Renault vende el 50% del negocio de combustión a Geely y sacará a Bolsa su división eléctrica en 2023

Ampere, empresa que concentrará su negocio eléctrico, cotizará en el parqué parisino "como muy pronto en la segunda mitad" del año que viene

La compañía, que no hizo anuncios sobre una posible reestructuración de la alianza con Nissan, ha caído un 3,3% en Bolsa

El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, durante la presentación de los planes de la empresa este martes.
El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, durante la presentación de los planes de la empresa este martes. AFP

Renault llevará a cabo una profunda reorganización de su negocio con la mirada puesta en conseguir más fondos para financiar su electrificación. El fabricante de coches francés ha anunciado en la mañana de este martes la creación de una empresa de vehículo eléctrico y software llamada Ampere que saldrá a Bolsa "en la segunda mitad de 2023 como muy pronto". Saltará al parqué parisino con "el apoyo de posibles inversores estratégicos", pero con el grupo Renault "conservando una gran mayoría".

El valor de esta compañía, según indican expertos consultados por Bloomberg, podría llegar a los 10.000 millones, un valor superior al del propio grupo Renault, cotizado en algo más de 9.300 millones. "No hay nada similar en nuestra industria", ha dicho el consejero delegado de Renault, Luca de Meo. Ampere tendrá una plantilla de 10.000 personas, de las cuales 3.500 serán ingenieros. "Será una empresa autónoma, pero no aislada", ha matizado De Meo. Se prevé que la nueva empresa venda un millón de unidades anuales de la marca Renault en 2031.

La automovilística ha indicado que está "en estudio" la participación que pueda tener Nissan en Ampere, aunque Bloomberg había informado previamente de que el fabricante nipón podría adquirir una participación de aproximadamente el 15% de la compañía por entre 500 y 750 millones de euros.

Además, la compañía del rombo ha informado de la separación de su negocio de vehículos de combustión, que se llamará Horse, del que venderá un 50% al fabricante chino Geely. Una vez establecida, la empresa contará con 17 fábricas de motores y transmisiones repartidas por tres continentes. El grupo no ha dado detalles de qué factorías serían, pero en ese número podrían entrar, por ejemplo, la planta de Sevilla (cajas de cambio) y la de motores de Valladolid. Cabe recordar que Renault aún no ensambla vehículos eléctricos puros en España, aunque sí híbridos en sus fábricas de Palencia y Valladolid. A su vez, Horse contará con cinco centros de I+D y un total de 19.000 empleados.

"Desde su lanzamiento, se espera que la nueva compañía suministre a  varios clientes industriales, incluidos Renault, Dacia, Geely Auto, Volvo Cars, Lynk & Co, Proton, así como Nissan y Mitsubishi. La asociación podría suministrar posteriormente motores y transmisiones a otros fabricantes", ha informado Renault en un comunicado, donde ha indicado que se abre a la posibilidad de atraer nuevos socios (medios franceses habían informado de negociaciones con la petrolera Aramco) y que el proyecto deberá de estar listo en 2023.

Con estos movimientos, el grupo francés espera conseguir un margen operacional en 2025 superior al 8% y del 10% en 2030. La automovilística prevé que su flujo de caja sea superior a los 2.000 millones anuales de media en el periodo 2023-2025 y de más de 3.000 millones en la segunda mitad de la década. La compañía establecerá el pago de un dividendo el año que viene, con una tasa de distribución del 35% del resultado neto en el medio plazo. Para ello, el grupo aspira a volver a una calificación crediticia Investment grade.

“Los anuncios de hoy son otra señal de la determinación de Renault de preparar a la empresa para los futuros desafíos y oportunidades generados por la transformación de nuestra industria. Después de haber logrado uno de los planes de recuperación más rápidos, y de haber preparado a la compañía para el crecimiento, asegurando el desarrollo de la mejor gama de productos después de décadas, pretendemos posicionarnos más rápido y más fuerte que la competencia en las nuevas cadenas de valor del automóvil: vehículo eléctrico, software, nuevas formas de movilidad y economía circular", ha dicho De Meo, quien ha indicado que el conjunto del grupo Renault lanzará 25 nuevos modelos hasta 2025.

Tras los cambios anunciados por el grupo, Renault quedará dividido en cinco compañías. La primera de ellas será la ya mencionada Ampere, dedicada exclusivamente al vehículo eléctrico y el software; Alpine, la marca de lujo de la compañía centrada en el mundo de las carreras de coches, cuya gama será 100% eléctrica en 2026; Mobilize, firma dedicada a los servicios de movilidad, con vehículos propios para el VTC y taxi, el carsharing y para el transporte de última milla; The Future is Neutral, presentada recientemente por la compañía, que se dedicará a la economía circular; y, por último, Power, que se dedicará al negocio de coches de combustión e incluirá a la ya nombrada Horse.

Sin novedades sobe la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi

En cuanto a la situación de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, el fabricante francés ha señalado en un comunicado que los socios están trabajando en "mejoras estructurales para garantizar la sostenibilidad de las operaciones y la gobernanza de la alianza".

En las últimas semanas, diversos medios internacionales habían informado de que Renault necesitaba el permiso de Nissan para vender parte de su negocio de combustión a Geely porque el fabricante nipón había intercambiado tecnología con Renault, lo que generaba un problema de propiedad intelectual. Sin embargo, De Meo ha asegurado que "no hay tecnología de Nissan" en Horse, por lo que "Renault puede proceder". "Hablaremos de la alianza cuando estemos preparados para hacerlo", ha añadido el directivo.

Para conseguir dicho permiso, se esperaba que Nissan forzara a Renault a reducir su participación en el fabricante nipón, la cual a día de hoy es del 43%, un porcentaje muy superior del que Nissan tiene de la automovilística francesa, que es de un 15%. Esta diferencia ha provocado tensiones entre ambos socios, ya que Nissan quiere una relación más equilibrada, sobre todo a raíz del escándalo del antiguo mandamás de la alianza, Carlos Ghosn, acusado de desviar fondos de Nissan para su enriquecimiento personal, que actualmente se encuentra fugado de la justicia.

Precisamente este puede ser uno de los motivos por los que el mercado no ha recibido de la mejor manera el plan de Renault. Después de subir el lunes casi un 3,8%, el grupo francés ha caído un 3,3% en el parqué parisino.

Por último, el fabricante de coches ha anunciado una alianza con Google para la creación de un sistema operativo llamado Software Defined Vehicle y un gemelo digital "para facilitar la integración continua de servicios en el vehículo y la creación de nuevas aplicaciones a bordo".

Normas
Entra en El País para participar