancas más importantes para ganar competitividad, ya sea individual como de equipo. Y no solo en los aspectos técnicos, también en los del ámbito de gestión y competencias personales, un terreno en el que tradicionalmente se han echado en falta capacidades entre los profesionales de la ingeniería, según el observatorio. Actualmente, entre las principales necesidades de aprendizaje manifestadas por sus encuestados, el 40% tienen que ver con digitalización (inteligencia artificial, visualización de datos o blockchain, entre otros).

En España hay cerca de 50 universidades y cuatro politécnicas que imparten formación en ingeniería en sus diferentes ramas. Para Sala, el mundo académico “ya está abriéndose a nuevas especialidades para adaptarse a la evolución y necesidades del mercado”. Solo falta que desde etapas más tempranas se aliente a los y las estudiantes a elegir ese camino.

Normas
Entra en El País para participar