Cerrar la brecha de género en pymes y autónomos acabaría con el desempleo femenino

Aportaría más de 130.000 millones de euros a la economía española

Cerrar la brecha de género en pymes y autónomos acabaría con el desempleo femenino
Getty Images

La incorporación de 2,8 millones de nuevas ocupadas por el cierre de la brecha de género en las pymes y los autónomos permitiría eliminar el desempleo femenino existente en España, que se situaba en 1,8 millones de mujeres en el año 2021. Esta es la principal conclusión del último informe del clúster ClosinGap, elaborado por Fundación CEOE en colaboración con el Instituto de Estudios Económicos, que pone el foco en las desigualdades de género en el ámbito de las pymes españolas, sector que representa el 99,8% del tejido productivo del país, con 3,3 millones de empresas.

De acuerdo con este análisis teórico, la incorporación de estas casi tres millones de mujeres al tejido empresarial formado por las pymes y autónomos se traduciría en un impacto positivo de 131.100 millones de Valor Añadido Bruto (VAB) en la economía española, cuantía que equivale al 10,9% del PIB registrado en el año 2021. Además, se cubriría el 65,1% de las necesidades de nuevo empleo en este ámbito que la presidenta de ClosinGap, Marieta Jiménez, ha calificado como "motor de nuestra economía" este miércoles durante la presentación del informe. "Muchas veces tienen escasa visibilidad y desafíos que no siempre acaparan grandes titulares. Por eso, es necesario conocer la brecha de género y cómo está impactando en nuestro país. Sobre todo, en un contexto mundial y también de país en el que más que nunca no podemos desperdiciar una micra del talento disponible", ha advertido.

Cerrar la brecha de género en pymes y autónomos acabaría con el desempleo femenino

Para cubrir el restante 34,9% se requeriría un incremento de la población activa femenina. En concreto, sería necesario que un millón de mujeres se incorporase al mercado laboral, lo que daría lugar a un aumento de la tasa de actividad femenina en el agregado nacional hasta el 58,6%, frente al 53,7% que había de media en el año 2021, y que era casi 10 puntos inferior a la de los varones (63,6%). "Parece mentira que sea un reto y no una realidad", ha lamentado el presidente de CEOE, Antonio Garamendi.

El estudio se basa metodológicamente en el análisis de las horas trabajadas por hombres y mujeres y una primera aproximación muestra que, en el ámbito particular de las pymes y los autónomos, según datos de 2021, los hombres alcanzaron un total de 10.970 millones de horas trabajadas (67,5% del total). En el caso de las mujeres, en cambio, la cifra se situó en 5.290 millones de horas (32,5% del total), generándose de esta manera una brecha que se sitúa en 5.680 millones de horas. "Cuando hablamos de la conciliación de la vida familiar, yo sé que si los hombres tuviéramos horas libres iríamos a jugar a pádel y es algo en lo que hay que trabajar porque parte de esta conciliación también hay que hacerla en casa, no solo en la empresa", ha recordado Garamendi.

Cerrar la brecha de género en pymes y autónomos acabaría con el desempleo femenino

Para cerrar esa diferencia, sería necesario actuar en tres ejes, según el estudio: equiparar las jornadas laborales entre varones y mujeres, crear un millón de nuevos empleos para emprendedoras y aumentar en 1,8 millones el número de asalariadas en las pymes y los autónomos. "Sería una ganancia clara para la sociedad española. Sin duda, más talento femenino es más prosperidad para España y contar con las pymes y con los autómos es la gran oportunidad para este país", ha recordado en el evento la presidenta de la Fundación CEOE, Fátima Báñez.

De hecho, el informe apunta a que esta circunstancia supondría una transformación estructural que tendría repercusiones sobre el global del tejido productivo español. Teniendo en cuenta que el tamaño medio de la pyme española en 2021 fue de 6,5 asalariados por empresa, la incorporación de 1,8 millones de asalariadas sería el equivalente a la creación de 280.000 nuevas empresas. En el caso de que no se creasen nuevas empresas, la incorporación de estas asalariadas implicaría que el tamaño medio de la pyme española pasase a ser de 7,8 asalariados, lo que supondría un aumento del 21,6%.

Normas
Entra en El País para participar